La mirada de un westie

Aquí os dejo un texto que ha publicado en facebook recientemente la criadora de West highland White Terrier del afijo deMerino. Es un hecho real que a mi me ha calado. Es un signo más de la diferencia entre tener un negocio de venta de perros o amar y criar una raza… Los pelos de punta.

La mirada de un westie – 6 de mayo de 2012

Transmites cansancio, incertidumbre y miedo. Mis caricias y suaves palabras hacen que sienta tu serenidad y calma.

Tras varias horas de agotadoras respiraciones y pujos por fin asoma su cabeza, es grande y te cuesta tremendos esfuerzos conseguir que nazca. Con ilusión lames y lames a tu cría pero ha pasado demasiado tiempo y su pequeño corazón ya no late.

Tu mirada me pide ayuda a gritos “¡¡Por favor, haz algo!! ¡¡Ayúdame!! Lo dejo en tus manos…”

Confianza plena en lo que yo pueda hacer por tu pequeña cachorra.

La envuelvo en una toalla y froto para intentar reanimarla, seco su pequeño cuerpo aún empapado, pero la esperanza es poca, su cabeza se mueve de lado a lado y su boca permanece abierta sin el más mínimo resquicio de vida.

Masaje cardiaco… Nada.

Maniobra RCP… Nada…

“¡¡Animo pequeña!! ¡¡tu puedes!! ¡¡Tu mamá está aquí, inténtalo!!”

Seguimos masajeando (he de reconocer que no con mucho optimismo) pero…

¡¡¡Siiiii!!! Una bocanada de aire entra en sus pulmones!! Aún hay esperanza!!

Madre westie abrazando a su cachorra recién nacida, del afijo deMerino, criador de West Higland White TerrierTus ojos se llenan de alegría, me miras a mi y a tu pequeña y continuamos con los masajes mientras tu lames impetuosamente a tu niña.

Pasan 2, 3, 4 eternos segundos sin movimiento alguno, y de nuevo llega otra bocanada más de vida… Siiiii, lo estás consiguiendo pequeña ¡¡sigue asi!!

Y con tus besos, lametones e ilusión empieza a renacer esa vida que nunca debió perder esta hermosa cachorra que has traído al mundo.

Gracias amiga, gracias, con esa mirada me dices más de lo que pueda desear. Tu esperanza me ayudó a intentar algo tan difícil como reanimar a tu pequeña sin vida, sino me lo hubieses pedido quizá nunca lo hubiese intentado.

Gracias a todas mis perrillas, mis grandes compañeras, por dejarme vivir tantas y tantas maravillosas experiencias junto a vosotras.

Cachorra de westie en el tronco de un olivo, del afijo deMerino, criador de West Higland White Terrier

 

Anuncios

10 pautas para alimentar mejor a tu westie

Voy a dejar unos consejos de alimentación, que creo yo tendría en cuenta en cuanto a la alimentación de mi West Highland White Terrier:

