Protege de enfermedades a tu bebé con un westie

Bebé y westie juntos en el cojín.Bebés y westies: Aún tengo la imagen de varios westies amasados por bebés de un año de edad: tirones en las orejas, tirones en los mofletes, con el lema “su rabo, mi gran amigo” se apoyan en ellos para aprender a levantarse: – “Suaaavee; despacito… así ¿ves?” -. Lametones del westie en la cara de tu bebe: entre risas le lavas la cara con jabón. Pero sabes que tu westie debidamente desparasitado, vacunado y aseado no es potencialmente malo para tu retoño.

A un bebé hay que enseñarle, pero a la vez, un westy bien educado acogerá como a un igual a su nuevo miembro (no pretendo entrar en cómo hacerlo, pues para cada perro depende de muchos factores: desde luego no consiste sólo en soltar a tu bebe con el perro, a ver que pasa). Tampoco quiero animar a que lo hagáis; cada uno debe conocer las limitaciones de su mascota.

Y es que recientemente ha salido una publicación en la revista Peditrics, que mostraba los resultados de una investigación realizada en una universidad de Finlandia. En ella concluían que la presencia de perros es beneficiosa para la salud de los bebés. Estos tenderán a padecer menos procesos infecciosos a nivel de vias respiratorias: catarros, tos, rinits, oidos… El estudio concluía que la presencia de mascotas (en gran medida perros) al menos durante los 12 primeros meses de edad, durate al menos 6 horas al día, reducen la probabilidad de enfermar a tu bebé: “…no sólo enferman menos, sino que se curan antes y necesitan un menor tratamiento antibiótico…”. La presencia de perros “…puede ayudar a madurar el sistema inmune y lleva a respuestas más eficaces…”. Mi experiencia, es que la gente que está a mi al rededor, que han crecido con perros o tienen un bebé, en muchos casos no son o no han sido personas/bebes especialmente enfermizos. Seguro que conoces muchos casos.

Y es que un perro juguetón, cariñoso y resistente, como el West Highland White Terrier, puede ser una buena alternativa. Hay que tener presente que cada mascota tiene sus particularidades y cada niño unas necesidades. No obstante, el westie siempre será un buen compañero; bien educado, un fantástico baby sitter.

Anuncios

Dieta a base de alimentos crudos para westies (BARF o ACBA)

La dieta BARF o ACBA (traducción al español: “Alimentación Cruda Biologicamente Apropiada”), consiste en dar de comer a tu perro alimentos crudos. Esto incluye carnes, vísceras, verduras, huesos, huevos, etc. y por supuesto, verduras.

Como en todas las dietas, incluidas la de humanos, hay mucha gente a favor y otra mucha gente en contra. Fue el Dr. Ian Billinghutst uno de los promotores de esta dieta y que asegura, es la forma más sana de alimentarlos, ya que sería la alimentación que ellos encontrarían en vida salvaje. En el otro extremo, tenemos a otros que argumentan los peligros de la alimentación sin cocinar (bacterias resistentes, entre otros).

En mi “no experta” opinión, desconozco lo que vivían los perros de hace 300 años, pero desde luego los piensos como los conocemos algún día existen desde hace apenas unas décadas (a mis padres y a mis abuelos no se les ocurría alimentar a los perros con pienso). Por otro lado, los perros tienen un sistema digestivo fuerte. Así que, ahí está la polémica. Desde luego un pienso libre de organismos extraños, será más improbable que cause ciertas enfermedades (en pro, quizás, de desarrollar otras intolerancias alimenticias).

Mucha de la gente que la ha probado, considera que tiene muchas ventajas en relación con el pienso:

  • Suele evitar bastantes problemas de alergias.
  • Evita problemas de piel (de cierta freceuncia en el westie).
  • Ayuda a regular el sobre peso.
  • Evita problemas en las glándulas anales.
  • En general, las heces suelen ser más densas, en menor cantidad y con menor olor.
  • Mejora notablemente o mantiene un pelo de calidad y con la cantidad adecuada, con menos grasa.
  • Reduce el mal aliento.
  • Reduce el sarro.
  • Además, el westie no consume los conservantes presentes en las comidas comerciales, consumiendo todo el alimento que tiene la comida no cocinada ni prensada (como los piensos).
  • Por último, y no menos importante, la comida es más variada y le gusta más al westy.

Sin embargo, existe mucha gente en contra de esta alimentación para perros. Normalmente argumentan:

  • Darle huesos a un westie podría llegar a perforar el intestino (cuando en realidad, los huesos cocinados son los que pueden llegar a perforarlo con mayor probabilidad)
  • Probabilidad mayor de contaminación bacteriana, que a un westie un poco más débil, podría ponerle enfermo.
  • Hace ya tiempo que los perros dejaron de alimentarse igual que los lobos.

