Primeros días: el paseo de un westie cachorro

Los primeros días de un cachorro de westie en su nueva casa son muy importantes. Estos marcarán muchas de las pautas y comportamientos de nuestro West Highland White Terrier. Si bien más adelante se podrán corregir, siempre será más difícil.

Hay que tener en cuenta que la impregnación o imprinting se realiza hasta las 15-16 semanas de vida (10-12 lo más crítico). La primera etapa la cubre la mamá y el criador. Desde la semana 10 hasta la 16 serán cruciales para su equilibrio emocional y sociabilización.

En primer lugar hay que comentar que los primeros paseos de un cachorro deben realizarse siempre después de estar completamente vacunado. Como ya he comentado alguna vez, existen diferentes pautas de vacunación, así que consulta a tu veterinario de confianza, cuándo nuestro cachorro está realmente protegido por las vacunas. Suele coincidir a los 3 meses (12-14 semanas).

Las primeras semanas los paseos no serán demasiado largos. Es preferible 4 o 5 paseos de 10-15 minutos, que dos de una hora: ¡serían demasiados estímulos para el pequeño westie! Presentémosle el mundo de una manera más progresiva. Si esto no es posible, y solo puedes los 3 (mínimo recomendable) no es necesario que alargues los primeros paseos. La pauta 10-15 minutos se mantiene.

Una vez que el cachorro va cogiendo confianza, en los paseos procuraremos sociabilizarle y presentarle otros perros; cuantas más razas, mejor.

A las pocas semanas ya podremos realizar paseos más largos. Siempre recomiendo que al menos uno de ellos (por ejemplo el de la tarde o el de la noche) vaya aumentando de manera progresiva.

Nadie como tú va a conocer mejor a tu westie. En general, el westie es un perro valiente, divertido y activo. Aunque cada perro es un mundo. Piensa que los perros son “como” las personas: hay tantas “formas de ser” como perros. A muchos les encantan los paseos largos o jugar con la pelota en el parque. Otros en cambio disfrutan con paseos tranquilos. Otros (quizás por un incorrecto imprinting, quizás por una mala sociabilización o quizás por un trauma posterior) no les gusta salir a la calle ¿Cómo es el tuyo?

 

Anuncios

Mala alimentación en tu westie. Síntomas

En realidad es bastante complicado entender y explicar los síntomas de manera resumida. Así que describiré algunos indicios de manera genérica. No son más que algunas pautas mínimas que podemos tener en consideración para detectar una posible incorrecta alimentación en nuestro West Highland White Terrier:

  • Detectar una caída excesiva de pelo, anormal en nuestro terrier (anormal a lo habitual en tu westie. Si tienes duda, pregunta a un peluquero especializado o a tu veterinario de confianza).
  • Tener las encías enrojecidas (algunos westies están siempre con objetos en la boca).
  • Disponer de exceso de sarro en los dientes o un mal aliento atípico (puede que exista una falta de alimentos duros en la dieta).
  • Observar algún problema de piel: enrojecimiento, eccemas, picor, heridas… (puede que exista alguna reacción a algún alimento, componente o una carencia de ciertos nutrientes, en especial, ácidos grasos).
  • Despigmentación atípica de nariz, boca, uñas… (puede que le talte algún nutriente esencial, aunque también puede ocurrir por estress o desgaste ocasional. Además, hay westies que tienden a despigmentar).

El tener alguno de esos síntomas, no necesariamente tienen por qué estar vinculado a la alimentación (puede tener que ver con el desgaste del perro, una bajada de defensas del animal, algún problema de bacterias o de hongos, la edad del westie, o una característica o tendencia propia de la raza). No obstante, serán síntomas sufientes para que los observemos. Alguno de estos síntomas por separado no deberían obsesionarnos, aunque si ser observados. Lo más recomendable es mantener la calma y las revisiones pautadas con tu veterinario de confianza.

¿Mi westie está preñada o embarazada? No se le nota la tripa

En primer lugar quier aclarar el título de este post. Mi madre me regañaría si me ve escribir que una perra está embarazada: lo correcto sería decir, que está preñada. Pero como soy incapaz de no “humanizar” a mis westies, pues a veces me permito estas licencias :-).