  1. Alimenta a tu cachorro de westie con la mejor comida que te puedas permitir. No siempre la marca de pienso más cara tiene por qué ser la mejor, pero al menos intenta dar la alta de gama de una marca de confianza. Que en la etiqueta ponga que está elaborado a base de carne o pescado, será siempre mejor a que esté hecho a base de cenizas de carne o pescado. Existen dietas naturales que no tienen por qué ser mucho más caras, aunque si exigirán mucho más de nosotros.
  2. Tu westie cambia con la edad, y cada edad o estado de salud tiene unas necesidades diferentes. Adapta la dieta a sus necesidades. Si tu perro es un cachorro, dale pienso de cachorros. Si tu perro es muy activo y hace mucho ejercicio, dale un pienso energético. Si tu westie ya es ancianote, dale un pienso especial que cubra sus deficiencias.
  3. Siempre que tenga una vida activa y esté dentro de su peso, puedes ponerle pienso a placer durante todo el día. No obstante, para educar a un cachorro de westy a hacer sus necesidades en la calle, puedes ayudarte dándole una toma unos 30 minutos antes de sacarle a la calle. Esto favorecerá que le puedas premiar por hacer sus necesidades en el sitio adecuado. De esta manera disminuirás la ansiedad del animal por comer.
  4. Si tienes que cambiar de pienso, hazlo progresivamente. Durante el cambio, que como referencia podemos coger una semana, tendremos que observar a nuestro westy: consistencias de las heces, frecuencia de las deposiciones, si bebe más agua, si necesita hacer más veces pipi o la cantidad/volumen de comida ingerida entre otros factores. Además durante el primer mes debemos ver si nuestro westie aumenta o disminuye de peso, ya que puede ser síntoma de un exceso energético, falta de alimento en la nueva alimentación o falta de palatabilidad de la misma (vamos, que no le guste la nueva alimentación). Además en esta raza, durante el primer mes de la nueva alimentación debemos observar cambios en la piel (heridas, eccemas, color, olor; en el lomo, comisuras de la boca, ingles, tripa…), cambio del brillo natural del pelo, incremento de la grasa del pelo, cambios en la pigmentación (decoloración de la nariz, ojos, uñas…). Un buen criador de West Highland White Terrier, que se preocupe por sus cachorros, te facilitará un poco de pienso o al menos la marca que da a sus cachorros, para que puedas hacer el cambio progresivamente.
  5. Si tu westie tiene que tomar algún medicamento, hazlo durante las comidas. Se digerirá mejor y te será más fácil introducírselo. De todos modos, debes observar al perro, ya que, algunos muy listos, son capaces de separar “el objeto extraño” en el recipiente, en la boca o incluso devolverlo. Un buen truco para pastillas, es metérsela en la garganta (pregunta a tu veterinario) y después darles algún premio blando que le guste mucho y se lo coma casi sin masticar.
  6. Evita dar comida y restos de la mesa. Normalmente no suele ser buena para los perros (condimentos, exceso de sal y grasas) y además, puede incluso hacer que rechace su pienso – ¡Con lo rico que está lo que come mi “amito”! –. Por otro lado, si alguna vez lo haces, que sea siempre después de comer, para impedir que tu westie esté toda la comida pidiendo.
  7. Evita dar un exceso de caprichos y premios, ya que suelen ser muy ricos para que el westy los consuma, pero por otro lado, el exceso genera desequilibrio en la dieta. No dar más de una décima parte de caprichos, con respecto a su comida.
  8. Tu westie no debería tomar alimentos que no estés seguro que puede tomarlos. Por ejemplo, el chocolate, las uvas, la cebolla o las nueces pueden ser bastante tóxicos (incluso, algunos en exceso, mortales).
  9. Nunca debe faltar un buen recipiente de agua limpia y fresca, apta para el consumo. Todos hemos visto a un perro bebiendo de un charco de la calle y aunque a priori “no pasa nada”, debemos evitarlo facilitando agua limpia. Si tu westie vive en el campo o lugares dónde haya más charcos, lleva más control sobre la desparasitación. Una buena cantidad de agua es fundamental en dietas a base de pienso seco y sobre todo en verano, momento en el que tu westy puede deshidratarse con facilidad.
  10. Por último y lo más importante, consulta a tu veterinario de confianza sobre los cambios de alimentación que necesites hacer.

Como puedes ver, no son cosas muy complicadas y dentro de una lógica normal de educación de cualquier perro. Tu westie agradecerá algunas normas. Con estos simples consejos, tu West Highland White Terrier estará siempre más sano.

Cuándo hacer el primer trimming a mi westie

Pues yo diría: “Cuanto antes, mejor”. Por supuesto, dependerá de varios factores como la edad y el tipo de pelo. Como no estoy a favor de que un cachorro se separe de su madre antes de los dos meses, no sería descabellado pensar que entre el 2º y 3º mes al cachorro ya se le puede hacer una primera toma de contacto. Hay criadores que te entregan a tu cachorro de westie con su primer trimming hecho.

Cuanto menos cortemos el pelo del cachorro, mejor: siempre arrancado. Así que, en el momento en el que estimes que el pelo está suficientemente largo, será un buen momento para acercarlo a un peluquero de confianza, experto en West Highland White Terrier. También es verdad que no es recomendable esperar demasiado tiempo. Así por ejemplo, como referencia, si el pelo de tu cachorro tiene 3 cm de longitud, puede ser suficiente para hacerle su primer trimming (quiero matizar que el estándar habla de 5 cmde longitud en el pelo de un westy adulto).

