Cachorro de westie: un precio razonable

Buscando por internet me he encontrado multitud de anuncios de westies baratos (por debajo de 400€). Muchos de ellos a precios que, increíblemente, no cubrirían ni los gastos directos de una camada. Es difícil evaluar cuál es el criterio de las personas que ponen los anuncios, para ajustar un precio. Hay que tener en cuenta que existen personas que tienen una camada con su única hembra y deciden vender a buen precio sus cachorros (en ningún caso piensan en recuperar los gastos ocasionados…).
 
Este tipo de resultados en internet me han hecho reflexionar. En realidad, cuando adquirimos cualquier “cosa” deberíamos preguntarnos el porqué del precio. No por ser más caro es mejor, pero si algo es excesivamente barato con respecto a otro del mercado, cuanto menos deberíamos preguntarnos ¿Por qué? ¿Por qué existen westies a 150€ y otros a 1.500€ o más?
Llegado a este punto me gustaría reflexionar con los que tengáis la paciencia de leerme. A lo largo de los próximos artículos me gustaría escribir sobre los siguientes puntos:

  • Los gastos directos de un cachorro de westie antes de ser entregado a sus nuevas familias (vacunas, microchip, buena alimentación, inscripción en el LOE, revisiones veterinarias, juguetes…)
  • Los gastos indirectos de la camada del westy, antes de ser entregado a sus nuevas familias (coste de la monta, material propio del parto, coste del parto ¿hay cesárea?, urgencias veterinarias, manta eléctrica…)
  • Los gastos indirectos de la mamá del cachorro (hasta que la madre tiene sus cachorros ha ocasionado unos gastos que habrá que cubrir: veterinarios, vacunas, buena alimentación, juguetes, colchonetas…).
  • Los gastos indirectos propios del criador (instalaciones para los westies, correas, luz, agua, teléfono, calefacción…).
  • El tiempo dedicado. Criar con cariño, selección y sinceridad, conlleva muchas horas, preocupaciones y horas de sueño. El carácter impartido a los cachorros también lleva sus horas de trabajo.
  • El prestigio, años de dedicación, búsqueda de la mejora de la raza, exposiciones caninas… son otros factores a tener en cuenta.

Una vez que reflexionemos sobre estos gastos ¿Cuál es el precio que le pondrías a un cachorro? O dicho de otro modo ¿Cómo es posible que haya personas que vendan los westies a ciertas cantidades? Evidentemente o no se dedican a la cría de la raza o bien están recortando mucho por algunas de estos conceptos. Por ejemplo, en el artículo

Definitivamente, aunque no queramos un “westie super campeón”, el West Highland White Terrier merece un respeto como raza (cuando digo respeto, me refiero al cariño por la raza). Por eso, intentaré daros mi punto de vista en los próximos artículos sobre algunos puntos aquí planteados.

Y es que ya he escrito un poco sobre esta materia, pero sigo viendo cosas que no dejan de sorprenderme. “Cuidado con el precio de un cachorro de westie“, es un artículo que ya introducía muchas de estas cuestiones. También el reciente artículo “No existe el westie perfecto. El precio un posible indicador“, refleja el cariño y dedicación que muchos criadores de España le dedican a esta maravillosa raza.

Anuncios

¿Mi westie está preñada o embarazada? No se le nota la tripa

En primer lugar quier aclarar el título de este post. Mi madre me regañaría si me ve escribir que una perra está embarazada: lo correcto sería decir, que está preñada. Pero como soy incapaz de no “humanizar” a mis westies, pues a veces me permito estas licencias :-).

Lo normal es que el ciclo de gestación de una perra sea entre 58 y 63 días (aproximadamente 8 semanas y media). Cuando cruzamos a un westie, lo normal es que no se le note tripa hasta la 5ª o 6ª semana. Si bien, existen algunos indicativos que pueden ayudarnos a prever que nuestra West Highland White Terrier está embarazada:

  • Se ponen más “ñoñas”, más tranquilas, más sumisas a sus dueños, o incluso más ariscas con otros perros. Es decir, existen cambios en su comportamiento debido a un componente hormonal.
  • Pueden segregar un poco de líquido transparente por la vulva (un poco).
  • Pueden tener los pezones más duros de lo habitual (en las últimas semanas, se van inflamando las mamas y tornando a rosados los pezones).
  • Puede ocurrir que las primeras 3 semanas esté más inapetente, pero luego tenga más hambre de lo habitual.

Por otro lado, el número de cachorros o el tamaño de los mismos, en ocasiones hace que se note antes o que incluso no se note hasta unos días antes (aunque esto último no es lo más habitual).

Si tienes muchas dudas y tu veterinario lo aconseja, puedes hacerle una ecografía (en mi opinión “no experta” la haría al menos a los 30 días de la primera monta, que te garantizas que puedas empezar a ver algo).

Doy por hecho, que se le debe alimentar con mejor pienso (preferiblemente de cachorro de buena calidad o específico para madres gestantes), así como dejar a su disposición agua fresca y limpia durante todo el proceso de gestación. No obstante, los cuidados específicos de un West Highland White Terrier en gestación darían para otro post.