Lo normal es que el ciclo de gestación de una perra sea entre 58 y 63 días (aproximadamente 8 semanas y media). Cuando cruzamos a un westie, lo normal es que no se le note tripa hasta la 5ª o 6ª semana. Si bien, existen algunos indicativos que pueden ayudarnos a prever que nuestra West Highland White Terrier está embarazada:

  • Se ponen más “ñoñas”, más tranquilas, más sumisas a sus dueños, o incluso más ariscas con otros perros. Es decir, existen cambios en su comportamiento debido a un componente hormonal.
  • Pueden segregar un poco de líquido transparente por la vulva (un poco).
  • Pueden tener los pezones más duros de lo habitual (en las últimas semanas, se van inflamando las mamas y tornando a rosados los pezones).
  • Puede ocurrir que las primeras 3 semanas esté más inapetente, pero luego tenga más hambre de lo habitual.

Por otro lado, el número de cachorros o el tamaño de los mismos, en ocasiones hace que se note antes o que incluso no se note hasta unos días antes (aunque esto último no es lo más habitual).

Si tienes muchas dudas y tu veterinario lo aconseja, puedes hacerle una ecografía (en mi opinión “no experta” la haría al menos a los 30 días de la primera monta, que te garantizas que puedas empezar a ver algo).

Doy por hecho, que se le debe alimentar con mejor pienso (preferiblemente de cachorro de buena calidad o específico para madres gestantes), así como dejar a su disposición agua fresca y limpia durante todo el proceso de gestación. No obstante, los cuidados específicos de un West Highland White Terrier en gestación darían para otro post.

Hasta qué edad puede ser madre una hembra westie

¿Existe una edad límite para criar con un West Highland White Terrier? Podríamos pensar que mientras la perra tenga el celo, la naturaleza está preparada para continuar la especie. No obstante, cabe destacar que, como en todo las especies, hay edades mejores que otras y que, por supuesto, hay edades que es mejor no sobrepasar.

Por norma general no se debe cruzar una hembra hasta el tercer celo, si bien al ser una raza pequeña, hay criadores que lo adelantan al segundo celo, sin ser demasiado descabellado. Por supuesto, depende de cuando le venga el primer celo y cada cuanto tiempo. Lo normal para una westy, y como aproximación, es que el primer celo venga en torno a los 8 meses y se repita cada 6 meses.

Por otro lado la experiencia en el westie apunta a que una hembra con más de 7 años empieza a dar problemas de cría (malformaciones, embarazos vacíos, menor número de cachorros…). Si bien, como pauta razonable podríamos establecer el 6º año como fecha tope. Por supuesto, depende de muchos factores como la salud de la hembra o el número de camadas que haya tenido, entre otros.

Hay que tener en cuenta que el primer cruce de la hembra debe ser cuanto antes (el 2º o 3º año de la westie podría ser lo más recomendable). Cruzar a hembras con más de 5 años por primera vez, contrae riesgos. Consulta tu veterinario de confianza si es el caso. Además, en estos casos, los controles deben ser mayores si cabe.

No obstante, cualquier gestación de tu westy debería ser controlada por tu veterinario de confianza (en especial si es la primera vez que tanto nosotros como la hembra tienen una camada). Los controles pueden ser muchos. Algunos ejemplos:

  • Citología para conocer los mejores días para las montas. Si bien, si cruzas con un criador experimentado, suelen acertar con los mejores días. No obstante, lo mejor es realizar siempre varias montas o al menos, mientras la hembra quiera.
  • Ecografía a media gestación para ver si todo va bien (por ejemplo entre los 30 y 40 días desde la monta es una buena fecha). En torno al día 25-30 ya se pueden ver claramente que el embarazo está progresando, aunque es mejor esperar unos días más para obtener más información. Si está suficientemente avanzado, también podremos ver el latido del corazón de los pequeños.
  • Radiografía unos días antes del parto (recordemos que la gestación de los perros suele estar entre 58 y 63 días). Por ejemplo en torno al día 55 desde la monta es un buen momento. Este tipo de prueba nos dará información sobre el número de cachorros que vienen, incluso del tamaño; un dato importante si es la primera vez que nuestra westie va a tener cachorritos.