A parte de todo esto, hay que tener en cuenta que preparar este tipo de alimentación a nuestro westie, nos va a llevar más tiempo prepararla, puede costar un poco más que un pienso barato y, por supuesto, el peligro añadido de no darle la alimentación equilibrada. No obstante, si lo planificamos por semanas, con preparar un par de días la “comida base” y luego día a día lo específico, podemos ahorrar bastante tiempo.

Una proporción equilibrada de dieta BARF puede ser el siguiente:

  • 60% de huesos crudos carnosos, como por ejemplo carcasas de pollo. Comercialmente existe el Naturcan, que puede ser una buena base. Pero no nos olvidemos que de es recomendable que mordisquen algún hueso de vez en cuando, siempre que no sean punzantes o fácilmente astillables.
  • 15-20% de carne, pescado y huevos. Lo más recomendable es pollo (por precio y por sano), aunque hay que alternarlo con ternera, cordero o pavo (el cerdo no es aconsejable para el westy).
  • 5-10% de vísceras (corazón, hígado, riñones, intestinos, pulmón…). Cuidado aquí, con el origen, textura y densidad de las vísceras. En casos como el pulmón o el corazón de ternera, por ejemplo, puede resultar demasiado complicado de comer por el westie. Será mejor triturarlo. Los trozos muy “babosos” pueden colarse a la garganta sin ser masticados, con la correspondiente obstrucción.
  • 15% de verduras variadas y trituradas (lechuga, zanahorias, calabaza, espinacas, tomates, pimientos, brócoli…). En el caso de la patata es mejor cocinarla. Recomiendo en este caso el artículo de Alimentos prohibidos para un westie.
  • Suplementos(no es necesario darlos todos a la vez):
    • Huevo con cáscara (existen estudios que indican que el huevo crudo no se aprovecha al 100%, así que en este caso, yo – no la dieta ACBA – recomiendo hervirlos. La cáscara la podemos machacar, creando un pequeño polvo, que esparciremos en su comida. 2-3 veces a la semana, para un westie está muy bien.
    • Aceite de hígado de bacalao (1 cucharadita).
    • Aceite de salmón (1 cucharadita).
    • Vinagre de manzana (1 cucharadita).
    • Yogur natural sin azúcar.
    • Existen otros muchos suplementos en forma de aceites (ricos en omega 3 y omega 6) y  hierbas (por ejemplo Luposan tiene una gran variedad de suplementos para perros), que pueden venir muy bien para completar la dieta.

Resumiendo, la alimentación BARF puede parecer una gran dieta, pero también tiene quienes la critican. En general con mis West Highland White Terrier, cuando la he probado o la han probado en mi círculo cercano, nos ha ido bien (perros más musculados, mejores de piel, heces menores y más compactas, menos aliento…). Quizás el día a día y su elaboración, ha hecho que no la siga incondicionalmente. Si quieres probarla con tu westy, te recomiendo que te informes bien y hables con tu veterinario. Por supuesto, introdúcela progresivamente para que tu perro se acostumbre.

Alimentos prohibidos para mi westie

Existen algunos alimentos que no deberían comer nuestro West Highland White Terrier. La lista puede ser relativamente extensa, pero me voy a centrar en unos pocos que hasta donde llegan mis investigaciones, pueden llegar a ser muy peligrosos.

En primer lugar hay que entender que los perros tienen un metabolismo diferente al del humano. Esto hay que tenerlo muy en cuenta, ya que algunas sustancias que podemos comer sin problemas, a nuestro westy le pueden traer consecuencias desagradables. Además, hay que tener en cuenta las cantidades que ingieren. Por hacer un listado de lo más común:

Alimentos que no debe comer un westy

  • Cebolla: Contiene tiosulfato. Este compuesto, si es ingerido por perros o gatos, les puede causar anemia hemolítica (los glóbulos rojos se van deshaciendo por el cuerpo). Al principio, el perro podría tener diarrea y vómitos. Posteriormente se puede colorar la orina por los glóbulos rojos. Además, la respiración puede ser mucho más costosa, debido a esta bajada de glóbulos rojos. Estos síntomas aparecen días después de haber consumido la cebolla (cruda o cocinada). Esto puede ocurrir si nuestro westie ha consumido más de medio kilo de cebolla o cantidades pequeñas en sucesivos días.
  • Ajo: El ajo también contiene trisulfato, pero bastante menos tóxico que la cebolla. Además, el ajo tiene propiedades antiparasitarias y antibacterianas. Según mis investigaciones 1 diente de ajo al día, no debería tener contraindicaciones en los perros. Es más, se recomienda utilizarlo con moderación.
  • Chocolate. El agradable chocolate. No sólo el exceso de azúcar en los westies puede ser malo. El chocolate contiene cafeína y teobromina, un diurético y estimulante cardiaco. El ser humano lo puede metabolizar sin problemas, pero los perros no. Un uso excesivo en el westie o cualquier otra raza puede repercutir en arritmias o muertes súbitas, en especial después de hacer ejercicio. Esto puede ocurrir si nuestro westie ha consumido tan solo200 gramosde chocolate puro, así que lo mejor, será evitar darle esas onzas o chocolatinas que a más de uno se le escapan.
  • Nueces de macadamia: No he encontrado el compuesto, pero se ha observado que causa dificultades motoras en los perros, así como debilidad muscular, con temblores, y parálisis en las patas traseras. Con tan solo unas pocas nueces de macadamia pueden aparecer estos síntomas.
  • Nueces: Contienen mucho fósforo y este puede traer problemas en los riñones.
  • Uvas y pasas: Grandes cantidades de uvas y pasas pueden ser mortales en los perros. Los síntomas comienzan con vómitos con restos del fruto, dolor abdominal y al perro se le ve mucho más apagado, dejando de comer, beber y orinar. Hay que tratarlo de manera adecuada ya que la fatal consecuencia es el fallo renal.
  • Xilitol: Es un edulcorante que suele estar en los chicles. El consumo de este compuesto puede producir hipoglucemia (una bajada de azucar en sangre). Esto deja muy apagado a tu westie, pudiendo presentar cuadros de descoordinación y decaimiento. Los síntomas pueden aparecer en tan solo 30 minutos. Yo tengo una westie que le da por comerse todo lo que encuentra y, por desgracia, alguna vez me ha robado los chicles. Hay que andarse con ojo.

