Viajar con un westie: consejos en el hotel

Parece que zada vez va en aumento los sitios en los que está permitido introducir mascotas. Los hosteleros se están empezando a dar cuenta que haber puesto tantas trabas iba en contra de sus propios intereses.

westie-nievePero no hay que dejar de lado los motivos por los que un día se empezaron a prohibir los perros en los hoteles y complejos turísticos (ruidos, olores, higiene…). No a todo el mundo les gustan los perros y esto hay que entenderlo y respetarlo. Normalmente las personas vamos a estos sitios a descansar y desconectar. Por tanto, si viajas con tu West Highland White Terrier a un sitio donde admitan mascotas, no está de más tener en cuenta algunas pautas obvias y de sentido común. Este es mi “decálogo de buenas prácticas para introducir westies en hoteles”:

Decálogo de buenas prácticas para introducir westies en hoteles

  1. En primer lugar, nadie conoce a tu westi como tú. Si tú aún no le conoces mucho, evita llevártelo a un sitio que no sea tuyo. Si tu westie es conflictivo, adapta tu viaje.
  2. Recuerda avisar al hotel de que llevas a tu West Highland White Terrier. Una raza pequeña y simpática, con muy buen carácter. Si tienes más de uno, recuerda dejarlo indicado, para que esto no sea un problema a tu llegada. Muchas hoteles intentarán sacar beneficio de esta situación.
  3. Evita molestar a otros huéspedes:
    • Evita que nuestra mascota ladre en las instancias del hotel, o al lado de otras personas.
    • Evita que nuestro westie haga sus necesidades en la habitación o lugares comunes. Si así ocurre, solicita ayuda para limpiarlo a la mayor brevedad posible.
    • Cuando entres en sitios cerrados (por ejemplo, ascensores), pregunta primero a los que están esperando, si les importa que pases con tu westie (a los que están por delante de ti, se entiende).
    • Respeta a otros huéspedes. No a todo el mundo le gustan los westies (cosa que aun no comprendo J ). Por tanto, no dejes que tu westy se acerque a otros huéspedes, les huela o les toque… Que sean ellos quienes se acerquen a contemplar al perro más bonito del mundo.
    • Si tu westie es un poco más arisco, díselo a las personas que se acerquen a tocarlo. En especial cuidado con los niños, que en muchas ocasiones son muy directos.
  4. Pregunta por las zonas en las que puede estar tu westie. Existen hoteles en los que no está permitido la entrada de mascotas en algunas zonas. Por ejemplo, los restaurantes interiores por norma general no está permitida la entrada de perros.
  5. Si tu westy es dominante con otros perros, mantenle controlado en las zonas comunes. Si así lo estimas, puede ser recomendable introducirlo en el hotel en un trasportín amplio, acorde con su tamaño.
  6. Al igual que las personas no gritamos en la recepción del hotel ni en los pasillos, los perros no deben ladrar en las zonas comunes.
  7. Si te has llevado a tu westie de vacaciones, llévatelo a todos los sitios que puedas:
    • Pasea a tu westie al menos 3 o 4 veces al día. Debe desfogarse lo suficiente y entender que la habitación del hotel es para descansar.
    • Si tu westy es un terrier ladrador, evita dejarle sólo en la habitación.
    • Evita dejar a tu westie sólo demasiado tiempo en la habitación. Nunca sabrás que ocurre mientras no estás. Si aún no han limpiado la habitación, pon el cartel de “no molestar”; no dejemos que el personal de limpieza se encuentre una fiera territorial al abrir la habitación para limpiar.
  8. Evita dejar cachorros sueltos por la habitación. Déjales en un espacio acotado, con juguetes, comida y agua. Vamos, como lo hicieras en tu casa. Pero ten en cuenta, que lo que muerde no es tuyo.
  9. Lleva toda la documentación revisada: la cartilla de vacunación al día y pasaporte (si sales fuera de España). Además, para viajes al extranjero, pregunta en la embajada por los requisitos específicos para introducir mascotas en el país. No quieras llevarte sorpresas en la aduana y tener que quedarte sin vacaciones.
  10. Por último, tener en cuenta la salud a tu westie antes y después del viaje. Realízale una revisión veterinaria si lo ves necesario. Tu westie debería estar aseado, desparasitado (por dentro y por fuera), con las vacunas al día, y libre de enfermedades contagiosas. No te olvides de un buen collar antiparasitario o una buena pipeta, en especial en los periodos más calurosos y zonas húmedas.

Como se pueden leer, son pautas con sentido común, pero no está de más recordarlas antes de iniciar un viaje. Pero recuerda que tu westy debe estar bien educado, para que el resto de westies puedan seguir viajando.

Os invito a todos a dejar comentarios con otros consejos o algunas actitudes que hayas visto negativas en otros huéspedes. Siempre, de la manera más constructiva posible, con la finalidad de aumentar los espacios en los que podamos acudir con nuestros West Highland White Terrier.

Artículo relacionado: “Viajar con un westie: buscar el sitio adecuado“.

Anuncios