Mala alimentación en tu westie. Síntomas

En realidad es bastante complicado entender y explicar los síntomas de manera resumida. Así que describiré algunos indicios de manera genérica. No son más que algunas pautas mínimas que podemos tener en consideración para detectar una posible incorrecta alimentación en nuestro West Highland White Terrier:

  • Detectar una caída excesiva de pelo, anormal en nuestro terrier (anormal a lo habitual en tu westie. Si tienes duda, pregunta a un peluquero especializado o a tu veterinario de confianza).
  • Tener las encías enrojecidas (algunos westies están siempre con objetos en la boca).
  • Disponer de exceso de sarro en los dientes o un mal aliento atípico (puede que exista una falta de alimentos duros en la dieta).
  • Observar algún problema de piel: enrojecimiento, eccemas, picor, heridas… (puede que exista alguna reacción a algún alimento, componente o una carencia de ciertos nutrientes, en especial, ácidos grasos).
  • Despigmentación atípica de nariz, boca, uñas… (puede que le talte algún nutriente esencial, aunque también puede ocurrir por estress o desgaste ocasional. Además, hay westies que tienden a despigmentar).

El tener alguno de esos síntomas, no necesariamente tienen por qué estar vinculado a la alimentación (puede tener que ver con el desgaste del perro, una bajada de defensas del animal, algún problema de bacterias o de hongos, la edad del westie, o una característica o tendencia propia de la raza). No obstante, serán síntomas sufientes para que los observemos. Alguno de estos síntomas por separado no deberían obsesionarnos, aunque si ser observados. Lo más recomendable es mantener la calma y las revisiones pautadas con tu veterinario de confianza.

Anuncios

Dieta a base de alimentos crudos para westies (BARF o ACBA)

La dieta BARF o ACBA (traducción al español: “Alimentación Cruda Biologicamente Apropiada”), consiste en dar de comer a tu perro alimentos crudos. Esto incluye carnes, vísceras, verduras, huesos, huevos, etc. y por supuesto, verduras.

Como en todas las dietas, incluidas la de humanos, hay mucha gente a favor y otra mucha gente en contra. Fue el Dr. Ian Billinghutst uno de los promotores de esta dieta y que asegura, es la forma más sana de alimentarlos, ya que sería la alimentación que ellos encontrarían en vida salvaje. En el otro extremo, tenemos a otros que argumentan los peligros de la alimentación sin cocinar (bacterias resistentes, entre otros).

En mi “no experta” opinión, desconozco lo que vivían los perros de hace 300 años, pero desde luego los piensos como los conocemos algún día existen desde hace apenas unas décadas (a mis padres y a mis abuelos no se les ocurría alimentar a los perros con pienso). Por otro lado, los perros tienen un sistema digestivo fuerte. Así que, ahí está la polémica. Desde luego un pienso libre de organismos extraños, será más improbable que cause ciertas enfermedades (en pro, quizás, de desarrollar otras intolerancias alimenticias).

Mucha de la gente que la ha probado, considera que tiene muchas ventajas en relación con el pienso:

  • Suele evitar bastantes problemas de alergias.
  • Evita problemas de piel (de cierta freceuncia en el westie).
  • Ayuda a regular el sobre peso.
  • Evita problemas en las glándulas anales.
  • En general, las heces suelen ser más densas, en menor cantidad y con menor olor.
  • Mejora notablemente o mantiene un pelo de calidad y con la cantidad adecuada, con menos grasa.
  • Reduce el mal aliento.
  • Reduce el sarro.
  • Además, el westie no consume los conservantes presentes en las comidas comerciales, consumiendo todo el alimento que tiene la comida no cocinada ni prensada (como los piensos).
  • Por último, y no menos importante, la comida es más variada y le gusta más al westy.

Sin embargo, existe mucha gente en contra de esta alimentación para perros. Normalmente argumentan:

  • Darle huesos a un westie podría llegar a perforar el intestino (cuando en realidad, los huesos cocinados son los que pueden llegar a perforarlo con mayor probabilidad)
  • Probabilidad mayor de contaminación bacteriana, que a un westie un poco más débil, podría ponerle enfermo.
  • Hace ya tiempo que los perros dejaron de alimentarse igual que los lobos.

A parte de todo esto, hay que tener en cuenta que preparar este tipo de alimentación a nuestro westie, nos va a llevar más tiempo prepararla, puede costar un poco más que un pienso barato y, por supuesto, el peligro añadido de no darle la alimentación equilibrada. No obstante, si lo planificamos por semanas, con preparar un par de días la “comida base” y luego día a día lo específico, podemos ahorrar bastante tiempo.

