Mala alimentación en tu westie. Síntomas

En realidad es bastante complicado entender y explicar los síntomas de manera resumida. Así que describiré algunos indicios de manera genérica. No son más que algunas pautas mínimas que podemos tener en consideración para detectar una posible incorrecta alimentación en nuestro West Highland White Terrier:

  • Detectar una caída excesiva de pelo, anormal en nuestro terrier (anormal a lo habitual en tu westie. Si tienes duda, pregunta a un peluquero especializado o a tu veterinario de confianza).
  • Tener las encías enrojecidas (algunos westies están siempre con objetos en la boca).
  • Disponer de exceso de sarro en los dientes o un mal aliento atípico (puede que exista una falta de alimentos duros en la dieta).
  • Observar algún problema de piel: enrojecimiento, eccemas, picor, heridas… (puede que exista alguna reacción a algún alimento, componente o una carencia de ciertos nutrientes, en especial, ácidos grasos).
  • Despigmentación atípica de nariz, boca, uñas… (puede que le talte algún nutriente esencial, aunque también puede ocurrir por estress o desgaste ocasional. Además, hay westies que tienden a despigmentar).

El tener alguno de esos síntomas, no necesariamente tienen por qué estar vinculado a la alimentación (puede tener que ver con el desgaste del perro, una bajada de defensas del animal, algún problema de bacterias o de hongos, la edad del westie, o una característica o tendencia propia de la raza). No obstante, serán síntomas sufientes para que los observemos. Alguno de estos síntomas por separado no deberían obsesionarnos, aunque si ser observados. Lo más recomendable es mantener la calma y las revisiones pautadas con tu veterinario de confianza.

Anuncios

Cachorro de westie: gastos directos que influyen en el precio

Uno de los factores importantes que comenté en el pasado artículo “Cachorro de westie: un precio razonable” fue el gasto propio que genera un cachorro.

Para ello, necesitamos la colaboración de tu veterinario de confianza. Si ya has tenido un perro alguna vez, creo que te sonarán estos gastos.

Para los gastos directos, simplemente pregunta a un veterinario, aunque pondré algunos precios propios de Madrid:

  • Cuánto cuesta una vacuna (muchos criadores de West Highland White Terrier te entregan el cachorro con 3 vacunas); una media de 30€ cada una. Si te ofrecen 3 vacunas rondamos los 90€.
  • Cuánto cuesta poner un microchip (muchos criadores te entregan el cachorro con el microchip a tu nombre puesto); aproximadamente 40€. Entendiendo siempre que no es de importación.
  • A cada una de estas acciones tienes que sumarle el precio de la consulta veterinaria, para su seguimiento; podríamos calcular una media de 60€ (que mínimo que dos consultas veterinarias).
  • Cuánto cuesta desparasitar un cachorro de westy; una media de 12€

Probablemente tu veterinario también te sepa decir cuánto cuesta inscribir una camada y el LOE (es decir, cuánto cuesta el papeleo para que a tu cachorro se le reconozca el pedigree); al menos 20€.

Aunque en este artículo no quiero darle demasiada importancia, también hay que tener presente que cualquier problema de salud que haya podido tener el cachorro, es el propio criador responsable, el que ha asumido y corrido con los gastos. Incluso cada camada es un mundo y existe un coste variable en cada camada, como por ejemplo, leche de calostro (si la madre no tiene suficiente leche) o medicamentos digestivos (por si tienen gases), desparasitaciones especiales (si el criador vive en el campo, probablemente tenga que realizar alguna desparasitación adicional). Si incluimos 20€ de costes variables para cada cachorro, seguro que me estoy quedando corto.

Estos gastos son los más evidentes. Ahora tenemos que ver el gasto de un cachorro de westie en alimentación. ¿Qué pienso le ha dado el criador a mi cachorro? Por qué existen piensos por debajo de 1€ el kilo y existen otros piensos por encima de 10€/kilo ¿Habrá diferencia entre una alimentación y otra? Sí. ¿Cuánto consume un cachorro desde que se desteta (un proceso que debe ser progresivo) hasta que me lo entregan (podríamos decir que 2 meses de pienso)? Pues si comiese una media de 100gr diarios, en 2 meses consume 6kg, por lo que estaríamos hablando de al menos 30€ en pienso (suponiendo un pienso de gama media).

Otros aspectos que pueden influir en los costes de un cachorro, son aspectos como los juguetes que se les ofrece a los cachorros.

