Cachorro de westie: Gastos indirectos de una camada que influyen en el precio

En el anterior artículo “Cachorro de westie: gastos directos que influyen en el precio” comentaba los gastos más evidentes a la hora de tener una camada de West Highland White Terrier en casa. O dicho de otra manera, los gastos a los que un criador de westies tiene que hacer frente antes de entregar la camada. Factores como la alimentación, las vacunas, el microchip, el papeleo, revisiones veterinarias de los cachorros…

Sobre estos costes, existen otros gastos que he denominado indirectos. Estos los he considerado como todos los costes que rodean al nacimiento de los cachorros de westie y su relación con la madre:

  • Coste de la monta fuera del criadero. Cuando realmente se busca una selección, en muchas ocasiones se buscan perros fuera del criadero. Para machos westie de calidad, he visto montas entre 400 y 1.000euros, así que computar 100€ por cachorro en concepto de monta, no es algo para nada desproporcionado.
  • Coste de la monta en el propio criadero. Si el criadero tiene suficiente background, experiencia o westies que lo valen, se busca compensar las hembras con los propios machos del criadero. En muchos casos, estos machos propios se han movido por exposiciones (con el consecuente gasto), son campeones o bien vienen de unas líneas muy seleccionadas. Las exposiciones caninas tienen muchos gastos: inscripción (una media de 35€), transporte (gasolina que depende de la distancia), preparación (la sesión de peluquería ronda los 50€), material específico de exposiciones, hospedaje (encima, que te dejen alojar los perros)… Así que computar 100€ por un cachorro de westy, tal y como si fuese una monta externa, no es tampoco desproporcionado. Además, el macho requiere sus cuidados anuales (comidas, vacunas, desparasitaciones, juguetes, correas, colchonetas…) que habría que tener en cuenta.
  • Además, hay que considerar si se le ha hecho alguna prueba complementaria a la madre: test de progesterona, ecografías (aproximadamente 40€), radiografías (aproximadamente 50€), analíticas, tratamientos antibióticos o de otro tipo… Dado que esto no siempre es necesario, voy a computarle 5€ de media a cada cachorro.
  • ¿Han existido algún tipo de urgencia veterinaria? ¿Ha sido necesario cesárea? Es importante entender que el westie no es un perro “propenso” a necesitar cesárea, por lo que cuando esto ocurre viene casi siempre de urgencias (con el consecuente coste). Reservar 10€ de media por cada cachorro para estas cuestiones, creo que es algo optimista (Una cesarea de urgencia en Madrid, no creo que baje de 400 euros).
  • Además, existe una serie de material específico del parto: mantas, toallas, empapadores, tijeras, desinfectante, quita mocos…
  • Así como otros materiales recomendables para el desarrollo de los primeros días: cuna para el parto y primeros días, peso para controlar el crecimiento, leche de calostro (si lo necesitan los cachorros los primeros días), manta eléctrica, comederos, bebederos… Por eso creo que reservar otros 10€ por cada cachorro para estas cuestiones, es ser bastante optimista.

Seguro que se me olvidan muchos otros gastos indirectos derivados del nacimiento de un West highland White Terrier, pero si mis cálculos no son incorrectos, al menos existen 125€ de gastos indirectos computables directamente a cada cachorro de una camada. Si los sumamos a los 250€ aproximadamente de gastos directos, estamos en la cifra de 375€ por cachorro de westie de media entre gastos directos e indirectos (parto y primeros días).

En próximos artículos seguiré con la contabilidad que “justifique” el precio de un westie, o mejor dicho, que haga desconfiar de aquel que venda por debajo de un “precio justo”. Esto tampoco significa que para vender a ciertos precios, necesariamente se tengan que “hacer mal las cosas”.

Por supuesto, todo esto es rebatible y tendrá muchas pegas, así que creo que lo mejor será leerlo como una reflexión y no como un cálculo contable :-). Pero por supuesto, espero vuestra opinión.

Anuncios

Qué es un westie de exposición

Cuando estamos buscando ampliar la familia comprando un West Highland White Terrier, en muchas ocasiones nos encontramos criadores que nos hacen diferencia entre los cachorros. Muchos diferencian entre “Cachorro westie de compañía” o “Cachorro westie de exposición”. Algunos criadores llegan más lejos diferenciando un tercer grupo “Cachorro westie para cría”.

