Viajar con un westie: buscar el sitio adecuado

La “crisis” ha provocado que cada vez invertimos menos dinero en viajar. Esto ha hecho reaccionar a los hosteleros, que se han dado cuenta que tenían de lado a un sector en aumento: las familias con mascotas. Por este motivo, cada vez son más los sitios que admiten mascotas. Algunos incluso, intentan aprovechar y “sacar tajada” de la situación.

Pero no hay que dejar de lado los motivos por los que un día se empezaron a prohibir los perros en los hoteles y complejos turísticos (ruidos, olores, higiene…). Por eso, te recomiendo leer mi propuesta “decálogo de buenas prácticas para introducir westies en hoteles”, que no son más que algunas pautas de sentido común, para poder disfrutar de nuestras mascotas en hoteles.

Hoy en día ya existen muchas formas de viajar con nuestro pequeño West Highland White Terrier. En el artículo publicado en el diario ABC “Todos los trucos para viajar con nuestras mascotas”, explica algunos consejos útiles para viajar con mascotas. Además, introduce sitios Web que facilitan la búsqueda de viajes con mascotas (Booking o Trivago), cadenas hoteleras que admiten perros (como Novotel o Sercotel), casas rurales (EcoturismoNavarra), apartamentos (Niumba), balnearios, camping, trenes, aviones, barcos y autobuses. Un artículo bastante completo, que no replicaré aquí, pero que recomiendo su lectura estas buscando un destino para tus vacaciones.

Además, existen múltiples buscadores web en los cuales, se facilita encontrar destinos que permitan mascotas, como por ejemplo:

No está de más, que conozcas las normativas municipales con respecto a mascotas del lugar de destino (acceso a parques naturales, jardines, playas, restaurantes…). Si viajas, no debes dejar a tu westie siempre sólo en la habitación, aunque habrá actividades en las que no pueda participar. No te olvides de planificar actividades específicas para pasar buenos ratos con él: se lo merece.

En definitiva, lo tenemos un poco más sencillo para poder viajar con nuestros perros. Pero recuerda que tu westie debe estar bien educado, para que el resto de westies puedan seguir viajando.

Anuncios

Macho o hembra ¿Qué westie comprar?

Quizás es una de las primeras decisiones que uno se plantea cuando quiere comprar un westy. Como en todas las razas de perros, el West Highland White Terrier tiene sus particularidades. En cierto modo, también en los sexos.

Muchas veces a los criadores se les pregunta ¿Qué es mejor un macho o una hembra? A esta pregunta yo daría una primera respuesta: en la mayoría de los casos, todo dependerá de la educación que le des a tu westie, empezando desde cachorro.

No obstante, lo primero que debemos preguntarnos es ¿Qué espero de mi westie? El caracter de un perro no depende exclusivamente de la raza. Como en los humanos, desde cachorros se pueden ver tendencias que, con una correcta educación, se pueden moldear, corregir y/o potenciar. Pregunta a un criador de confianza que te aconseje. Muchos criadores han pasado tiempo con los cachorros y pueden tener una idea de posibles rasgos del carácter de cada uno. No obstante, esto será una tendencia que no siempre tendrá por qué mantenerse. En cuanto al sexo, puede influir un poco. Aquí os dejo algunas ideas por si os sirven de ayuda. Los llamo inconvenientes o ventajas, pero realmente son más “características”:

Inconvenientes de las hembras westie

  • Las hembras tienen el celo (2 anuales) y en un piso puede ser un poco sucio, aunque existen pañales para perras que pueden apaliar esta situación.
  • Cuando están en celo, la hembra puede salir en búsqueda de macho. Es cuestión de educarla bien para que no lo haga, entender el celo de la hembra y estar más atentos en los días de ovulación.
  • En época de celo, en caso de vivir en un jardín, se te pueden colar machos de fuera.
  • En ocasiones, los cambios hormonales pueden afectar más que en los machos. A veces están más sensibles, decaidas o más agresivas. En raras ocasiones pueden provocar, incluso, problemas de salud (por ejemplo, alergias).

Ventajas de las hembras westie

  • En general suelen ser menos dominantes y más cariñosas.
  • Tener una camada en casa es muy trabajoso, pero una experiencia para vivirla una vez.
  • Si quieres tener más de un westy y no quieres criar, es más sencillo que dos hembras convivan (en general) a que sean dos machos.

Inconvenientes de los machos westie

  • Por términos generales suelen ser más dominantes. Esto implica que puede llevarse peor con otros machos. Aunque también es importante destacar que depende de la educación que le demos. No permitir lo que no queramos que haga.
  • La dominancia hace también que en ocasiones el macho pueda marcar su territorio dentro de casa, orinándose en cualquier sitio. Esta actitud hay que intentar cortarla desde el primer día si no queremos que todo quede marcado.
  • En el paseo diario, puede ser más pausado, porque irá marcando todo lo que pueda.
  • Cuando hay hembras en celo cerca, suelen pasarlo mal. En caso de chalet, pueden intentar ir en su búsqueda.