Por supuesto, todas estas pruebas cuestan dinero, así que no hay que volverse locos a realizarlas todas. Será nuestro veterinario de confianza quien nos indique las mejores en cada momento y la necesidad real de las mismas. Siempre que puedas, déjate aconsejar por un veterinario experto en la raza, West Highland White Terrier. También existen veterinarios muy buenos especialistas en gestación.

No quiero cerrar este artículo, sin mencionar que la decisión de cruzar a nuestra westie debe ser meditada y responsable. Piensa en que vas a hacer con los cachorros, los cuidados específicos de la madre durante la gestación, los cuidados específicos de la madre y cachorros en las primeras semanas de vida, las necesidades de un cachorro de un mes, o de dos meses, etc. Piensa en que hacer las cosas bien, tiene unos costes (mejor alimentación, veterinarios, pruebas…). Además, aunque no es lo más habitual, existen riesgos o complicaciones que se pueden dar tanto en la madre (gestación, parto, lactancia…) como en los cachorros ¿Estamos dispuestos a asumirlos? Una vez planificado todo esto, entonces puede ser un buen momento para tener una camada de nuestra westy: desde luego, será una situación gratificante y una experiencia única.

Esperanza de vida de un westie

En general los perros, cuando más grandes, menos esperanza de vida tienen. El West Highland White Terrier es un perro de estatura pequeño-medio. Según el estándar de la raza, de 28 centímetros a la cruz, aunque es habitual ver westies más pequeños (25-26 centímetros, en especial hembras) o westies más grandes (31-33 centímetros). Así que ,podremos esperar que pueda vivir más tiempo que otras razas.

Por término general, un westy puede vivir de 12 a 16 años. Por supuesto, nuestro westie puede durar algún año más (he conocido alguno de 18 años).

Más o menos podríamos considerar las siguientes características:

  • Westy cachorro: Un westie es cachorro más o menos hasta los 8-12 meses. Como referencia, en las exposiciones caninas se fija en 9 meses la edad máxima de un cachorro.
  • Westy joven: Un westie es aún joven, cuando tiene entre 1 y 2 años. Como referencia, en las exposiciones caninas se fija de 9 a 18 meses la edad de un cachoro joven.
  • Westy adulto: Se puede considerar que un westie termina de “hacerse” en torno a los 3 años de edad. Como referencia, en las exposiciones caninas, se permite un westie en clase adulta (clase abierta) desde los 15 meses de edad.
  • Westy senior / westy en su madurez: A partir de los 10 años de edad, a tu westie tendrás que empezar a tratarle con más atenciones específicas; siempre recomendado y guiado por tu veterinario de confianza.

Otro factor a tener en cuenta en la longevidad de nuestro West Highland White Terrier, es la tendencia a enfermedades propias de la raza. Cada raza, tiene una tendencia a unas enfermedades u otras. El westy no es una excepción. Aunque es un perro bastante fuerte, existen al menos un par de aspectos a tener en cuenta:

  • Conocidos son los problemas de piel que puede tener esta raza, aunque por término general, y salvo que sean muy acusadas, no tiene por qué afectar en la longevidad de nuestro amigo.
  • El westie, por término general es un perro con el corazón excesivamente grande, por lo que en la edad madura habrá que tener un especial control en este sentido.
  • Por otro lado, habrá que controlar las enfermedades habituales en los perros.

Cabe destacar que una alimentación sana con un pienso de calidad, así como ejercicio diario y mucho cariño, harán que tu westie esté siempre mucho más sano y favorezca una vida longeva.

Dieta a base de alimentos crudos para westies (BARF o ACBA)

La dieta BARF o ACBA (traducción al español: “Alimentación Cruda Biologicamente Apropiada”), consiste en dar de comer a tu perro alimentos crudos. Esto incluye carnes, vísceras, verduras, huesos, huevos, etc. y por supuesto, verduras.

