Primeros días: el paseo de un westie cachorro

Los primeros días de un cachorro de westie en su nueva casa son muy importantes. Estos marcarán muchas de las pautas y comportamientos de nuestro West Highland White Terrier. Si bien más adelante se podrán corregir, siempre será más difícil.

Hay que tener en cuenta que la impregnación o imprinting se realiza hasta las 15-16 semanas de vida (10-12 lo más crítico). La primera etapa la cubre la mamá y el criador. Desde la semana 10 hasta la 16 serán cruciales para su equilibrio emocional y sociabilización.

En primer lugar hay que comentar que los primeros paseos de un cachorro deben realizarse siempre después de estar completamente vacunado. Como ya he comentado alguna vez, existen diferentes pautas de vacunación, así que consulta a tu veterinario de confianza, cuándo nuestro cachorro está realmente protegido por las vacunas. Suele coincidir a los 3 meses (12-14 semanas).

Las primeras semanas los paseos no serán demasiado largos. Es preferible 4 o 5 paseos de 10-15 minutos, que dos de una hora: ¡serían demasiados estímulos para el pequeño westie! Presentémosle el mundo de una manera más progresiva. Si esto no es posible, y solo puedes los 3 (mínimo recomendable) no es necesario que alargues los primeros paseos. La pauta 10-15 minutos se mantiene.

Una vez que el cachorro va cogiendo confianza, en los paseos procuraremos sociabilizarle y presentarle otros perros; cuantas más razas, mejor.

A las pocas semanas ya podremos realizar paseos más largos. Siempre recomiendo que al menos uno de ellos (por ejemplo el de la tarde o el de la noche) vaya aumentando de manera progresiva.

Nadie como tú va a conocer mejor a tu westie. En general, el westie es un perro valiente, divertido y activo. Aunque cada perro es un mundo. Piensa que los perros son “como” las personas: hay tantas “formas de ser” como perros. A muchos les encantan los paseos largos o jugar con la pelota en el parque. Otros en cambio disfrutan con paseos tranquilos. Otros (quizás por un incorrecto imprinting, quizás por una mala sociabilización o quizás por un trauma posterior) no les gusta salir a la calle ¿Cómo es el tuyo?

 

Anuncios

Cachorro de westie: Gastos indirectos de una camada que influyen en el precio

En el anterior artículo “Cachorro de westie: gastos directos que influyen en el precio” comentaba los gastos más evidentes a la hora de tener una camada de West Highland White Terrier en casa. O dicho de otra manera, los gastos a los que un criador de westies tiene que hacer frente antes de entregar la camada. Factores como la alimentación, las vacunas, el microchip, el papeleo, revisiones veterinarias de los cachorros…

Sobre estos costes, existen otros gastos que he denominado indirectos. Estos los he considerado como todos los costes que rodean al nacimiento de los cachorros de westie y su relación con la madre:

