Dieta a base de alimentos crudos para westies (BARF o ACBA)

La dieta BARF o ACBA (traducción al español: “Alimentación Cruda Biologicamente Apropiada”), consiste en dar de comer a tu perro alimentos crudos. Esto incluye carnes, vísceras, verduras, huesos, huevos, etc. y por supuesto, verduras.

Como en todas las dietas, incluidas la de humanos, hay mucha gente a favor y otra mucha gente en contra. Fue el Dr. Ian Billinghutst uno de los promotores de esta dieta y que asegura, es la forma más sana de alimentarlos, ya que sería la alimentación que ellos encontrarían en vida salvaje. En el otro extremo, tenemos a otros que argumentan los peligros de la alimentación sin cocinar (bacterias resistentes, entre otros).

En mi “no experta” opinión, desconozco lo que vivían los perros de hace 300 años, pero desde luego los piensos como los conocemos algún día existen desde hace apenas unas décadas (a mis padres y a mis abuelos no se les ocurría alimentar a los perros con pienso). Por otro lado, los perros tienen un sistema digestivo fuerte. Así que, ahí está la polémica. Desde luego un pienso libre de organismos extraños, será más improbable que cause ciertas enfermedades (en pro, quizás, de desarrollar otras intolerancias alimenticias).

Mucha de la gente que la ha probado, considera que tiene muchas ventajas en relación con el pienso:

  • Suele evitar bastantes problemas de alergias.
  • Evita problemas de piel (de cierta freceuncia en el westie).
  • Ayuda a regular el sobre peso.
  • Evita problemas en las glándulas anales.
  • En general, las heces suelen ser más densas, en menor cantidad y con menor olor.
  • Mejora notablemente o mantiene un pelo de calidad y con la cantidad adecuada, con menos grasa.
  • Reduce el mal aliento.
  • Reduce el sarro.
  • Además, el westie no consume los conservantes presentes en las comidas comerciales, consumiendo todo el alimento que tiene la comida no cocinada ni prensada (como los piensos).
  • Por último, y no menos importante, la comida es más variada y le gusta más al westy.

Sin embargo, existe mucha gente en contra de esta alimentación para perros. Normalmente argumentan:

  • Darle huesos a un westie podría llegar a perforar el intestino (cuando en realidad, los huesos cocinados son los que pueden llegar a perforarlo con mayor probabilidad)
  • Probabilidad mayor de contaminación bacteriana, que a un westie un poco más débil, podría ponerle enfermo.
  • Hace ya tiempo que los perros dejaron de alimentarse igual que los lobos.

A parte de todo esto, hay que tener en cuenta que preparar este tipo de alimentación a nuestro westie, nos va a llevar más tiempo prepararla, puede costar un poco más que un pienso barato y, por supuesto, el peligro añadido de no darle la alimentación equilibrada. No obstante, si lo planificamos por semanas, con preparar un par de días la “comida base” y luego día a día lo específico, podemos ahorrar bastante tiempo.

Una proporción equilibrada de dieta BARF puede ser el siguiente:

  • 60% de huesos crudos carnosos, como por ejemplo carcasas de pollo. Comercialmente existe el Naturcan, que puede ser una buena base. Pero no nos olvidemos que de es recomendable que mordisquen algún hueso de vez en cuando, siempre que no sean punzantes o fácilmente astillables.
  • 15-20% de carne, pescado y huevos. Lo más recomendable es pollo (por precio y por sano), aunque hay que alternarlo con ternera, cordero o pavo (el cerdo no es aconsejable para el westy).
  • 5-10% de vísceras (corazón, hígado, riñones, intestinos, pulmón…). Cuidado aquí, con el origen, textura y densidad de las vísceras. En casos como el pulmón o el corazón de ternera, por ejemplo, puede resultar demasiado complicado de comer por el westie. Será mejor triturarlo. Los trozos muy “babosos” pueden colarse a la garganta sin ser masticados, con la correspondiente obstrucción.
  • 15% de verduras variadas y trituradas (lechuga, zanahorias, calabaza, espinacas, tomates, pimientos, brócoli…). En el caso de la patata es mejor cocinarla. Recomiendo en este caso el artículo de Alimentos prohibidos para un westie.
  • Suplementos(no es necesario darlos todos a la vez):
    • Huevo con cáscara (existen estudios que indican que el huevo crudo no se aprovecha al 100%, así que en este caso, yo – no la dieta ACBA – recomiendo hervirlos. La cáscara la podemos machacar, creando un pequeño polvo, que esparciremos en su comida. 2-3 veces a la semana, para un westie está muy bien.
    • Aceite de hígado de bacalao (1 cucharadita).
    • Aceite de salmón (1 cucharadita).
    • Vinagre de manzana (1 cucharadita).
    • Yogur natural sin azúcar.
    • Existen otros muchos suplementos en forma de aceites (ricos en omega 3 y omega 6) y  hierbas (por ejemplo Luposan tiene una gran variedad de suplementos para perros), que pueden venir muy bien para completar la dieta.

Resumiendo, la alimentación BARF puede parecer una gran dieta, pero también tiene quienes la critican. En general con mis West Highland White Terrier, cuando la he probado o la han probado en mi círculo cercano, nos ha ido bien (perros más musculados, mejores de piel, heces menores y más compactas, menos aliento…). Quizás el día a día y su elaboración, ha hecho que no la siga incondicionalmente. Si quieres probarla con tu westy, te recomiendo que te informes bien y hables con tu veterinario. Por supuesto, introdúcela progresivamente para que tu perro se acostumbre.

Anuncios

Carne cruda para un westie

Son muchos los que recomiendan para los perros una dieta a base de alimentos crudos (dieta BARF o ACBA) y otros tantos los que están en contra de ellas. Unos hablan de las bacterias y parásitos (algunos mortales) que pueden tener y otros, en cambio, que los piensos existen hace menos de un siglo. Conozco algunos criadores de westy que la han probado con buenos resultados. No obstante, tanto la lleves a cabo de manera completa, la uses como complemento, como le des “caprichos” puntuales, es interesante tener en cuenta algunas indicaciones.

En cuanto a la carne cruda para el West Highland White Terrier, hay que tener especial cuidado con el cerdo, ya que puede causar la enfermedad de Aujezky (Pseudo Rabia). Además, los huesos de pollo, pavo, ternera o cerdo, son muy frágiles y punzantes. Si hay que darlos, es preferible hacerlo en crudo ya que se astillan menos que cocinados (aunque siempre es preferible que estén triturados; en el mercado existen algunas marcas comerciales como Naturcan a base de restos de pollo). Además, en general, el cerdo, la ternera o el pato son muy grasos para la digestión del perro.

Hay que prestar atención a la piel de pavo, ya que hay estudios que indican que produce pancreatitis en los perros.

Por otro lado, cuidado con el pescado crudo, sobre todo si desconfiamos de su procedencia, ya que los pescados contaminados con parásitos son bastante peligrosos (Mejor congelar siempre o mejor aún, cocinarlo). Además el exceso de pescado crudo, en especial de agua dulce (que contiene tiaminasa), puede provocar deficiencias de tiamina (vitamina del grupo B). Así que en caso de darlo crudo, siempre será mejor no abusar.

Además, para llevar a cabo una dieta de este tipo o como complemento, es recomendable tener en cuenta los alimentos prohibidos para un westie.