Como en todas las dietas, incluidas la de humanos, hay mucha gente a favor y otra mucha gente en contra. Fue el Dr. Ian Billinghutst uno de los promotores de esta dieta y que asegura, es la forma más sana de alimentarlos, ya que sería la alimentación que ellos encontrarían en vida salvaje. En el otro extremo, tenemos a otros que argumentan los peligros de la alimentación sin cocinar (bacterias resistentes, entre otros).

En mi “no experta” opinión, desconozco lo que vivían los perros de hace 300 años, pero desde luego los piensos como los conocemos algún día existen desde hace apenas unas décadas (a mis padres y a mis abuelos no se les ocurría alimentar a los perros con pienso). Por otro lado, los perros tienen un sistema digestivo fuerte. Así que, ahí está la polémica. Desde luego un pienso libre de organismos extraños, será más improbable que cause ciertas enfermedades (en pro, quizás, de desarrollar otras intolerancias alimenticias).

Mucha de la gente que la ha probado, considera que tiene muchas ventajas en relación con el pienso:

  • Suele evitar bastantes problemas de alergias.
  • Evita problemas de piel (de cierta freceuncia en el westie).
  • Ayuda a regular el sobre peso.
  • Evita problemas en las glándulas anales.
  • En general, las heces suelen ser más densas, en menor cantidad y con menor olor.
  • Mejora notablemente o mantiene un pelo de calidad y con la cantidad adecuada, con menos grasa.
  • Reduce el mal aliento.
  • Reduce el sarro.
  • Además, el westie no consume los conservantes presentes en las comidas comerciales, consumiendo todo el alimento que tiene la comida no cocinada ni prensada (como los piensos).
  • Por último, y no menos importante, la comida es más variada y le gusta más al westy.

Sin embargo, existe mucha gente en contra de esta alimentación para perros. Normalmente argumentan:

  • Darle huesos a un westie podría llegar a perforar el intestino (cuando en realidad, los huesos cocinados son los que pueden llegar a perforarlo con mayor probabilidad)
  • Probabilidad mayor de contaminación bacteriana, que a un westie un poco más débil, podría ponerle enfermo.
  • Hace ya tiempo que los perros dejaron de alimentarse igual que los lobos.

A parte de todo esto, hay que tener en cuenta que preparar este tipo de alimentación a nuestro westie, nos va a llevar más tiempo prepararla, puede costar un poco más que un pienso barato y, por supuesto, el peligro añadido de no darle la alimentación equilibrada. No obstante, si lo planificamos por semanas, con preparar un par de días la “comida base” y luego día a día lo específico, podemos ahorrar bastante tiempo.

Una proporción equilibrada de dieta BARF puede ser el siguiente:

  • 60% de huesos crudos carnosos, como por ejemplo carcasas de pollo. Comercialmente existe el Naturcan, que puede ser una buena base. Pero no nos olvidemos que de es recomendable que mordisquen algún hueso de vez en cuando, siempre que no sean punzantes o fácilmente astillables.
  • 15-20% de carne, pescado y huevos. Lo más recomendable es pollo (por precio y por sano), aunque hay que alternarlo con ternera, cordero o pavo (el cerdo no es aconsejable para el westy).
  • 5-10% de vísceras (corazón, hígado, riñones, intestinos, pulmón…). Cuidado aquí, con el origen, textura y densidad de las vísceras. En casos como el pulmón o el corazón de ternera, por ejemplo, puede resultar demasiado complicado de comer por el westie. Será mejor triturarlo. Los trozos muy “babosos” pueden colarse a la garganta sin ser masticados, con la correspondiente obstrucción.
  • 15% de verduras variadas y trituradas (lechuga, zanahorias, calabaza, espinacas, tomates, pimientos, brócoli…). En el caso de la patata es mejor cocinarla. Recomiendo en este caso el artículo de Alimentos prohibidos para un westie.
  • Suplementos(no es necesario darlos todos a la vez):
    • Huevo con cáscara (existen estudios que indican que el huevo crudo no se aprovecha al 100%, así que en este caso, yo – no la dieta ACBA – recomiendo hervirlos. La cáscara la podemos machacar, creando un pequeño polvo, que esparciremos en su comida. 2-3 veces a la semana, para un westie está muy bien.
    • Aceite de hígado de bacalao (1 cucharadita).
    • Aceite de salmón (1 cucharadita).
    • Vinagre de manzana (1 cucharadita).
    • Yogur natural sin azúcar.
    • Existen otros muchos suplementos en forma de aceites (ricos en omega 3 y omega 6) y  hierbas (por ejemplo Luposan tiene una gran variedad de suplementos para perros), que pueden venir muy bien para completar la dieta.