  • Coste de la monta fuera del criadero. Cuando realmente se busca una selección, en muchas ocasiones se buscan perros fuera del criadero. Para machos westie de calidad, he visto montas entre 400 y 1.000euros, así que computar 100€ por cachorro en concepto de monta, no es algo para nada desproporcionado.
  • Coste de la monta en el propio criadero. Si el criadero tiene suficiente background, experiencia o westies que lo valen, se busca compensar las hembras con los propios machos del criadero. En muchos casos, estos machos propios se han movido por exposiciones (con el consecuente gasto), son campeones o bien vienen de unas líneas muy seleccionadas. Las exposiciones caninas tienen muchos gastos: inscripción (una media de 35€), transporte (gasolina que depende de la distancia), preparación (la sesión de peluquería ronda los 50€), material específico de exposiciones, hospedaje (encima, que te dejen alojar los perros)… Así que computar 100€ por un cachorro de westy, tal y como si fuese una monta externa, no es tampoco desproporcionado. Además, el macho requiere sus cuidados anuales (comidas, vacunas, desparasitaciones, juguetes, correas, colchonetas…) que habría que tener en cuenta.
  • Además, hay que considerar si se le ha hecho alguna prueba complementaria a la madre: test de progesterona, ecografías (aproximadamente 40€), radiografías (aproximadamente 50€), analíticas, tratamientos antibióticos o de otro tipo… Dado que esto no siempre es necesario, voy a computarle 5€ de media a cada cachorro.
  • ¿Han existido algún tipo de urgencia veterinaria? ¿Ha sido necesario cesárea? Es importante entender que el westie no es un perro “propenso” a necesitar cesárea, por lo que cuando esto ocurre viene casi siempre de urgencias (con el consecuente coste). Reservar 10€ de media por cada cachorro para estas cuestiones, creo que es algo optimista (Una cesarea de urgencia en Madrid, no creo que baje de 400 euros).
  • Además, existe una serie de material específico del parto: mantas, toallas, empapadores, tijeras, desinfectante, quita mocos…
  • Así como otros materiales recomendables para el desarrollo de los primeros días: cuna para el parto y primeros días, peso para controlar el crecimiento, leche de calostro (si lo necesitan los cachorros los primeros días), manta eléctrica, comederos, bebederos… Por eso creo que reservar otros 10€ por cada cachorro para estas cuestiones, es ser bastante optimista.

Seguro que se me olvidan muchos otros gastos indirectos derivados del nacimiento de un West highland White Terrier, pero si mis cálculos no son incorrectos, al menos existen 125€ de gastos indirectos computables directamente a cada cachorro de una camada. Si los sumamos a los 250€ aproximadamente de gastos directos, estamos en la cifra de 375€ por cachorro de westie de media entre gastos directos e indirectos (parto y primeros días).

En próximos artículos seguiré con la contabilidad que “justifique” el precio de un westie, o mejor dicho, que haga desconfiar de aquel que venda por debajo de un “precio justo”. Esto tampoco significa que para vender a ciertos precios, necesariamente se tengan que “hacer mal las cosas”.

Por supuesto, todo esto es rebatible y tendrá muchas pegas, así que creo que lo mejor será leerlo como una reflexión y no como un cálculo contable :-). Pero por supuesto, espero vuestra opinión.

Cachorro de westie: un precio razonable

Buscando por internet me he encontrado multitud de anuncios de westies baratos (por debajo de 400€). Muchos de ellos a precios que, increíblemente, no cubrirían ni los gastos directos de una camada. Es difícil evaluar cuál es el criterio de las personas que ponen los anuncios, para ajustar un precio. Hay que tener en cuenta que existen personas que tienen una camada con su única hembra y deciden vender a buen precio sus cachorros (en ningún caso piensan en recuperar los gastos ocasionados…).
 
Este tipo de resultados en internet me han hecho reflexionar. En realidad, cuando adquirimos cualquier “cosa” deberíamos preguntarnos el porqué del precio. No por ser más caro es mejor, pero si algo es excesivamente barato con respecto a otro del mercado, cuanto menos deberíamos preguntarnos ¿Por qué? ¿Por qué existen westies a 150€ y otros a 1.500€ o más?
Llegado a este punto me gustaría reflexionar con los que tengáis la paciencia de leerme. A lo largo de los próximos artículos me gustaría escribir sobre los siguientes puntos:

  • Los gastos directos de un cachorro de westie antes de ser entregado a sus nuevas familias (vacunas, microchip, buena alimentación, inscripción en el LOE, revisiones veterinarias, juguetes…)
  • Los gastos indirectos de la camada del westy, antes de ser entregado a sus nuevas familias (coste de la monta, material propio del parto, coste del parto ¿hay cesárea?, urgencias veterinarias, manta eléctrica…)
  • Los gastos indirectos de la mamá del cachorro (hasta que la madre tiene sus cachorros ha ocasionado unos gastos que habrá que cubrir: veterinarios, vacunas, buena alimentación, juguetes, colchonetas…).
  • Los gastos indirectos propios del criador (instalaciones para los westies, correas, luz, agua, teléfono, calefacción…).
  • El tiempo dedicado. Criar con cariño, selección y sinceridad, conlleva muchas horas, preocupaciones y horas de sueño. El carácter impartido a los cachorros también lleva sus horas de trabajo.
  • El prestigio, años de dedicación, búsqueda de la mejora de la raza, exposiciones caninas… son otros factores a tener en cuenta.

