Cachorro de westie: Gastos indirectos de una camada que influyen en el precio

En el anterior artículo “Cachorro de westie: gastos directos que influyen en el precio” comentaba los gastos más evidentes a la hora de tener una camada de West Highland White Terrier en casa. O dicho de otra manera, los gastos a los que un criador de westies tiene que hacer frente antes de entregar la camada. Factores como la alimentación, las vacunas, el microchip, el papeleo, revisiones veterinarias de los cachorros…

Sobre estos costes, existen otros gastos que he denominado indirectos. Estos los he considerado como todos los costes que rodean al nacimiento de los cachorros de westie y su relación con la madre:

  • Coste de la monta fuera del criadero. Cuando realmente se busca una selección, en muchas ocasiones se buscan perros fuera del criadero. Para machos westie de calidad, he visto montas entre 400 y 1.000euros, así que computar 100€ por cachorro en concepto de monta, no es algo para nada desproporcionado.
  • Coste de la monta en el propio criadero. Si el criadero tiene suficiente background, experiencia o westies que lo valen, se busca compensar las hembras con los propios machos del criadero. En muchos casos, estos machos propios se han movido por exposiciones (con el consecuente gasto), son campeones o bien vienen de unas líneas muy seleccionadas. Las exposiciones caninas tienen muchos gastos: inscripción (una media de 35€), transporte (gasolina que depende de la distancia), preparación (la sesión de peluquería ronda los 50€), material específico de exposiciones, hospedaje (encima, que te dejen alojar los perros)… Así que computar 100€ por un cachorro de westy, tal y como si fuese una monta externa, no es tampoco desproporcionado. Además, el macho requiere sus cuidados anuales (comidas, vacunas, desparasitaciones, juguetes, correas, colchonetas…) que habría que tener en cuenta.
  • Además, hay que considerar si se le ha hecho alguna prueba complementaria a la madre: test de progesterona, ecografías (aproximadamente 40€), radiografías (aproximadamente 50€), analíticas, tratamientos antibióticos o de otro tipo… Dado que esto no siempre es necesario, voy a computarle 5€ de media a cada cachorro.
  • ¿Han existido algún tipo de urgencia veterinaria? ¿Ha sido necesario cesárea? Es importante entender que el westie no es un perro “propenso” a necesitar cesárea, por lo que cuando esto ocurre viene casi siempre de urgencias (con el consecuente coste). Reservar 10€ de media por cada cachorro para estas cuestiones, creo que es algo optimista (Una cesarea de urgencia en Madrid, no creo que baje de 400 euros).
  • Además, existe una serie de material específico del parto: mantas, toallas, empapadores, tijeras, desinfectante, quita mocos…
  • Así como otros materiales recomendables para el desarrollo de los primeros días: cuna para el parto y primeros días, peso para controlar el crecimiento, leche de calostro (si lo necesitan los cachorros los primeros días), manta eléctrica, comederos, bebederos… Por eso creo que reservar otros 10€ por cada cachorro para estas cuestiones, es ser bastante optimista.

Seguro que se me olvidan muchos otros gastos indirectos derivados del nacimiento de un West highland White Terrier, pero si mis cálculos no son incorrectos, al menos existen 125€ de gastos indirectos computables directamente a cada cachorro de una camada. Si los sumamos a los 250€ aproximadamente de gastos directos, estamos en la cifra de 375€ por cachorro de westie de media entre gastos directos e indirectos (parto y primeros días).

En próximos artículos seguiré con la contabilidad que “justifique” el precio de un westie, o mejor dicho, que haga desconfiar de aquel que venda por debajo de un “precio justo”. Esto tampoco significa que para vender a ciertos precios, necesariamente se tengan que “hacer mal las cosas”.

Por supuesto, todo esto es rebatible y tendrá muchas pegas, así que creo que lo mejor será leerlo como una reflexión y no como un cálculo contable :-). Pero por supuesto, espero vuestra opinión.

Anuncios

¿Mi westie está preñada o embarazada? No se le nota la tripa

En primer lugar quier aclarar el título de este post. Mi madre me regañaría si me ve escribir que una perra está embarazada: lo correcto sería decir, que está preñada. Pero como soy incapaz de no “humanizar” a mis westies, pues a veces me permito estas licencias :-).

Lo normal es que el ciclo de gestación de una perra sea entre 58 y 63 días (aproximadamente 8 semanas y media). Cuando cruzamos a un westie, lo normal es que no se le note tripa hasta la 5ª o 6ª semana. Si bien, existen algunos indicativos que pueden ayudarnos a prever que nuestra West Highland White Terrier está embarazada:

  • Se ponen más “ñoñas”, más tranquilas, más sumisas a sus dueños, o incluso más ariscas con otros perros. Es decir, existen cambios en su comportamiento debido a un componente hormonal.
  • Pueden segregar un poco de líquido transparente por la vulva (un poco).
  • Pueden tener los pezones más duros de lo habitual (en las últimas semanas, se van inflamando las mamas y tornando a rosados los pezones).
  • Puede ocurrir que las primeras 3 semanas esté más inapetente, pero luego tenga más hambre de lo habitual.

