Cuándo hacer el primer trimming a mi westie

Pues yo diría: “Cuanto antes, mejor”. Por supuesto, dependerá de varios factores como la edad y el tipo de pelo. Como no estoy a favor de que un cachorro se separe de su madre antes de los dos meses, no sería descabellado pensar que entre el 2º y 3º mes al cachorro ya se le puede hacer una primera toma de contacto. Hay criadores que te entregan a tu cachorro de westie con su primer trimming hecho.

Cuanto menos cortemos el pelo del cachorro, mejor: siempre arrancado. Así que, en el momento en el que estimes que el pelo está suficientemente largo, será un buen momento para acercarlo a un peluquero de confianza, experto en West Highland White Terrier. También es verdad que no es recomendable esperar demasiado tiempo. Así por ejemplo, como referencia, si el pelo de tu cachorro tiene 3 cm de longitud, puede ser suficiente para hacerle su primer trimming (quiero matizar que el estándar habla de 5 cmde longitud en el pelo de un westy adulto).

Por norma general, un trimming a un cachorro de westy se le hará de manera menos agresiva y por tanto, quitando menos pelo. De esta manera, le iremos sacando varias capas de longitudes distintas de manera progresiva y acostumbrándole a este tipo de peluquería. Esto no significa que el peluquero tarde menos tiempo, ya que con un cachorro hay que ir un poco más despacio y con más paciencia. Por eso, que no te extrañe que te cobre lo mismo que a un adulto: no es infrecuente oír: “Pero si mi cachorro no tiene el mismo pelo que ese westie adulto”, pero la realidad es que el tiempo invertido puede ser parecido.

Al principio, como referencia, puede ser suficiente arreglarlo cada 2 meses (aunque dependerá de la velocidad de crecimiento del pelo de tu cachorro y de si quieres experimentar presentándole a exposiciones caninas).

Un westie con un buen trimming hecho, será el rey o reina del parque.

Anuncios

Peluquería del westie: Trimming y Stripping

Antes de entrar a contar el arreglo del westy hay que conocer el origen de la raza y sus características. De manera resumida, el West Highland White Terrier era un perro de caza, de campo. Un perro valiente que se metía entre zarzas, matorrales, rocas, madrigueras… Además el mismo se quitaba con los dientes o las patas las incómodas semillas silvestres que se le quedaban enredadas en el pelo. En definitiva, era el propio perro quien renovaba su pelo, siendo este arrancado de manera natural. Probablemente esto le ayudó a sacar un manto de pelo duro, fuerte y brillante. En este punto es interesante aportar que no todas las partes del cuerpo del westie estaban expuestas de la misma manera a este arrancado natural, creando diferentes densidades de pelo en su cuerpo.

Como el westie es una raza de pelo duro, cuando un pelo es demasiado lago y ya ha cumplido su misión de protección, debajo del viejo está creciendo otro pelo. Si este pelo no se quita de en medio en el momento adecuado, estará debilitando al pelo que viene detrás. El nuevo intentará empujar al viejo pelo, pero en este proceso hasta que lo consigue sacar, perderá fuerza, vigorosidad, brillo, grosor… En definitiva, con el tiempo irá saliendo un pelo más blando, pomposo y ondulado o incluso rizado.

El “Grooming”, del inglés, hace referencia a la peluquería, arreglo o acicalado en general de cada raza. Dentro del “Grooming” o acicalado del West Highland White Terrier, se encontramos palabras como el “Stripping”, el “Trimming”, “Plucking” o “Blending”; ¡¡Con lo fácil que es decir: córtale el pelo a mi westy!!

El “Stripping” es la técnica que se utiliza en el westy (entre otras razas), en la que el peluquero ayuda a sacar el pelo viejo mediante el arrancado y de esta forma renovarlo de la misma manera que lo haría en el entorno natural. Hay que entender que un Stripping bien hecho no tiene por qué doler a tu westie. No obstante las primeras veces puede ser molesto (al igual que a un cachorro no le gusta que le metan en la bañera…). Por otro lado, también hay que entender que el peluquero tiene que hacer en 2 horas lo que hace el día a día de caza. No obstante, en 2-3 sesiones lo normal es que el westie se haya acostumbrado. En el preparado para exposición, el Stripping para el westie puede ser mucho más agresivo, llegando a vaciar al perro por zonas. Se hará más pronto en las zonas donde tenga que tener más pelo y más tarde en las zonas en las que el pelo tenga que estar más corto. Mediante este arrancado, habrá que esperar entre 3 y 5 semanas desde el último Stripping para presentar al westie a la exposición (el problema es que mientras lo preparas el perro no se puede presentar).