Y aunque los criadores probablemente tengan precios más reducidos por volumen, hay muchos precios que son los que son y reducirlos redundaría en la pérdida de calidad o de condiciones adecuadas. Si no he sumado mal, solo de gastos directos para cada cachorro no creo que baje de 250€ a precio de mercado.

Por supuesto, para abaratar costes se pueden hacer muchos recortes. O mejor dicho, dejar de hacer muchas de estas cuestiones (no vacunar, no poner microchip, dar pienso de gama baja…).

En definitiva, en el precio de un cachorro de westie estas cuestiones son las más evidentes.

Ahora hagamos otra reflexión. ¿Un cachorro, de verdad, cuesta sólo esto? No. Existen otros gastos indirectos del propios de la camada, de la madre del cachorro, gastos propios del criador, así como otros aspectos más subjetivos como el tiempo dedicado o el prestigio acumulado en los años de dedicación.

Dieta a base de alimentos crudos para westies (BARF o ACBA)

La dieta BARF o ACBA (traducción al español: “Alimentación Cruda Biologicamente Apropiada”), consiste en dar de comer a tu perro alimentos crudos. Esto incluye carnes, vísceras, verduras, huesos, huevos, etc. y por supuesto, verduras.

Como en todas las dietas, incluidas la de humanos, hay mucha gente a favor y otra mucha gente en contra. Fue el Dr. Ian Billinghutst uno de los promotores de esta dieta y que asegura, es la forma más sana de alimentarlos, ya que sería la alimentación que ellos encontrarían en vida salvaje. En el otro extremo, tenemos a otros que argumentan los peligros de la alimentación sin cocinar (bacterias resistentes, entre otros).

En mi “no experta” opinión, desconozco lo que vivían los perros de hace 300 años, pero desde luego los piensos como los conocemos algún día existen desde hace apenas unas décadas (a mis padres y a mis abuelos no se les ocurría alimentar a los perros con pienso). Por otro lado, los perros tienen un sistema digestivo fuerte. Así que, ahí está la polémica. Desde luego un pienso libre de organismos extraños, será más improbable que cause ciertas enfermedades (en pro, quizás, de desarrollar otras intolerancias alimenticias).

Mucha de la gente que la ha probado, considera que tiene muchas ventajas en relación con el pienso:

  • Suele evitar bastantes problemas de alergias.
  • Evita problemas de piel (de cierta freceuncia en el westie).
  • Ayuda a regular el sobre peso.
  • Evita problemas en las glándulas anales.
  • En general, las heces suelen ser más densas, en menor cantidad y con menor olor.
  • Mejora notablemente o mantiene un pelo de calidad y con la cantidad adecuada, con menos grasa.
  • Reduce el mal aliento.
  • Reduce el sarro.
  • Además, el westie no consume los conservantes presentes en las comidas comerciales, consumiendo todo el alimento que tiene la comida no cocinada ni prensada (como los piensos).
  • Por último, y no menos importante, la comida es más variada y le gusta más al westy.

Sin embargo, existe mucha gente en contra de esta alimentación para perros. Normalmente argumentan:

  • Darle huesos a un westie podría llegar a perforar el intestino (cuando en realidad, los huesos cocinados son los que pueden llegar a perforarlo con mayor probabilidad)
  • Probabilidad mayor de contaminación bacteriana, que a un westie un poco más débil, podría ponerle enfermo.
  • Hace ya tiempo que los perros dejaron de alimentarse igual que los lobos.

A parte de todo esto, hay que tener en cuenta que preparar este tipo de alimentación a nuestro westie, nos va a llevar más tiempo prepararla, puede costar un poco más que un pienso barato y, por supuesto, el peligro añadido de no darle la alimentación equilibrada. No obstante, si lo planificamos por semanas, con preparar un par de días la “comida base” y luego día a día lo específico, podemos ahorrar bastante tiempo.