Resumiendo, la alimentación BARF puede parecer una gran dieta, pero también tiene quienes la critican. En general con mis West Highland White Terrier, cuando la he probado o la han probado en mi círculo cercano, nos ha ido bien (perros más musculados, mejores de piel, heces menores y más compactas, menos aliento…). Quizás el día a día y su elaboración, ha hecho que no la siga incondicionalmente. Si quieres probarla con tu westy, te recomiendo que te informes bien y hables con tu veterinario. Por supuesto, introdúcela progresivamente para que tu perro se acostumbre.

Plantas a evitar en el jardín para mi westie

Como todos apasionados de esta raza, sabemos el West Hihgland White Terrier es un perro muy cotilla, curioso y juguetón. No puede evitar mordisquear todas las cosas de casa o del jardín. Hay que acostumbrarles a que no mordisqueen más que sus juguetes, aunque el camino es duro y no siempre con los resultados esperados.

La lista de plantas a evitar en un jardín para un westy puede ser bastante extensa, más aún fuera de España donde, en principio, puede haber otras especies peligrosas por ingestión para nuestro terrier o para el humano, desconocidas por nosotros. No obstante, por mi experiencia, algunas plantas típicas en España a evitar son:

  • El tejo, por ser venenoso.
  • Las adelfas, por contener sustancias tóxicas y potencialmente abortivas.
  • El pino en primavera, por ser lugar de mi temida oruga “procesionaria del pino”.

Además, cualquier otra planta tóxica para el hombre o derivadas de la lista de alimentos prohibidos para un westie, debe ser evitada.

Tambien os enlazo un listado de plantas venenosas. No hay que obsesionarse en exceso, ya que la mayoría de ellas, para producir efectos dañinos, deben ser ingeridas en grandes cantidades. Para nuestro westie bastará con tenerlo en cuenta y no dejarle mordisquear cualquier planta. Ojo, a los westies les encanta purgarse con hierba, y esto no es malo.

Carne cruda para un westie

Son muchos los que recomiendan para los perros una dieta a base de alimentos crudos (dieta BARF o ACBA) y otros tantos los que están en contra de ellas. Unos hablan de las bacterias y parásitos (algunos mortales) que pueden tener y otros, en cambio, que los piensos existen hace menos de un siglo. Conozco algunos criadores de westy que la han probado con buenos resultados. No obstante, tanto la lleves a cabo de manera completa, la uses como complemento, como le des “caprichos” puntuales, es interesante tener en cuenta algunas indicaciones.

En cuanto a la carne cruda para el West Highland White Terrier, hay que tener especial cuidado con el cerdo, ya que puede causar la enfermedad de Aujezky (Pseudo Rabia). Además, los huesos de pollo, pavo, ternera o cerdo, son muy frágiles y punzantes. Si hay que darlos, es preferible hacerlo en crudo ya que se astillan menos que cocinados (aunque siempre es preferible que estén triturados; en el mercado existen algunas marcas comerciales como Naturcan a base de restos de pollo). Además, en general, el cerdo, la ternera o el pato son muy grasos para la digestión del perro.

Hay que prestar atención a la piel de pavo, ya que hay estudios que indican que produce pancreatitis en los perros.

Por otro lado, cuidado con el pescado crudo, sobre todo si desconfiamos de su procedencia, ya que los pescados contaminados con parásitos son bastante peligrosos (Mejor congelar siempre o mejor aún, cocinarlo). Además el exceso de pescado crudo, en especial de agua dulce (que contiene tiaminasa), puede provocar deficiencias de tiamina (vitamina del grupo B). Así que en caso de darlo crudo, siempre será mejor no abusar.

Además, para llevar a cabo una dieta de este tipo o como complemento, es recomendable tener en cuenta los alimentos prohibidos para un westie.