Por otro lado, el número de cachorros o el tamaño de los mismos, en ocasiones hace que se note antes o que incluso no se note hasta unos días antes (aunque esto último no es lo más habitual).

Si tienes muchas dudas y tu veterinario lo aconseja, puedes hacerle una ecografía (en mi opinión “no experta” la haría al menos a los 30 días de la primera monta, que te garantizas que puedas empezar a ver algo).

Doy por hecho, que se le debe alimentar con mejor pienso (preferiblemente de cachorro de buena calidad o específico para madres gestantes), así como dejar a su disposición agua fresca y limpia durante todo el proceso de gestación. No obstante, los cuidados específicos de un West Highland White Terrier en gestación darían para otro post.

Hasta qué edad puede ser madre una hembra westie

¿Existe una edad límite para criar con un West Highland White Terrier? Podríamos pensar que mientras la perra tenga el celo, la naturaleza está preparada para continuar la especie. No obstante, cabe destacar que, como en todo las especies, hay edades mejores que otras y que, por supuesto, hay edades que es mejor no sobrepasar.

Por norma general no se debe cruzar una hembra hasta el tercer celo, si bien al ser una raza pequeña, hay criadores que lo adelantan al segundo celo, sin ser demasiado descabellado. Por supuesto, depende de cuando le venga el primer celo y cada cuanto tiempo. Lo normal para una westy, y como aproximación, es que el primer celo venga en torno a los 8 meses y se repita cada 6 meses.

Por otro lado la experiencia en el westie apunta a que una hembra con más de 7 años empieza a dar problemas de cría (malformaciones, embarazos vacíos, menor número de cachorros…). Si bien, como pauta razonable podríamos establecer el 6º año como fecha tope. Por supuesto, depende de muchos factores como la salud de la hembra o el número de camadas que haya tenido, entre otros.

Hay que tener en cuenta que el primer cruce de la hembra debe ser cuanto antes (el 2º o 3º año de la westie podría ser lo más recomendable). Cruzar a hembras con más de 5 años por primera vez, contrae riesgos. Consulta tu veterinario de confianza si es el caso. Además, en estos casos, los controles deben ser mayores si cabe.

No obstante, cualquier gestación de tu westy debería ser controlada por tu veterinario de confianza (en especial si es la primera vez que tanto nosotros como la hembra tienen una camada). Los controles pueden ser muchos. Algunos ejemplos:

  • Citología para conocer los mejores días para las montas. Si bien, si cruzas con un criador experimentado, suelen acertar con los mejores días. No obstante, lo mejor es realizar siempre varias montas o al menos, mientras la hembra quiera.
  • Ecografía a media gestación para ver si todo va bien (por ejemplo entre los 30 y 40 días desde la monta es una buena fecha). En torno al día 25-30 ya se pueden ver claramente que el embarazo está progresando, aunque es mejor esperar unos días más para obtener más información. Si está suficientemente avanzado, también podremos ver el latido del corazón de los pequeños.
  • Radiografía unos días antes del parto (recordemos que la gestación de los perros suele estar entre 58 y 63 días). Por ejemplo en torno al día 55 desde la monta es un buen momento. Este tipo de prueba nos dará información sobre el número de cachorros que vienen, incluso del tamaño; un dato importante si es la primera vez que nuestra westie va a tener cachorritos.

Por supuesto, todas estas pruebas cuestan dinero, así que no hay que volverse locos a realizarlas todas. Será nuestro veterinario de confianza quien nos indique las mejores en cada momento y la necesidad real de las mismas. Siempre que puedas, déjate aconsejar por un veterinario experto en la raza, West Highland White Terrier. También existen veterinarios muy buenos especialistas en gestación.

No quiero cerrar este artículo, sin mencionar que la decisión de cruzar a nuestra westie debe ser meditada y responsable. Piensa en que vas a hacer con los cachorros, los cuidados específicos de la madre durante la gestación, los cuidados específicos de la madre y cachorros en las primeras semanas de vida, las necesidades de un cachorro de un mes, o de dos meses, etc. Piensa en que hacer las cosas bien, tiene unos costes (mejor alimentación, veterinarios, pruebas…). Además, aunque no es lo más habitual, existen riesgos o complicaciones que se pueden dar tanto en la madre (gestación, parto, lactancia…) como en los cachorros ¿Estamos dispuestos a asumirlos? Una vez planificado todo esto, entonces puede ser un buen momento para tener una camada de nuestra westy: desde luego, será una situación gratificante y una experiencia única.