Una vez que reflexionemos sobre estos gastos ¿Cuál es el precio que le pondrías a un cachorro? O dicho de otro modo ¿Cómo es posible que haya personas que vendan los westies a ciertas cantidades? Evidentemente o no se dedican a la cría de la raza o bien están recortando mucho por algunas de estos conceptos. Por ejemplo, en el artículo

Definitivamente, aunque no queramos un “westie super campeón”, el West Highland White Terrier merece un respeto como raza (cuando digo respeto, me refiero al cariño por la raza). Por eso, intentaré daros mi punto de vista en los próximos artículos sobre algunos puntos aquí planteados.

Y es que ya he escrito un poco sobre esta materia, pero sigo viendo cosas que no dejan de sorprenderme. “Cuidado con el precio de un cachorro de westie“, es un artículo que ya introducía muchas de estas cuestiones. También el reciente artículo “No existe el westie perfecto. El precio un posible indicador“, refleja el cariño y dedicación que muchos criadores de España le dedican a esta maravillosa raza.

Hasta qué edad puede ser madre una hembra westie

¿Existe una edad límite para criar con un West Highland White Terrier? Podríamos pensar que mientras la perra tenga el celo, la naturaleza está preparada para continuar la especie. No obstante, cabe destacar que, como en todo las especies, hay edades mejores que otras y que, por supuesto, hay edades que es mejor no sobrepasar.

Por norma general no se debe cruzar una hembra hasta el tercer celo, si bien al ser una raza pequeña, hay criadores que lo adelantan al segundo celo, sin ser demasiado descabellado. Por supuesto, depende de cuando le venga el primer celo y cada cuanto tiempo. Lo normal para una westy, y como aproximación, es que el primer celo venga en torno a los 8 meses y se repita cada 6 meses.

Por otro lado la experiencia en el westie apunta a que una hembra con más de 7 años empieza a dar problemas de cría (malformaciones, embarazos vacíos, menor número de cachorros…). Si bien, como pauta razonable podríamos establecer el 6º año como fecha tope. Por supuesto, depende de muchos factores como la salud de la hembra o el número de camadas que haya tenido, entre otros.

Hay que tener en cuenta que el primer cruce de la hembra debe ser cuanto antes (el 2º o 3º año de la westie podría ser lo más recomendable). Cruzar a hembras con más de 5 años por primera vez, contrae riesgos. Consulta tu veterinario de confianza si es el caso. Además, en estos casos, los controles deben ser mayores si cabe.

No obstante, cualquier gestación de tu westy debería ser controlada por tu veterinario de confianza (en especial si es la primera vez que tanto nosotros como la hembra tienen una camada). Los controles pueden ser muchos. Algunos ejemplos:

  • Citología para conocer los mejores días para las montas. Si bien, si cruzas con un criador experimentado, suelen acertar con los mejores días. No obstante, lo mejor es realizar siempre varias montas o al menos, mientras la hembra quiera.
  • Ecografía a media gestación para ver si todo va bien (por ejemplo entre los 30 y 40 días desde la monta es una buena fecha). En torno al día 25-30 ya se pueden ver claramente que el embarazo está progresando, aunque es mejor esperar unos días más para obtener más información. Si está suficientemente avanzado, también podremos ver el latido del corazón de los pequeños.
  • Radiografía unos días antes del parto (recordemos que la gestación de los perros suele estar entre 58 y 63 días). Por ejemplo en torno al día 55 desde la monta es un buen momento. Este tipo de prueba nos dará información sobre el número de cachorros que vienen, incluso del tamaño; un dato importante si es la primera vez que nuestra westie va a tener cachorritos.