Por norma general, un trimming a un cachorro de westy se le hará de manera menos agresiva y por tanto, quitando menos pelo. De esta manera, le iremos sacando varias capas de longitudes distintas de manera progresiva y acostumbrándole a este tipo de peluquería. Esto no significa que el peluquero tarde menos tiempo, ya que con un cachorro hay que ir un poco más despacio y con más paciencia. Por eso, que no te extrañe que te cobre lo mismo que a un adulto: no es infrecuente oír: “Pero si mi cachorro no tiene el mismo pelo que ese westie adulto”, pero la realidad es que el tiempo invertido puede ser parecido.

Al principio, como referencia, puede ser suficiente arreglarlo cada 2 meses (aunque dependerá de la velocidad de crecimiento del pelo de tu cachorro y de si quieres experimentar presentándole a exposiciones caninas).

Un westie con un buen trimming hecho, será el rey o reina del parque.

Mi primer cachorro en casa: 10 consejos prácticos

Aquí recojo las 10 pautas que considero interesantes una vez que llega tu cachorro a casa:

  1. Presenta la casa al cachorro. Según llegue a la casa, preséntale cada rincón de la casa y explícale en los lugares en los que no puede entrar. Por supuesto, una vez presentado todo, no le dejes entrar ahí en dónde está “prohibido”. Presenta al cachorro su sitio. Lo puedes hacer dejándole su agua, su comida y su cuna, colchoneta o manta.
  2. Enséñale el lenguaje humano. Los westies son capaces de entender parte del lenguaje humano. El cachorro tendrá un nombre. No dejes de repetírselo los primeros días, en especial cuando hace cosas bien y cuando le estás premiando o dando de comer. Además, cuando hace algo mal, es aconsejable utilizar una palabra corta y contundente (“No” o “Muy mal” pueden ser suficientes), sin acompañarlo de su nombre. Recuerda que el perrillo captará más tu intención que tus palabras. Un pequeño toque en los cuartos traseros atraerá mayor su atención.
  3. No dejes que el cachorro haga el primer día lo que no quieras que haga nunca. Por ejemplo, si no quieres que se suba al sofá, no le dejes que lo haga el primer día.
  4. Sé tú el dominante. Al principio, el terrier te estará midiendo constantemente a ver quién es el jefe. No dejes que él lo sea. La decisión tuya es la que tiene que prevalecer. No cedas los primeros días. No dudes: a él no le va a importar.
  5. Ante la duda, realiza una revisión veterinaria. Si no has estado presente en la última revisión veterinaria o no está apuntado en su cartilla, convendría que los primeros días lo llevases a un veterinario de confianza.
  6. No lo saques a la calle si no ha cumplido al menos la vacuna del tercer mes. Al cachorro se le puede poner una vacuna trivalente al mes y medio. Pero las que realmente son necesarias son la de los dos meses y la de los tres meses. Ni se te ocurra sacarle antes de casa. A veces sale rentable comprar cachorritos de 3 meses ya vacunados.
  7. Cumplidas las vacunas mínimas, tendrás que sacarle a la calle un mínimo de 3 veces al día (salvo que viva en el jardín). Al menos una de estas veces, debería ser lo suficientemente larga para que el perro desfogue: esto creará un buen vínculo entre vosotros. Cuando el cachorro haga sus necesidades en la calle, prémiale mucho. Cuando las haga en casa, “enfádate” con él. Al principio, trucos como darle de comer 30 minutos antes del paseo, ayudará a que haga sus necesidades en la calle.
  8. Llama a quién te lo vendió la primera semana ante cualquier síntoma vírico (diarreas, tos, respiración forzada…) para que te aconseje. La ley establece una garantía en España de una semana (hay criadores que incluso dan 15 días). Ante la duda acude a tu veterinario, pero siempre primero intenta contactar con el criador. Una pequeña diarrea los 2 primeros días puede ser normal (por los cambios), siempre que el perro esté contento.
  9. Realiza una alimentación de transición, siempre que puedas. Pregunta al criador que pienso le está dando (incluso a veces te pueden facilitar una muestra) y haz una transición con su nuevo pienso. Por supuesto, cuanto mejor sea la gama del pienso del cachorro, menos problemas tendrá de adulto. No le des comida de la mesa ni comida alguna que no sea su pienso (o golosinas para perros) al menos hasta que esté establecida su dieta definitiva.
  10. Es un cachorro de westie y como tal querrá jugar. Tiene que estar contento y revoltoso. Si no quieres que tus calcetines tengan agujeros de por vida, enséñale cuales son sus juguetes. Puede ser un poco tímido, pero si está apático y sin ganas de jugar durante todo el día, en un síntoma de que algo no anda bien. ¡Ojo!, si juega mucho al final del día estará cansado y con ganas de dormir ¡¡no te asustes!!