  • Cachorro westie de compañía: Se entiende que son los cachorros que el criador no ha “separado” para exposición. Eso no significa que sean cachorros feos o con defectos.
  • Cachorro westie para cría: No lo hacen muchos criadores, pero en términos generales es una selección de un cachorro, que esté equilibrado física y mentalmente, que no tenga defectos destacables (para no transmitirlos en la cría) y a ser posible que venga de camadas numerosas, de al menos 4 cachorros (a ser posible y si se conoce, de varias generaciones). Como toda selección, puede que tenga un incremento de coste.
  • Cachorro westie de exposición: Se entiende que el criador le ha visto características propias de exposición y lo ha separado para tal fin (mejores proporciones físicas, un carácter específico…).

Adquirir un cachorro de exposición no significa que el cachorro sirva para exposición o que vaya a ganar, sino que tiene cualidades que al criador le han gustado. Esta selección sobre el resto de cachorros de la camada hace que encarezca el precio medio del cachorro. Por otro lado, el cachorro de exposición, en muchas ocasiones se vende más tarde (entre 5 y 12 meses) ya que el criador selecciona si el crecimiento, proporciones y carácter siguen evolucionando de manera adecuada. Por supuesto, como es lógico, esta selección también aumenta el coste de venta del cachorro.

Los criadores responsables en muchas ocasiones tienen camadas de las que no seleccionan ninguno para exposición. También es cierto que en España hay criadores de westie de reconocido prestigio, con una sangre tan seleccionada, que la probabilidad de que les nazcan cachorros de exposición es mucho mayor que en otras líneas menos seleccionadas. Por probabilidad, también pueden nacer más cachorros de exposición si se tienen 50 camadas al año a si se tienen 4.

Tener un cachorro apto para exposición en España, es relativamente sencillo por las línes de sangre seleccionada que existen. Por otro lado, el nivel es tan alto, que ser apto para exposición no significa cosechar grandes éxitos en los ring.

Si no vas a moverte por exposiciones, adquirir un cachorro de exposición aporta mayor garantía de tener un westie más guapo y con más carácter (no significa que lo vaya a ser, pero la selección de un criador de confianza, aporta un plus). No obstante, en afijos de reconocido prestigio, en muchas ocasiones los cachorros de compañía se acaban convirtiendo en westies excepcionales. Ten en cuenta que en ocasiones los criadores no “separan” ya que para venderlo con más garantías hay que asumir el riesgo de quedárselo durante más meses, con más gastos, y con la posibilidad de que luego no sea apto para exposición. O incluso de la misma camada se quedan “al mejor” pero otros hermanos también serían aptos para exposición.

En conclusión: la selección de la línea de sangre, la cría responsable, el precio del cachorro, el “nombre” del criadero o la forma de cría, son indicadores para obtener un westie guapo y equilibrado (aunque no una garantía). Buena suerte en tu búsqueda.

Westie gratis

Son muchos los anuncios que se pueden ver en Internet acerca de la compra/venta de Westy y en muchos casos de forma gratuita o a bajo coste. Los chollos pueden existir, pero hay que tener mucho cuidado con lo que encontramos, porque no todo es cierto.

¿Por qué lo regalan?

Cuando veas un westie gratis, lo primero que debemos preguntarnos es ¿Por qué lo regalan? Existen casos en los que los dueños ya no pueden cuidar más al perrillo, a algún miembro de la familia le entra alguna alergia o se han cambiado de piso y no admiten perros en el nuevo. Sea cual sea el motivo, lo importante es que el perro esté saludable y tenga un aspecto alegre y juguetón.

Hay que ser conscientes de que hay gente que regala un perro que no está sano (desgraciadamente no siempre se hace con la verdad por delante). Hay que pensárselo mucho, pues una adopción con cuidados especiales es muy gratificante, pero a al vez implicará más de nosotros. Consulta a un veterinario de confianza que te asesore.

Existen criadores de prestigio que “jubilan” a sus hembras de West Highland White Terrier entre los 5 y 7 años. Siempre que la perra no haya sido explotada, puede ser una buena oportunidad para adoptar un perro sano y con muchas ganas de un hogar cálido.

Adopción en una perrera

Desde luego puede ser una muy buena opción, además de hacer una labor social. Suelen ser perros muy agradecidos, aunque en ocasiones con miedos y hay que ayudarles con paciencia. Además, en muchos casos los ceden castrados por lo que te despreocupas de algunos asuntos como el celo o la dominancia.

La edad

El westie tiene una esperanza de vida de unos 13 años, aunque no es raro encontrar ejemplares con 16 años. Por eso, hay que tener en cuenta que a partir de los 10 años, aproximadamente, podemos considerar que el westie está entrando en su edad madura. Esto significa que los cuidados serán un poco diferentes y que el perrillo tendrá menos energía.