Por supuesto, todas estas pruebas cuestan dinero, así que no hay que volverse locos a realizarlas todas. Será nuestro veterinario de confianza quien nos indique las mejores en cada momento y la necesidad real de las mismas. Siempre que puedas, déjate aconsejar por un veterinario experto en la raza, West Highland White Terrier. También existen veterinarios muy buenos especialistas en gestación.

No quiero cerrar este artículo, sin mencionar que la decisión de cruzar a nuestra westie debe ser meditada y responsable. Piensa en que vas a hacer con los cachorros, los cuidados específicos de la madre durante la gestación, los cuidados específicos de la madre y cachorros en las primeras semanas de vida, las necesidades de un cachorro de un mes, o de dos meses, etc. Piensa en que hacer las cosas bien, tiene unos costes (mejor alimentación, veterinarios, pruebas…). Además, aunque no es lo más habitual, existen riesgos o complicaciones que se pueden dar tanto en la madre (gestación, parto, lactancia…) como en los cachorros ¿Estamos dispuestos a asumirlos? Una vez planificado todo esto, entonces puede ser un buen momento para tener una camada de nuestra westy: desde luego, será una situación gratificante y una experiencia única.

Qué es un westie de exposición

Cuando estamos buscando ampliar la familia comprando un West Highland White Terrier, en muchas ocasiones nos encontramos criadores que nos hacen diferencia entre los cachorros. Muchos diferencian entre “Cachorro westie de compañía” o “Cachorro westie de exposición”. Algunos criadores llegan más lejos diferenciando un tercer grupo “Cachorro westie para cría”.

  • Cachorro westie de compañía: Se entiende que son los cachorros que el criador no ha “separado” para exposición. Eso no significa que sean cachorros feos o con defectos.
  • Cachorro westie para cría: No lo hacen muchos criadores, pero en términos generales es una selección de un cachorro, que esté equilibrado física y mentalmente, que no tenga defectos destacables (para no transmitirlos en la cría) y a ser posible que venga de camadas numerosas, de al menos 4 cachorros (a ser posible y si se conoce, de varias generaciones). Como toda selección, puede que tenga un incremento de coste.
  • Cachorro westie de exposición: Se entiende que el criador le ha visto características propias de exposición y lo ha separado para tal fin (mejores proporciones físicas, un carácter específico…).

Adquirir un cachorro de exposición no significa que el cachorro sirva para exposición o que vaya a ganar, sino que tiene cualidades que al criador le han gustado. Esta selección sobre el resto de cachorros de la camada hace que encarezca el precio medio del cachorro. Por otro lado, el cachorro de exposición, en muchas ocasiones se vende más tarde (entre 5 y 12 meses) ya que el criador selecciona si el crecimiento, proporciones y carácter siguen evolucionando de manera adecuada. Por supuesto, como es lógico, esta selección también aumenta el coste de venta del cachorro.

Los criadores responsables en muchas ocasiones tienen camadas de las que no seleccionan ninguno para exposición. También es cierto que en España hay criadores de westie de reconocido prestigio, con una sangre tan seleccionada, que la probabilidad de que les nazcan cachorros de exposición es mucho mayor que en otras líneas menos seleccionadas. Por probabilidad, también pueden nacer más cachorros de exposición si se tienen 50 camadas al año a si se tienen 4.

Tener un cachorro apto para exposición en España, es relativamente sencillo por las línes de sangre seleccionada que existen. Por otro lado, el nivel es tan alto, que ser apto para exposición no significa cosechar grandes éxitos en los ring.