Ventajas de los machos westie

  • No presentan el problema del celo.
  • No se quedan embarazados, por lo que evitamos embarazos no deseados.
  • No presentan cambios hormonales tan marcados como las hembras.
  • Si alguna vez quieres un hijo de tu westie, puedes acordarlo con algún conocido que tenga una hembra bonita.
  • Si tu westie macho procede de buenas líneas de sangre (líneas de West Highland White Terrier campeones), puedes incluso ofrecerlo para montas.
  • Mover a un westie macho por exposiciones caninas es más sencillo. Con esto quiero decir que un macho suele mantener su carácter (muy bueno para exposiciones), no está sujeto a cambios hormonales, como no se quedan embarazados tienes mayor continuidad en exposiciones que una hembra, es más fácil de mantener el pelo (ya que no están sujetos al desgaste de un parto de la lactancia), entre otros factores.

Los machos suelen ser un poco más grandes y pesados que las hembras.

En cuanto a la conveniencia con niños, comentar que el westy se comporta muy bien con ellos, independientemente de su sexo. Son pacientes y juguetones. Eso si, enseñales los límites con tus hijos. En la mayoría de los casos, hay que educar más a los hijos que a los westies :-).

Lo mejor es que antes de adquirir tu westie, siempre preguntes a un criador que conozca realmente cada camada. Cuéntale que es lo que necesitas, cual es tu día a día, para que él te pueda aconsejar uno u otro perro. Incnluso en cada camada pueden salir westies con diferentes carácteres, independientemente de su sexo.

En resumen, es una decisión a tener en cuenta (pero no determinante), ya que lo que busques de tu westy si pueden estar influenciado por su sexo. Eso si, un westie es un westie, sea macho o hembra. No dudes en tener uno 🙂

Mi primer cachorro en casa: 10 consejos prácticos

Aquí recojo las 10 pautas que considero interesantes una vez que llega tu cachorro a casa:

  1. Presenta la casa al cachorro. Según llegue a la casa, preséntale cada rincón de la casa y explícale en los lugares en los que no puede entrar. Por supuesto, una vez presentado todo, no le dejes entrar ahí en dónde está “prohibido”. Presenta al cachorro su sitio. Lo puedes hacer dejándole su agua, su comida y su cuna, colchoneta o manta.
  2. Enséñale el lenguaje humano. Los westies son capaces de entender parte del lenguaje humano. El cachorro tendrá un nombre. No dejes de repetírselo los primeros días, en especial cuando hace cosas bien y cuando le estás premiando o dando de comer. Además, cuando hace algo mal, es aconsejable utilizar una palabra corta y contundente (“No” o “Muy mal” pueden ser suficientes), sin acompañarlo de su nombre. Recuerda que el perrillo captará más tu intención que tus palabras. Un pequeño toque en los cuartos traseros atraerá mayor su atención.
  3. No dejes que el cachorro haga el primer día lo que no quieras que haga nunca. Por ejemplo, si no quieres que se suba al sofá, no le dejes que lo haga el primer día.
  4. Sé tú el dominante. Al principio, el terrier te estará midiendo constantemente a ver quién es el jefe. No dejes que él lo sea. La decisión tuya es la que tiene que prevalecer. No cedas los primeros días. No dudes: a él no le va a importar.
  5. Ante la duda, realiza una revisión veterinaria. Si no has estado presente en la última revisión veterinaria o no está apuntado en su cartilla, convendría que los primeros días lo llevases a un veterinario de confianza.
  6. No lo saques a la calle si no ha cumplido al menos la vacuna del tercer mes. Al cachorro se le puede poner una vacuna trivalente al mes y medio. Pero las que realmente son necesarias son la de los dos meses y la de los tres meses. Ni se te ocurra sacarle antes de casa. A veces sale rentable comprar cachorritos de 3 meses ya vacunados.
  7. Cumplidas las vacunas mínimas, tendrás que sacarle a la calle un mínimo de 3 veces al día (salvo que viva en el jardín). Al menos una de estas veces, debería ser lo suficientemente larga para que el perro desfogue: esto creará un buen vínculo entre vosotros. Cuando el cachorro haga sus necesidades en la calle, prémiale mucho. Cuando las haga en casa, “enfádate” con él. Al principio, trucos como darle de comer 30 minutos antes del paseo, ayudará a que haga sus necesidades en la calle.
  8. Llama a quién te lo vendió la primera semana ante cualquier síntoma vírico (diarreas, tos, respiración forzada…) para que te aconseje. La ley establece una garantía en España de una semana (hay criadores que incluso dan 15 días). Ante la duda acude a tu veterinario, pero siempre primero intenta contactar con el criador. Una pequeña diarrea los 2 primeros días puede ser normal (por los cambios), siempre que el perro esté contento.
  9. Realiza una alimentación de transición, siempre que puedas. Pregunta al criador que pienso le está dando (incluso a veces te pueden facilitar una muestra) y haz una transición con su nuevo pienso. Por supuesto, cuanto mejor sea la gama del pienso del cachorro, menos problemas tendrá de adulto. No le des comida de la mesa ni comida alguna que no sea su pienso (o golosinas para perros) al menos hasta que esté establecida su dieta definitiva.
  10. Es un cachorro de westie y como tal querrá jugar. Tiene que estar contento y revoltoso. Si no quieres que tus calcetines tengan agujeros de por vida, enséñale cuales son sus juguetes. Puede ser un poco tímido, pero si está apático y sin ganas de jugar durante todo el día, en un síntoma de que algo no anda bien. ¡Ojo!, si juega mucho al final del día estará cansado y con ganas de dormir ¡¡no te asustes!!

Pequeños consejos, que se pueden completar con una buena educación. Pero lo más importante de todo, quiérele mucho: te lo agradecerá toda su vida.