Una proporción equilibrada de dieta BARF puede ser el siguiente:

  • 60% de huesos crudos carnosos, como por ejemplo carcasas de pollo. Comercialmente existe el Naturcan, que puede ser una buena base. Pero no nos olvidemos que de es recomendable que mordisquen algún hueso de vez en cuando, siempre que no sean punzantes o fácilmente astillables.
  • 15-20% de carne, pescado y huevos. Lo más recomendable es pollo (por precio y por sano), aunque hay que alternarlo con ternera, cordero o pavo (el cerdo no es aconsejable para el westy).
  • 5-10% de vísceras (corazón, hígado, riñones, intestinos, pulmón…). Cuidado aquí, con el origen, textura y densidad de las vísceras. En casos como el pulmón o el corazón de ternera, por ejemplo, puede resultar demasiado complicado de comer por el westie. Será mejor triturarlo. Los trozos muy “babosos” pueden colarse a la garganta sin ser masticados, con la correspondiente obstrucción.
  • 15% de verduras variadas y trituradas (lechuga, zanahorias, calabaza, espinacas, tomates, pimientos, brócoli…). En el caso de la patata es mejor cocinarla. Recomiendo en este caso el artículo de Alimentos prohibidos para un westie.
  • Suplementos(no es necesario darlos todos a la vez):
    • Huevo con cáscara (existen estudios que indican que el huevo crudo no se aprovecha al 100%, así que en este caso, yo – no la dieta ACBA – recomiendo hervirlos. La cáscara la podemos machacar, creando un pequeño polvo, que esparciremos en su comida. 2-3 veces a la semana, para un westie está muy bien.
    • Aceite de hígado de bacalao (1 cucharadita).
    • Aceite de salmón (1 cucharadita).
    • Vinagre de manzana (1 cucharadita).
    • Yogur natural sin azúcar.
    • Existen otros muchos suplementos en forma de aceites (ricos en omega 3 y omega 6) y  hierbas (por ejemplo Luposan tiene una gran variedad de suplementos para perros), que pueden venir muy bien para completar la dieta.

Resumiendo, la alimentación BARF puede parecer una gran dieta, pero también tiene quienes la critican. En general con mis West Highland White Terrier, cuando la he probado o la han probado en mi círculo cercano, nos ha ido bien (perros más musculados, mejores de piel, heces menores y más compactas, menos aliento…). Quizás el día a día y su elaboración, ha hecho que no la siga incondicionalmente. Si quieres probarla con tu westy, te recomiendo que te informes bien y hables con tu veterinario. Por supuesto, introdúcela progresivamente para que tu perro se acostumbre.

Carne cruda para un westie

Son muchos los que recomiendan para los perros una dieta a base de alimentos crudos (dieta BARF o ACBA) y otros tantos los que están en contra de ellas. Unos hablan de las bacterias y parásitos (algunos mortales) que pueden tener y otros, en cambio, que los piensos existen hace menos de un siglo. Conozco algunos criadores de westy que la han probado con buenos resultados. No obstante, tanto la lleves a cabo de manera completa, la uses como complemento, como le des “caprichos” puntuales, es interesante tener en cuenta algunas indicaciones.

En cuanto a la carne cruda para el West Highland White Terrier, hay que tener especial cuidado con el cerdo, ya que puede causar la enfermedad de Aujezky (Pseudo Rabia). Además, los huesos de pollo, pavo, ternera o cerdo, son muy frágiles y punzantes. Si hay que darlos, es preferible hacerlo en crudo ya que se astillan menos que cocinados (aunque siempre es preferible que estén triturados; en el mercado existen algunas marcas comerciales como Naturcan a base de restos de pollo). Además, en general, el cerdo, la ternera o el pato son muy grasos para la digestión del perro.

Hay que prestar atención a la piel de pavo, ya que hay estudios que indican que produce pancreatitis en los perros.

Por otro lado, cuidado con el pescado crudo, sobre todo si desconfiamos de su procedencia, ya que los pescados contaminados con parásitos son bastante peligrosos (Mejor congelar siempre o mejor aún, cocinarlo). Además el exceso de pescado crudo, en especial de agua dulce (que contiene tiaminasa), puede provocar deficiencias de tiamina (vitamina del grupo B). Así que en caso de darlo crudo, siempre será mejor no abusar.

Además, para llevar a cabo una dieta de este tipo o como complemento, es recomendable tener en cuenta los alimentos prohibidos para un westie.

Alimentos prohibidos para mi westie

Existen algunos alimentos que no deberían comer nuestro West Highland White Terrier. La lista puede ser relativamente extensa, pero me voy a centrar en unos pocos que hasta donde llegan mis investigaciones, pueden llegar a ser muy peligrosos.