Si no vas a moverte por exposiciones, adquirir un cachorro de exposición aporta mayor garantía de tener un westie más guapo y con más carácter (no significa que lo vaya a ser, pero la selección de un criador de confianza, aporta un plus). No obstante, en afijos de reconocido prestigio, en muchas ocasiones los cachorros de compañía se acaban convirtiendo en westies excepcionales. Ten en cuenta que en ocasiones los criadores no “separan” ya que para venderlo con más garantías hay que asumir el riesgo de quedárselo durante más meses, con más gastos, y con la posibilidad de que luego no sea apto para exposición. O incluso de la misma camada se quedan “al mejor” pero otros hermanos también serían aptos para exposición.

En conclusión: la selección de la línea de sangre, la cría responsable, el precio del cachorro, el “nombre” del criadero o la forma de cría, son indicadores para obtener un westie guapo y equilibrado (aunque no una garantía). Buena suerte en tu búsqueda.

No existe el westie perfecto. El precio, posible indicador

En primer lugar hay que entender que la raza West Highland White Terrier, al igual que otras razas caninas, tiene un estándar. Este estándar intenta indicar como debe ser cada uno de los ejemplares. Siendo muy estrictos, el estándar debe ir encaminado a la perfección de la propia raza. Aunque, en realidad, este debe considerarse como un conjunto de pautas para que un westie sea un westie.

Es por ello, que todos los westies deben cumplir el estándar para poder ser considerado de tal raza. Eso no significa que, porque cumpla el estándar, sea un ejemplar bello.

Cumplir el estándar al la perfección en todos sus aspectos es algo muy, muy complicado. Además, si a esto le sumamos las “modas” sobre el arreglo (grooming) que se generan en las propias exposiciones caninas, hace más complicada aún la existencia de un westie perfecto. No solo por la dificultad física (proporción de todas y cada una de sus cualidades), sino porque al final, cumpliendo el estándar, es un echo subjetivo al las características que le llama más la atención a cada uno. Es más, a un porcentaje alto de las personas que compran un westie, no les gusta tanto el arreglo específico de exposición (en especial el cardado de la cabeza).

 Un artículo que leí hace algún tiempo, decía que “no existe el westie perfecto, si bien hay que buscar que el ejemplar que esté lo más equilibrado posible”. Entiendo que es responsabilidad de los criadores y de todo aquel que quiera cruzar alguna vez a sus perrillos, que el esfuerzo de los que pretenden mejorar la raza, debe estar presente en cada uno de los cruces que se hagan. Es decir, que sin tener la mejor hembra westy o el mejor macho westy, procuremos realizar cada cruce con un poco de cariño (perros sanos, equilibrados en carácter, que no tengan defectos físicos graves según el estándar…). Esto que comento, lo hago extensible a criadores y a particulares.

La “selección de sangre” (o ser meticuloso a la hora de planificar una camada) no debería ser cosa de criadores de “alto standing” sino de todo aquel que realmente quiera mantener la existencia de esta raza tan simpática y bonita. A la hora de comprar un westie, debemos pensar que detrás del precio puede existir mucho de “hacer las cosas bien”. El que no se preocupa, muchas veces no se preocupa tampoco por sus precios (ni por sus gastos). O expresado de otro modo, mejor vender 10 cachorros a 400 euros, que 3 cachorros a 1.000 euros (claro que para vender a 400 euros debo gastar mucho menos).

Con todo esto quiero decir que cada uno tiene sus gustos, y cada criador reforzará o añadira lo que más le guste de la raza a sus próximas camadas, pero que entre todos hemos de intentar mejorar la raza del West Highland White Terrier: también cuando buscamos nuestro próximo compañero.

Cuidado con el precio de un cachorro de westie

La crisis afecta a todos los sectores. En la cría de perros también repercute. Desde luego existe menos gente con capacidad de gastarse gran cantidad de dinero en un cachorrito y el que la tiene, quizás le da más miedo de lo habitual gastárselo… Es normal, son los latigazos de “la crisis”.