Pequeños consejos, que se pueden completar con una buena educación. Pero lo más importante de todo, quiérele mucho: te lo agradecerá toda su vida.

Comprar un westie en Navidad

Comprar un cachorrito de West Highland White Terrier es siempre una decisión difícil y en gran medida, responsable.

  1. Difícil porque nos acompañará toda su vida (esto rondará, normalmente, entre 12 y 16 años), porque hay mucho en el mercado Español e internacional y porque muchas veces no entenderemos por qué un westy cuesta en un sito 350€ y en otros 1.500€ o más.
  2. Responsable, porque una vez que esté en casa, hay que entender que es un perro, que al cachorro habrá que educarle casi como a un hijo, que hay que sacarle 3 veces al día, que hay que jugar con él a diario y que hay que alimentarle con un buen pienso. Incluso aunque viva en exterior en tu jardín, tu westie necesitará mimos todos los días. Todo esto durante 15 años…

Sin embargo, poner un westie en tu vida es una de las decisiones más gratificantes que tomarás. Son cariñosos y juguetones, pero sobre todo, se adaptarán a tu forma de ser: conozco westy que viven con la abuela en un piso y los que se van a correr con los chavales. El westie es un perro “avisador” por lo que tiende a ladrar, aunque con una buena educación conseguirás que no lo haga en casa. Ten en cuenta que es un Terrier y esto implica que son cabezotas, pero también son inteligentes y en cuanto tengas ‘feeling’ con el, será tuyo para siempre.
En la época navideña, se tiende a correr o tomar rápido la decisión de adquirir un cachorro de westy. Esto no es ni malo ni bueno, siempre que la decisión venga de antes y se tome con consciencia. En navidades algunos criaderos buscan hacer su agosto. Con los criadores serios, normalmente no encontrarás diferencias entre el precio de diciembre o de febrero (o muy pocas normalmente justificadas por otros factores). Toma la decisión tranquilamente. Es mejor regalar una foto de tu futuro cachorro dedicada: “Me llamo Pancho y en 20 días estaré en casa” que tomar la decisión con ansia y adquirir “cualquier cachorro” o “este no me vale porque lo entregas después de tal fecha”.
El precio será otra cuestión, que puedas llegar a una cantidad o a otra, pero lo importante es que estés seguro de tu decisión. Cuidado, que como en todo, existen timos. No compres a distancia si no estás seguro de que el criador lleva al menos un par de años criando, en especial si no tienes tiempo para investigar un poco. Pero sobre todo, sigue tu instinto. Si alguna vez no puedes mantenerlo, no comentas locuras: acude a quién te lo vendió. Si quiere a los animales, te ayudará a encontrar una familia para el perrillo.
En Navidad, mantén la ilusión: es el momento…

Tramitación del pedigree de tu Westie

 

El LOE (único documento que demuestra en España que tu westy tiene pedigree), se tarda un tiempo en tramitar y tiene un coste. No te extrañe que el criador que te venda tu cachorro te indique que tardará en tramitarse unos meses. Consta de varios pasos:

  1. El criador inscribe la camada en la RSCE, donde comunica el nacimiento de todos los cachorros.
  2. La RSCE devuelve al criador un formulario para que asocie el microchip del cachorro con un número exclusivo para él (posteriormente será el LOE).
  3. El criador envía a la RSCE todos los formularios (juntos) de la camada,firmados por un veterinario colegiado.
  4. La RSCE termina de tramitar en LOE, y se lo envía directamente al criador.
  5. El criador te enviará el LOE. Este siempre tendrá que estar firmado por el criador, para tramitar el cambio de propietario a tu nombre. Si no está firmado NO sirve para nada: el LOE seguiría siendo propiedad del criador.
  6. El LOE debes rellenarlo con tus datos, firmarlo y remitirlo a la RSCE para que tramiten el pedigree a tu nombre.