Cuando más joven sea el perro, más fácil será adaptarlo a nuestra forma de ser y normas de nuestro hogar. No obstante, un westie de 6 años se puede adaptar sin problemas a una casa en la que le quieran mucho.

Westies a bajo coste

Hace algo más de un año un criador conocido sacó a la venta una camada de una de sus mejores hembras y un macho multicampeón seleccionado para ella (campeón de varios países). Vamos, una camada de primer nivel. El precio de los cachorrillos rondaba los 1.000€. Esta camada la anunció en páginas de Internet. Como parece lógico, la camada se vendió muy bien y todos los perrillos disfrutaban de sus nuevas casas a los 3-4 meses de edad. Mi amigo criador siguió vendiendo otras camadas. Al los 6 meses le llama un cliente preguntando por su camada:

  • -cliente-  Buenos días, llamaba preguntando por la camada de H con M.
  • -criador- Perdone, de esa camada ya no me queda nada disponible desde hace 5 meses, pero puedo ofrecerte esta otra por XXXX euros?
  • -cliente- ¿Cuánto dice? En el anunció ponía 120 euros.
  • -criador- ¿Disculpe? Debe tratarse de un error. Nunca he anunciado un cachorro a ese precio.
  • -cliente- Bueno, yo es lo que he visto, pero lo que me ofrece no me lo puedo permitir.

Evidentemente el cliente en este caso, puede pensar que le están timando. El criador (al que conozco personalmente) lógicamente piensa que se trata de un error.

El criador decide buscar en Internet y se encuentra que hay un personaje que está anunciando su camada con el título “exactamente igual” en una famosa tienda de compra/venta en Internet al sospechoso e irrisorio precio de 120 euros. A saber que clase de timo estaría preparando dicha persona, no solo suplantando identidad, sino vendiendo a unos precios imposibles. No se en que quedó todo este asunto, pero desde luego a mi me da mucho que pensar.

Escribiré otro articulo sobre el precio de un westie, pero simplemente pensar que el precio del microchip, inscripción en el LOE, vacunas, comida del cachorro, comida de la madre, el precio de la monta y un largo etcétera de gastos, nunca pueden ser cubiertos a 150€ el cachorro.

Mi primer cachorro en casa: 10 consejos prácticos

Aquí recojo las 10 pautas que considero interesantes una vez que llega tu cachorro a casa:

  1. Presenta la casa al cachorro. Según llegue a la casa, preséntale cada rincón de la casa y explícale en los lugares en los que no puede entrar. Por supuesto, una vez presentado todo, no le dejes entrar ahí en dónde está “prohibido”. Presenta al cachorro su sitio. Lo puedes hacer dejándole su agua, su comida y su cuna, colchoneta o manta.
  2. Enséñale el lenguaje humano. Los westies son capaces de entender parte del lenguaje humano. El cachorro tendrá un nombre. No dejes de repetírselo los primeros días, en especial cuando hace cosas bien y cuando le estás premiando o dando de comer. Además, cuando hace algo mal, es aconsejable utilizar una palabra corta y contundente (“No” o “Muy mal” pueden ser suficientes), sin acompañarlo de su nombre. Recuerda que el perrillo captará más tu intención que tus palabras. Un pequeño toque en los cuartos traseros atraerá mayor su atención.
  3. No dejes que el cachorro haga el primer día lo que no quieras que haga nunca. Por ejemplo, si no quieres que se suba al sofá, no le dejes que lo haga el primer día.
  4. Sé tú el dominante. Al principio, el terrier te estará midiendo constantemente a ver quién es el jefe. No dejes que él lo sea. La decisión tuya es la que tiene que prevalecer. No cedas los primeros días. No dudes: a él no le va a importar.
  5. Ante la duda, realiza una revisión veterinaria. Si no has estado presente en la última revisión veterinaria o no está apuntado en su cartilla, convendría que los primeros días lo llevases a un veterinario de confianza.
  6. No lo saques a la calle si no ha cumplido al menos la vacuna del tercer mes. Al cachorro se le puede poner una vacuna trivalente al mes y medio. Pero las que realmente son necesarias son la de los dos meses y la de los tres meses. Ni se te ocurra sacarle antes de casa. A veces sale rentable comprar cachorritos de 3 meses ya vacunados.
  7. Cumplidas las vacunas mínimas, tendrás que sacarle a la calle un mínimo de 3 veces al día (salvo que viva en el jardín). Al menos una de estas veces, debería ser lo suficientemente larga para que el perro desfogue: esto creará un buen vínculo entre vosotros. Cuando el cachorro haga sus necesidades en la calle, prémiale mucho. Cuando las haga en casa, “enfádate” con él. Al principio, trucos como darle de comer 30 minutos antes del paseo, ayudará a que haga sus necesidades en la calle.
  8. Llama a quién te lo vendió la primera semana ante cualquier síntoma vírico (diarreas, tos, respiración forzada…) para que te aconseje. La ley establece una garantía en España de una semana (hay criadores que incluso dan 15 días). Ante la duda acude a tu veterinario, pero siempre primero intenta contactar con el criador. Una pequeña diarrea los 2 primeros días puede ser normal (por los cambios), siempre que el perro esté contento.
  9. Realiza una alimentación de transición, siempre que puedas. Pregunta al criador que pienso le está dando (incluso a veces te pueden facilitar una muestra) y haz una transición con su nuevo pienso. Por supuesto, cuanto mejor sea la gama del pienso del cachorro, menos problemas tendrá de adulto. No le des comida de la mesa ni comida alguna que no sea su pienso (o golosinas para perros) al menos hasta que esté establecida su dieta definitiva.
  10. Es un cachorro de westie y como tal querrá jugar. Tiene que estar contento y revoltoso. Si no quieres que tus calcetines tengan agujeros de por vida, enséñale cuales son sus juguetes. Puede ser un poco tímido, pero si está apático y sin ganas de jugar durante todo el día, en un síntoma de que algo no anda bien. ¡Ojo!, si juega mucho al final del día estará cansado y con ganas de dormir ¡¡no te asustes!!