El “Trimming” viene a ser el arreglo del westie, que incluye el arrancado del pelo viejo, evitando cortar el pelo en su mayoría. No obstante habrá zonas del cuerpo que se utilice la tijera de esculpir (como por ejemplo, para realizar el “Blending”, o transición entre zonas de diferente longitud del pelo). Se puede acabar un buen trimming recortando las puntas de alguna zona que se quiera moldear. Además, para ciertas zonas más delicadas o de mayor precisión, se puede utilizar el “Plucking” o arrancado con los dedos. Con estas técnicas, se arrancará el pelo viejo, siempre ciñéndonos al aspecto tan característico que tiene el westy. Por cortesía con nuestros westies, cada vez más domesticados, se puede utilizar la tijera de entresacar en ciertas zonas más sensibles, como por ejemplo, la zona trasera, el pecho o las axilas.

También es importante entender que debemos dejarlo en manos de expertos para no dañar la piel de nuestro westy. Hay que tener en cuenta que hay muchos factores que intervienen, como la cuchilla, la cantidad a quitar, dónde quitar, etc.

En definitiva, salvo que haya una contraindicación veterinaria, en perros saludables es recomendable hacer trimming. A tu westie le ayudarás a renovar el pelo viejo, sacando un pelo más duro, blanco y brillante. Además, un pelo de estas características se ensuciará menos, será más fácil de limpiar, olerá menos, se le enredarán menos espigas y semillas, protegerá mejor la piel y será más impermeable y traspirable.

Por supuesto, todo esto debe estar acompañado previamente de una buena alimentación.

Si no vas a mantener tu westie para exposición puedes hacerle Trimming cada mes y medio o dos meses, aunque esto dependerá de cada perro (cantidad de pelo, longitud del pelo, época del año, etc.).

10 características de un westie de exposición

Hay que tener en cuenta que la finalidad de las exposiciones caninas es seleccionar ejemplares que ayuden a mantener y mejorar las líneas de cada raza. Por eso, se pueden considerar exposiciones de belleza, pero también de carácter y aptitudes caninas.

Desde mi punto de vista un West Highland White Terrier debería ser lo más completo posible. Como referencias podemos tener las siguientes:

  1. Carácter: Un westy con mucha chispa, valiente y alegre (pero no excesivamente juguetón cuando entre al ring).
  2. Cuerpo proporcionado: Existen muchas características: cabeza, cuello, longitud, rabo, patas… pero lo más importante es que esté proporcionado.
  3. Cabeza grande, con un buen “stop” (zona entre los ojos lo más recta posible) con un hocico cortito (nunca más largo que el ancho del cráneo).
  4. Buena pigmentación, en especial de la nariz.
  5. Cuello ancho y largo: Quizás es una de las características que más me gustan. Un cuello proporcionado y grande, favorecen al aspecto general del westy.
  6. Un westie cortito: No interesa que tenga el cuerpo demasiado largo, aunque como he comentado lo más importante son las proporciones.
  7. Cola altiva: La cola y el carácter están muy unidos. Una cola siempre arriba, con una buena inserción y con cierto movimiento alegre, es una característica muy deseable en el West Highland White Terrier.
  8. Patas del westie: Las delanteras deben apoyar lo más rectas posibles y las traseras deben marcar un poco el corvejón (aunque desgraciadamente, es difícil ver westies muy angulados).
  9. Caminar del westie: Es importante valorar cómo camina el westy, que además, está muy unido al carácter: La cabeza la debería llevar alta, orgulloso de si mismo, con la cola arriba, y sin balanceos de las patas delanteras.
  10. Tamaño adecuado: El estándar habla de 28 cm a la cruz, por lo que no debe sobrepasar demasiado esta talla (sobre todo en hembras). Además debe ser un westie con hueso ancho y suficientemente musculado.

A todo esto, hay que añadirle una buena peluquería, con un arreglo ajustado al estándar y que realce las características positivas de tu westie. Por supuesto, existen tendencias y ciertos márgenes en el arreglo que se permiten en exposiciones. Déjate asesorar por un peluquero con experiencia en exposiciones caninas.

Estos son algunas referencias, aunque podríamos ser mucho más estrictos si nos leemos el estándar. Como decía un gran criador español de reconocido prestigio internacional “No existe el westie perfecto”, así que habrá que ceñirse al más completo.