Una proporción equilibrada de dieta BARF puede ser el siguiente:

  • 60% de huesos crudos carnosos, como por ejemplo carcasas de pollo. Comercialmente existe el Naturcan, que puede ser una buena base. Pero no nos olvidemos que de es recomendable que mordisquen algún hueso de vez en cuando, siempre que no sean punzantes o fácilmente astillables.
  • 15-20% de carne, pescado y huevos. Lo más recomendable es pollo (por precio y por sano), aunque hay que alternarlo con ternera, cordero o pavo (el cerdo no es aconsejable para el westy).
  • 5-10% de vísceras (corazón, hígado, riñones, intestinos, pulmón…). Cuidado aquí, con el origen, textura y densidad de las vísceras. En casos como el pulmón o el corazón de ternera, por ejemplo, puede resultar demasiado complicado de comer por el westie. Será mejor triturarlo. Los trozos muy “babosos” pueden colarse a la garganta sin ser masticados, con la correspondiente obstrucción.
  • 15% de verduras variadas y trituradas (lechuga, zanahorias, calabaza, espinacas, tomates, pimientos, brócoli…). En el caso de la patata es mejor cocinarla. Recomiendo en este caso el artículo de Alimentos prohibidos para un westie.
  • Suplementos(no es necesario darlos todos a la vez):
    • Huevo con cáscara (existen estudios que indican que el huevo crudo no se aprovecha al 100%, así que en este caso, yo – no la dieta ACBA – recomiendo hervirlos. La cáscara la podemos machacar, creando un pequeño polvo, que esparciremos en su comida. 2-3 veces a la semana, para un westie está muy bien.
    • Aceite de hígado de bacalao (1 cucharadita).
    • Aceite de salmón (1 cucharadita).
    • Vinagre de manzana (1 cucharadita).
    • Yogur natural sin azúcar.
    • Existen otros muchos suplementos en forma de aceites (ricos en omega 3 y omega 6) y  hierbas (por ejemplo Luposan tiene una gran variedad de suplementos para perros), que pueden venir muy bien para completar la dieta.

Resumiendo, la alimentación BARF puede parecer una gran dieta, pero también tiene quienes la critican. En general con mis West Highland White Terrier, cuando la he probado o la han probado en mi círculo cercano, nos ha ido bien (perros más musculados, mejores de piel, heces menores y más compactas, menos aliento…). Quizás el día a día y su elaboración, ha hecho que no la siga incondicionalmente. Si quieres probarla con tu westy, te recomiendo que te informes bien y hables con tu veterinario. Por supuesto, introdúcela progresivamente para que tu perro se acostumbre.

Cuándo hacer el primer trimming a mi westie

Pues yo diría: “Cuanto antes, mejor”. Por supuesto, dependerá de varios factores como la edad y el tipo de pelo. Como no estoy a favor de que un cachorro se separe de su madre antes de los dos meses, no sería descabellado pensar que entre el 2º y 3º mes al cachorro ya se le puede hacer una primera toma de contacto. Hay criadores que te entregan a tu cachorro de westie con su primer trimming hecho.

Cuanto menos cortemos el pelo del cachorro, mejor: siempre arrancado. Así que, en el momento en el que estimes que el pelo está suficientemente largo, será un buen momento para acercarlo a un peluquero de confianza, experto en West Highland White Terrier. También es verdad que no es recomendable esperar demasiado tiempo. Así por ejemplo, como referencia, si el pelo de tu cachorro tiene 3 cm de longitud, puede ser suficiente para hacerle su primer trimming (quiero matizar que el estándar habla de 5 cmde longitud en el pelo de un westy adulto).

Por norma general, un trimming a un cachorro de westy se le hará de manera menos agresiva y por tanto, quitando menos pelo. De esta manera, le iremos sacando varias capas de longitudes distintas de manera progresiva y acostumbrándole a este tipo de peluquería. Esto no significa que el peluquero tarde menos tiempo, ya que con un cachorro hay que ir un poco más despacio y con más paciencia. Por eso, que no te extrañe que te cobre lo mismo que a un adulto: no es infrecuente oír: “Pero si mi cachorro no tiene el mismo pelo que ese westie adulto”, pero la realidad es que el tiempo invertido puede ser parecido.

Al principio, como referencia, puede ser suficiente arreglarlo cada 2 meses (aunque dependerá de la velocidad de crecimiento del pelo de tu cachorro y de si quieres experimentar presentándole a exposiciones caninas).