Como hay criadores que te entregan el cachorro sin microchip, en este caso inscribir el cachorro es algo más complejo, ya que el único que puede tramitarlo es el criador:

  1. El criador inscribe la camada.
  2. La RSCE devuelve al criador el formulario.
  3. El criador envía dicho formulario al nuevo propietario.
  4. El nuevo propietario se encarga de que un veterinario colegiado le ponga el microchip y rellene y firme el formulario para devolver al criador.
  5. El criador tiene que esperar a tener TODOS los formularios de la camada sellados. Una vez que los tenga, el criador los envía a la RSCE y abona sus costes.
  6. La RSCE termina de tramitar en LOE, y se lo envía directamente al criador.
  7. El criador envía el LOE al nuevo propietario. Este siempre tendrá que estar firmado por el criador, para tramitar el cambio de propietario del LOE al nombre del nuevo propietario. Si no está firmado NO sirve para nada: seguiría siendo propiedad del criador.
  8. El nuevo propietario rellena el LOE con sus datos, firmarlo y remitirlo a la RSCE para que tramiten el pedigree a tu nombre.

Si a los 10 meses de edad del cachorro, el criadror no te ha enviado el LOE firmado, ponte en contacto con él. El que el microchip y la tramitación del LOE esté incluido en el precio es algo a tener en cuenta a la hora de adquirir tu cachorro.

Por supuesto, esto que se ha descrito, es extensible al resto de razas.

Que es el pedigree de tú cachorro

 El pedigree es el árbol genealógico de tu perro donde aparecen 3 o más generaciones anteriores y los títulos conseguidos por cada uno de ellos (belleza, trabajo, etc.). Esto certifica que tu cachorro desciende de una línea de perros en la que todos han sido westies. Es decir, que tu perro es de pura raza.

En criadores reconocidos a nivel mundial, puedes recorrer los árboles genealógicos hacia atrás viendo generaciones y generaciones con una estricta selección de auténticos West Highland White Terrier. Luego nos preguntamos por qué hay perros de 800€, de 1.500€, 2.500€, 10.000€… Puedes ver información europea en Westieinfo en la que por supuesto no podrás ver todo lo que hay en España (aunque es un punto de referencia).

En España disponemos de la Real Sociedad Canina Española, que recoge todos estos datos y certifica que efectivamente tu cachorro es un West Highland White Terrier con ese árbol genealógico. Esto se recoge en el LOE (Libro de Orígenes Español). El LOE es un número relacionado con su árbol genealógico, y está asociado un su pedigree. Este nos muestra el nombre del perro, fecha de nacimiento, número de microchip, raza y datos del criador.

El LOE (único documento que demuestra en España que tu westy tiene pedigree), se tarda un tiempo en tramitar y tiene un coste. No te extrañe que el criador que te venda tu cachorro te indique que tardará en tramitarse unos meses. Si a los 10 meses de edad del cachorro, el criadror no te ha enviado el LOE firmado, ponte en contacto con él. Que el microchip y la tramitación del LOE esté incluido en el precio es algo a tener en cuenta a la hora de adquirir tu cachorro.

Desgraciadamente, la Real Sociedad Canina no va criadero por criadero certificando que la mamá y el papá de tu cachorro son la que el criador dice que son. Espero y deseo pensar, por el bien de la raza, que los criadores son honrados. La RSCE puede hacer una prueba de ADN a los perros en caso de dudas.

Cuidado con los pedigrees de otras sociedades caninas (de clubes privados o locales) ya que el único reglado en España es el LOE. Si tu cachorro tiene otro, no pasa nada. Simplemente no tendrás un pedigree homologado. Si quieres tener descendencia con él, tendrás que pasar una serie de trámites tediosos en la RSCE. Quizás es mejor, tenerlo tramitado desde el principio.

En ocasiones, en perros que no se conozca su procedencia, se puede hacer un “Reconocimiento de raza” en alguna exposición canina. Expertos en la raza lo revisarán concienzudamente para verificar que tu westy, realmente es un West Highland White Terrier. En ese caso, empezarían un nuevo árbol genealógico, en el que aparecería sólo tu perro.

En la mayoría de los países hay organismos que reconocen el pedigree de cada perro, aunque no todos son compatibles en España y hay que asistir a un “Reconocimiento de raza”.

Si adquieres tu cachorro fuera de España, este deberá tener un “Export Pedigree” de la FCI (Federación Canina Internacional) para poder tramitar tu pedigree en España. Este trámite suele ser más tedioso todavía. Si el perro no tiene “Export Pedigree” tienes que solicitárselo a la sociedad canina de origen.

Personalmente nunca me gastaría dinero en un westie sin pedigree de la RSCE o FCI.