Cuándo realizar la peluquería del westie

El West Highland White Terrier destaca por su arreglo específico, realizado con exquisito cuidado y una cabeza en forma de crisantemo blanco con tres botones negros (nariz y ojos).

Como cualquier raza que viva en nuestra casa, necesita cierta atención por nuestra parte.

10 recomendaciones prácticas para el acicalado de tu Westy

  1. Cepillarlo al menos 1 vez a la semana, sobre todo en invierno. Si no lo haces, acabará teniendo nudos, que luego tu peluquero tendrá que quitar con más molestias para el perro. He visto westies a los que ha habido que “rapar” por completo.
  2. No lavarlo más de una vez al mes. Salvo que el westie esté especialmente sucio hay que lavarlo lo menos posible. Ten en cuenta que la grasa natural de la piel de tu westy es más la mejor protección natural. Además, un exceso de lavado, puede provocar más producción de grasa que a su vez, es lo que da olor a tu perro.
  3. Utilizar un champú de buena calidad. El westie “peca” de problemas de piel. Una buena alimentación y un champú adecuado ayudan a frenar estas reacciones cutáneas.
  4. Realizarle peluquería al menos cada dos meses (para perros que vayan a ir a exposición, una vez al mes). Esto es una referencia y dependerá de cada tipo de pelo, pero no es recomendable dejarlo pasar más tiempo. Por supuesto, siempre que no haya contraindicación por su piel u otros motivos, yo recomiendo hacer triming a tu westie.
  5. Hay que mantener despejada de pelos la zona del culete. Un peluquero experto te lo hará en cada sesión.
  6. Observa los ojos frecuentemente. El corte del westie hace que en ocasiones se les meta pelo en los ojos. Como seguramente tu westie no vaya a competir en grandes exposiciones, pídele a tu peluquero que los despeje un poco. Peluqueros con suficiente experiencia, harán que queden bien despejados y no afecte al conjunto visual de su cabeza.
  7. No le tengas el collar todo el día puesto, si te lo puedes permitir. En collar les molesta (aunque se acaban acostumbrando). Además romperá el pelo del cuello. El perros con problemas de piel, además, puede ser una zona de roce y especial sensibilidad. Yo, por ejemplo, tengo unida la correa extensible al arnés o collar.
  8. Observar la piel con regularidad. Ante algún síntoma de piel enrojecida, ecemas, heridas, etc. consulta con un veterinario/criador experto en westies. Los expertos recomiendan nunca pinchar córticos al westie (salvo extrema gravedad del perro); hace efecto en seguida, pero solo es paliativo y debe usarse en ocasiones extremas. Cuanto antes se frene, mejor. Un peluquero/criador experto en westie te puede recomendar champú y lociones que ayuden a recuperar esa piel. Cuando el problema persiste, puede ser alimentario o ambiental. Antes de perderte en hacer costosas pruebas alérgicas, te recomiendo que pruebes a cambiar a un pienso hipoalergénico. La ternera, el buey o el trigo, pueden ser la causa de las mismas. No obstante, leas lo que leas por Internet (me incluyo), consulta primero a un veterinario de confianza.
  9. Observar las orejas con frecuencia. Cualquier enrojecimiento, exceso de cera, suciedad, o por supuesto, líquido viscoso amarillento, deben ser observados y si persisten acudir al veterinario. De la misma manera, si nuestro westie gira la cabeza mucho hacia un lado o se rasca mucho una oreja, pueden ser síntomas de molestias (tener en cuenta, que los perros también tienen manías). También hay que tener en cuenta que no debería haber excesivo pelo dentro de la oreja. Podemos limpiarlas, con una gasa húmeda y limpia, introduciéndola de manera suave, para observar el color y olor.
  10. Observar las almohadillas. No debería haber exceso de pelo entre ellas. Esto forma parte de la peluquería del westie. Así mismo, no debería pisarse el pelo de las patas. Cualquier enrojecimiento o herida en las almohadillas o entre los dedos, debe ser observada y tratada. De la misma manera, si nuestro perro se lame en exceso alguna de sus patas, debe llamarnos la atención. Desgraciadamente, puede ser una manía, que en algunos casos puede causarle heridas a largo plazo.

En resumen, mira a tu westie, al menos, una vez a la semana. Debe tener un aspecto juguetón y saludable.

Importantísimo, llámale guapo. Ellos se enteran y les refuerzas el carácter.

Por último, como opinión personal, “hazle el corte del westie”: Una buena peluquería ensalza la belleza de tu perro y al fin y al cabo es lo que, normalmente, te hizo escoger esta raza.