Un westie con un buen trimming hecho, será el rey o reina del parque.

Peluquería del westie: Trimming y Stripping

Antes de entrar a contar el arreglo del westy hay que conocer el origen de la raza y sus características. De manera resumida, el West Highland White Terrier era un perro de caza, de campo. Un perro valiente que se metía entre zarzas, matorrales, rocas, madrigueras… Además el mismo se quitaba con los dientes o las patas las incómodas semillas silvestres que se le quedaban enredadas en el pelo. En definitiva, era el propio perro quien renovaba su pelo, siendo este arrancado de manera natural. Probablemente esto le ayudó a sacar un manto de pelo duro, fuerte y brillante. En este punto es interesante aportar que no todas las partes del cuerpo del westie estaban expuestas de la misma manera a este arrancado natural, creando diferentes densidades de pelo en su cuerpo.

Como el westie es una raza de pelo duro, cuando un pelo es demasiado lago y ya ha cumplido su misión de protección, debajo del viejo está creciendo otro pelo. Si este pelo no se quita de en medio en el momento adecuado, estará debilitando al pelo que viene detrás. El nuevo intentará empujar al viejo pelo, pero en este proceso hasta que lo consigue sacar, perderá fuerza, vigorosidad, brillo, grosor… En definitiva, con el tiempo irá saliendo un pelo más blando, pomposo y ondulado o incluso rizado.

El “Grooming”, del inglés, hace referencia a la peluquería, arreglo o acicalado en general de cada raza. Dentro del “Grooming” o acicalado del West Highland White Terrier, se encontramos palabras como el “Stripping”, el “Trimming”, “Plucking” o “Blending”; ¡¡Con lo fácil que es decir: córtale el pelo a mi westy!!

El “Stripping” es la técnica que se utiliza en el westy (entre otras razas), en la que el peluquero ayuda a sacar el pelo viejo mediante el arrancado y de esta forma renovarlo de la misma manera que lo haría en el entorno natural. Hay que entender que un Stripping bien hecho no tiene por qué doler a tu westie. No obstante las primeras veces puede ser molesto (al igual que a un cachorro no le gusta que le metan en la bañera…). Por otro lado, también hay que entender que el peluquero tiene que hacer en 2 horas lo que hace el día a día de caza. No obstante, en 2-3 sesiones lo normal es que el westie se haya acostumbrado. En el preparado para exposición, el Stripping para el westie puede ser mucho más agresivo, llegando a vaciar al perro por zonas. Se hará más pronto en las zonas donde tenga que tener más pelo y más tarde en las zonas en las que el pelo tenga que estar más corto. Mediante este arrancado, habrá que esperar entre 3 y 5 semanas desde el último Stripping para presentar al westie a la exposición (el problema es que mientras lo preparas el perro no se puede presentar).

El “Trimming” viene a ser el arreglo del westie, que incluye el arrancado del pelo viejo, evitando cortar el pelo en su mayoría. No obstante habrá zonas del cuerpo que se utilice la tijera de esculpir (como por ejemplo, para realizar el “Blending”, o transición entre zonas de diferente longitud del pelo). Se puede acabar un buen trimming recortando las puntas de alguna zona que se quiera moldear. Además, para ciertas zonas más delicadas o de mayor precisión, se puede utilizar el “Plucking” o arrancado con los dedos. Con estas técnicas, se arrancará el pelo viejo, siempre ciñéndonos al aspecto tan característico que tiene el westy. Por cortesía con nuestros westies, cada vez más domesticados, se puede utilizar la tijera de entresacar en ciertas zonas más sensibles, como por ejemplo, la zona trasera, el pecho o las axilas.

También es importante entender que debemos dejarlo en manos de expertos para no dañar la piel de nuestro westy. Hay que tener en cuenta que hay muchos factores que intervienen, como la cuchilla, la cantidad a quitar, dónde quitar, etc.

En definitiva, salvo que haya una contraindicación veterinaria, en perros saludables es recomendable hacer trimming. A tu westie le ayudarás a renovar el pelo viejo, sacando un pelo más duro, blanco y brillante. Además, un pelo de estas características se ensuciará menos, será más fácil de limpiar, olerá menos, se le enredarán menos espigas y semillas, protegerá mejor la piel y será más impermeable y traspirable.

Por supuesto, todo esto debe estar acompañado previamente de una buena alimentación.

Si no vas a mantener tu westie para exposición puedes hacerle Trimming cada mes y medio o dos meses, aunque esto dependerá de cada perro (cantidad de pelo, longitud del pelo, época del año, etc.).