En primer lugar hay que entender que los perros tienen un metabolismo diferente al del humano. Esto hay que tenerlo muy en cuenta, ya que algunas sustancias que podemos comer sin problemas, a nuestro westy le pueden traer consecuencias desagradables. Además, hay que tener en cuenta las cantidades que ingieren. Por hacer un listado de lo más común:

Alimentos que no debe comer un westy

  • Cebolla: Contiene tiosulfato. Este compuesto, si es ingerido por perros o gatos, les puede causar anemia hemolítica (los glóbulos rojos se van deshaciendo por el cuerpo). Al principio, el perro podría tener diarrea y vómitos. Posteriormente se puede colorar la orina por los glóbulos rojos. Además, la respiración puede ser mucho más costosa, debido a esta bajada de glóbulos rojos. Estos síntomas aparecen días después de haber consumido la cebolla (cruda o cocinada). Esto puede ocurrir si nuestro westie ha consumido más de medio kilo de cebolla o cantidades pequeñas en sucesivos días.
  • Ajo: El ajo también contiene trisulfato, pero bastante menos tóxico que la cebolla. Además, el ajo tiene propiedades antiparasitarias y antibacterianas. Según mis investigaciones 1 diente de ajo al día, no debería tener contraindicaciones en los perros. Es más, se recomienda utilizarlo con moderación.
  • Chocolate. El agradable chocolate. No sólo el exceso de azúcar en los westies puede ser malo. El chocolate contiene cafeína y teobromina, un diurético y estimulante cardiaco. El ser humano lo puede metabolizar sin problemas, pero los perros no. Un uso excesivo en el westie o cualquier otra raza puede repercutir en arritmias o muertes súbitas, en especial después de hacer ejercicio. Esto puede ocurrir si nuestro westie ha consumido tan solo200 gramosde chocolate puro, así que lo mejor, será evitar darle esas onzas o chocolatinas que a más de uno se le escapan.
  • Nueces de macadamia: No he encontrado el compuesto, pero se ha observado que causa dificultades motoras en los perros, así como debilidad muscular, con temblores, y parálisis en las patas traseras. Con tan solo unas pocas nueces de macadamia pueden aparecer estos síntomas.
  • Nueces: Contienen mucho fósforo y este puede traer problemas en los riñones.
  • Uvas y pasas: Grandes cantidades de uvas y pasas pueden ser mortales en los perros. Los síntomas comienzan con vómitos con restos del fruto, dolor abdominal y al perro se le ve mucho más apagado, dejando de comer, beber y orinar. Hay que tratarlo de manera adecuada ya que la fatal consecuencia es el fallo renal.
  • Xilitol: Es un edulcorante que suele estar en los chicles. El consumo de este compuesto puede producir hipoglucemia (una bajada de azucar en sangre). Esto deja muy apagado a tu westie, pudiendo presentar cuadros de descoordinación y decaimiento. Los síntomas pueden aparecer en tan solo 30 minutos. Yo tengo una westie que le da por comerse todo lo que encuentra y, por desgracia, alguna vez me ha robado los chicles. Hay que andarse con ojo.

Otros alimentos peligrosos para los westies son: cacahuetes, col de Bruselas, bebidas alcohólicas, así como los alimentos con cafeína, como el ya nombrado chocolate, coca cola, café o té.

Cuidado con el exceso de clara de huevo cruda, contienen avidina (una enzima) que puede disminuir la absorción de la biotina (vitamina del grupo B). La biotina es fundamental para proteger la piel de los westies, así como su estado de ánimo. No es cuestión de eliminarlos, pero si de no exceder de 2 huevos crudos semanales (cocinado no presenta este problema).

Además, los perros prácticamente no necesitan sal, ya que pierden una pequeña cantidad al sudar por las almohadillas de las patas. Por tanto, el exceso de sal lo acumulan en el cuerpo y su este puede repercutir en el corazón, en el hígado, puede provocar enfermedades renales o hipertensión arterial.

Además, voy a listar alimentos desaconsejable, como por ejemplo: albaricoques, almendras, espinacas, nuez moscada, melocotones, la patata cruda (cocida va muy bien), setas, tomates, ruibarbo, el azúcar, los dulces

Para todas estos alimentos, hay que tener en cuenta además, que el westie no es un perro especialmente grande.

Por último, si tu westie ha ingerido alguno de estos alimentos, ante todo mantén la calma y consulta a tu veterinario de confianza. La información fundamental que le tendrás que intentar facilitar es la cantidad ingerida.

Además, te recomiendo que leas el artículo “Carne cruda para un westie“.