También ocurre que en épocas de crisis, salgan “nuevos” criadores que buscan una oportunidad de sacar “tajada” de la cría de animales. En muchos casos, ayudan a tirar los precios, siempre con la finalidad de ayudar, o quizás con el ánimo de engañar al comprador. Como compradores, intentamos “coger” las oportunidades o pagar “lo que podemos”. Pero hay que pensar que un perro es un animal y debería acompañarnos durante muchos años.

Mi pequeña reflexión: cuidado con lo que deseamos o pedimos, porque es lo que tendremos.

Y es que la pregunta es ¿Cuánto cuesta realmente un cachorro de westy?

Para que nos hagamos una idea del precio de un cachorro, hay que pensar en los gastos directos y los gastos indirectos.

Para calcular un precio justo hay que tener en cuenta:

  • Gastos directos de un cachorro de westie: vacunas, microchip, desparasitaciones, revisiones veterinarias, inscripción de la camada (para el pedigree), pienso que come el cachorro hasta la entrega…
  • Gastos indirectos de la camada de westie: tratamientos o pruebas de la mamá del cachorro de westy, el coste del cruce con el papá, material propio del parto, matas eléctricas, cuna, comedero, juguetes para cada camada…
  • Gastos indirectos de la mamá del westie: coste de compra de la mamá, vacunas anuales, revisiones veterinarias, comida y cudiados desde la última camada…
  • Gastos propios del criadero y del afijo: Independientemente de si es cría familiar o en un criadero, el coste de las instalaciones, bebederos, comederos, desinfectantes, peluquería canina…
  • El tiempo dedicado a la cría: Dedicación 24×7, pues los animales no entienden de horas, ni de festivos, ni de vacaciones…
  • Por último, el punto más subjetivo: Valorar el trabajo y el tiempo dedicado a la mejora de cada raza. Porque el West Highland White Terrier es un conjunto de belleza (con su característica cabeza, su faldón y su cola), fortaleza (es un perro fuerte físicamente y valiente) y carácter (es un perro juguetón, noble y obediente). No nos dejemos engañar por “cualquier perrito” sin pedigree reconocido por la RSCE.

Podemos estar en crisis, pero los gastos siguen siendo los mismos o mayores (hay que recordar la subida del IVA del 8% al 21% en veterinaria en España).

Ahora… ¿De dónde sale la venta a 400€ o menos por un cachorro? ¿Cual es el precio justo? Hay que reducir por algún lado ¿De dónde? Esta es la reflexión: pienso malo, explotación de las hembras, reducción de costes veterinarios (sin revisiones, menos vacunas…), reducción de costes en los papeleos, separación del cachorro de la madre al mes y medio, westies importados en muy malas condiciones…

Quiero dejar bien claro que esto no es aplicable a la persona que cruza a su hembra con el macho de su vecino, pues lo que buscamos en la mayoría de estos casos es la satisfacción de tener cachorritos una vez en casa…

No creas en un precio excesivamente barato. Pregúntate por qué está tan barato, por ejemplo: 

  • ¿Es criador? ¿Es experto en la raza?
  • ¿Es una tienda?
  • ¿Tiene sitio web? ¿El sitio web te transmite seguridad?
  • ¿Tiene bien cuidados sus animales? ¿Puedo ver la mamá?
  • ¿Te ofrecen ver el cachorrito antes de la entrega?
  • ¿Hay algún veterinario cualificado detrás de cada camada?

Sigue tu instinto. Da una oportunidad a todo aquel al que llames o visites. Pero sobre todo, sigue adelante con el que te transmita seguridad, confianza.

No creas en el anunciante, criador o tienda que tira los precios, porque el siguiente paso es dejar de criar una raza en particular; en su conjunto, la destrucción de la raza: belleza, fortaleza y carácter, este es el West Hihgland White Terrier.