Pequeños consejos, que se pueden completar con una buena educación. Pero lo más importante de todo, quiérele mucho: te lo agradecerá toda su vida.

Comprar un westie en Navidad

Comprar un cachorrito de West Highland White Terrier es siempre una decisión difícil y en gran medida, responsable.

  1. Difícil porque nos acompañará toda su vida (esto rondará, normalmente, entre 12 y 16 años), porque hay mucho en el mercado Español e internacional y porque muchas veces no entenderemos por qué un westy cuesta en un sito 350€ y en otros 1.500€ o más.
  2. Responsable, porque una vez que esté en casa, hay que entender que es un perro, que al cachorro habrá que educarle casi como a un hijo, que hay que sacarle 3 veces al día, que hay que jugar con él a diario y que hay que alimentarle con un buen pienso. Incluso aunque viva en exterior en tu jardín, tu westie necesitará mimos todos los días. Todo esto durante 15 años…

Sin embargo, poner un westie en tu vida es una de las decisiones más gratificantes que tomarás. Son cariñosos y juguetones, pero sobre todo, se adaptarán a tu forma de ser: conozco westy que viven con la abuela en un piso y los que se van a correr con los chavales. El westie es un perro “avisador” por lo que tiende a ladrar, aunque con una buena educación conseguirás que no lo haga en casa. Ten en cuenta que es un Terrier y esto implica que son cabezotas, pero también son inteligentes y en cuanto tengas ‘feeling’ con el, será tuyo para siempre.
En la época navideña, se tiende a correr o tomar rápido la decisión de adquirir un cachorro de westy. Esto no es ni malo ni bueno, siempre que la decisión venga de antes y se tome con consciencia. En navidades algunos criaderos buscan hacer su agosto. Con los criadores serios, normalmente no encontrarás diferencias entre el precio de diciembre o de febrero (o muy pocas normalmente justificadas por otros factores). Toma la decisión tranquilamente. Es mejor regalar una foto de tu futuro cachorro dedicada: “Me llamo Pancho y en 20 días estaré en casa” que tomar la decisión con ansia y adquirir “cualquier cachorro” o “este no me vale porque lo entregas después de tal fecha”.
El precio será otra cuestión, que puedas llegar a una cantidad o a otra, pero lo importante es que estés seguro de tu decisión. Cuidado, que como en todo, existen timos. No compres a distancia si no estás seguro de que el criador lleva al menos un par de años criando, en especial si no tienes tiempo para investigar un poco. Pero sobre todo, sigue tu instinto. Si alguna vez no puedes mantenerlo, no comentas locuras: acude a quién te lo vendió. Si quiere a los animales, te ayudará a encontrar una familia para el perrillo.
En Navidad, mantén la ilusión: es el momento…