10 pautas para alimentar mejor a tu westie

Voy a dejar unos consejos de alimentación, que creo yo tendría en cuenta en cuanto a la alimentación de mi West Highland White Terrier:

  1. Alimenta a tu cachorro de westie con la mejor comida que te puedas permitir. No siempre la marca de pienso más cara tiene por qué ser la mejor, pero al menos intenta dar la alta de gama de una marca de confianza. Que en la etiqueta ponga que está elaborado a base de carne o pescado, será siempre mejor a que esté hecho a base de cenizas de carne o pescado. Existen dietas naturales que no tienen por qué ser mucho más caras, aunque si exigirán mucho más de nosotros.
  2. Tu westie cambia con la edad, y cada edad o estado de salud tiene unas necesidades diferentes. Adapta la dieta a sus necesidades. Si tu perro es un cachorro, dale pienso de cachorros. Si tu perro es muy activo y hace mucho ejercicio, dale un pienso energético. Si tu westie ya es ancianote, dale un pienso especial que cubra sus deficiencias.
  3. Siempre que tenga una vida activa y esté dentro de su peso, puedes ponerle pienso a placer durante todo el día. No obstante, para educar a un cachorro de westy a hacer sus necesidades en la calle, puedes ayudarte dándole una toma unos 30 minutos antes de sacarle a la calle. Esto favorecerá que le puedas premiar por hacer sus necesidades en el sitio adecuado. De esta manera disminuirás la ansiedad del animal por comer.
  4. Si tienes que cambiar de pienso, hazlo progresivamente. Durante el cambio, que como referencia podemos coger una semana, tendremos que observar a nuestro westy: consistencias de las heces, frecuencia de las deposiciones, si bebe más agua, si necesita hacer más veces pipi o la cantidad/volumen de comida ingerida entre otros factores. Además durante el primer mes debemos ver si nuestro westie aumenta o disminuye de peso, ya que puede ser síntoma de un exceso energético, falta de alimento en la nueva alimentación o falta de palatabilidad de la misma (vamos, que no le guste la nueva alimentación). Además en esta raza, durante el primer mes de la nueva alimentación debemos observar cambios en la piel (heridas, eccemas, color, olor; en el lomo, comisuras de la boca, ingles, tripa…), cambio del brillo natural del pelo, incremento de la grasa del pelo, cambios en la pigmentación (decoloración de la nariz, ojos, uñas…). Un buen criador de West Highland White Terrier, que se preocupe por sus cachorros, te facilitará un poco de pienso o al menos la marca que da a sus cachorros, para que puedas hacer el cambio progresivamente.
  5. Si tu westie tiene que tomar algún medicamento, hazlo durante las comidas. Se digerirá mejor y te será más fácil introducírselo. De todos modos, debes observar al perro, ya que, algunos muy listos, son capaces de separar “el objeto extraño” en el recipiente, en la boca o incluso devolverlo. Un buen truco para pastillas, es metérsela en la garganta (pregunta a tu veterinario) y después darles algún premio blando que le guste mucho y se lo coma casi sin masticar.
  6. Evita dar comida y restos de la mesa. Normalmente no suele ser buena para los perros (condimentos, exceso de sal y grasas) y además, puede incluso hacer que rechace su pienso – ¡Con lo rico que está lo que come mi “amito”! –. Por otro lado, si alguna vez lo haces, que sea siempre después de comer, para impedir que tu westie esté toda la comida pidiendo.
  7. Evita dar un exceso de caprichos y premios, ya que suelen ser muy ricos para que el westy los consuma, pero por otro lado, el exceso genera desequilibrio en la dieta. No dar más de una décima parte de caprichos, con respecto a su comida.
  8. Tu westie no debería tomar alimentos que no estés seguro que puede tomarlos. Por ejemplo, el chocolate, las uvas, la cebolla o las nueces pueden ser bastante tóxicos (incluso, algunos en exceso, mortales).
  9. Nunca debe faltar un buen recipiente de agua limpia y fresca, apta para el consumo. Todos hemos visto a un perro bebiendo de un charco de la calle y aunque a priori “no pasa nada”, debemos evitarlo facilitando agua limpia. Si tu westie vive en el campo o lugares dónde haya más charcos, lleva más control sobre la desparasitación. Una buena cantidad de agua es fundamental en dietas a base de pienso seco y sobre todo en verano, momento en el que tu westy puede deshidratarse con facilidad.
  10. Por último y lo más importante, consulta a tu veterinario de confianza sobre los cambios de alimentación que necesites hacer.

Como puedes ver, no son cosas muy complicadas y dentro de una lógica normal de educación de cualquier perro. Tu westie agradecerá algunas normas. Con estos simples consejos, tu West Highland White Terrier estará siempre más sano.