Otros alimentos peligrosos para los westies son: cacahuetes, col de Bruselas, bebidas alcohólicas, así como los alimentos con cafeína, como el ya nombrado chocolate, coca cola, café o té.

Cuidado con el exceso de clara de huevo cruda, contienen avidina (una enzima) que puede disminuir la absorción de la biotina (vitamina del grupo B). La biotina es fundamental para proteger la piel de los westies, así como su estado de ánimo. No es cuestión de eliminarlos, pero si de no exceder de 2 huevos crudos semanales (cocinado no presenta este problema).

Además, los perros prácticamente no necesitan sal, ya que pierden una pequeña cantidad al sudar por las almohadillas de las patas. Por tanto, el exceso de sal lo acumulan en el cuerpo y su este puede repercutir en el corazón, en el hígado, puede provocar enfermedades renales o hipertensión arterial.

Además, voy a listar alimentos desaconsejable, como por ejemplo: albaricoques, almendras, espinacas, nuez moscada, melocotones, la patata cruda (cocida va muy bien), setas, tomates, ruibarbo, el azúcar, los dulces

Para todas estos alimentos, hay que tener en cuenta además, que el westie no es un perro especialmente grande.

Por último, si tu westie ha ingerido alguno de estos alimentos, ante todo mantén la calma y consulta a tu veterinario de confianza. La información fundamental que le tendrás que intentar facilitar es la cantidad ingerida.

Además, te recomiendo que leas el artículo “Carne cruda para un westie“.

Peluquería del westie: Trimming y Stripping

Antes de entrar a contar el arreglo del westy hay que conocer el origen de la raza y sus características. De manera resumida, el West Highland White Terrier era un perro de caza, de campo. Un perro valiente que se metía entre zarzas, matorrales, rocas, madrigueras… Además el mismo se quitaba con los dientes o las patas las incómodas semillas silvestres que se le quedaban enredadas en el pelo. En definitiva, era el propio perro quien renovaba su pelo, siendo este arrancado de manera natural. Probablemente esto le ayudó a sacar un manto de pelo duro, fuerte y brillante. En este punto es interesante aportar que no todas las partes del cuerpo del westie estaban expuestas de la misma manera a este arrancado natural, creando diferentes densidades de pelo en su cuerpo.

Como el westie es una raza de pelo duro, cuando un pelo es demasiado lago y ya ha cumplido su misión de protección, debajo del viejo está creciendo otro pelo. Si este pelo no se quita de en medio en el momento adecuado, estará debilitando al pelo que viene detrás. El nuevo intentará empujar al viejo pelo, pero en este proceso hasta que lo consigue sacar, perderá fuerza, vigorosidad, brillo, grosor… En definitiva, con el tiempo irá saliendo un pelo más blando, pomposo y ondulado o incluso rizado.

El “Grooming”, del inglés, hace referencia a la peluquería, arreglo o acicalado en general de cada raza. Dentro del “Grooming” o acicalado del West Highland White Terrier, se encontramos palabras como el “Stripping”, el “Trimming”, “Plucking” o “Blending”; ¡¡Con lo fácil que es decir: córtale el pelo a mi westy!!

El “Stripping” es la técnica que se utiliza en el westy (entre otras razas), en la que el peluquero ayuda a sacar el pelo viejo mediante el arrancado y de esta forma renovarlo de la misma manera que lo haría en el entorno natural. Hay que entender que un Stripping bien hecho no tiene por qué doler a tu westie. No obstante las primeras veces puede ser molesto (al igual que a un cachorro no le gusta que le metan en la bañera…). Por otro lado, también hay que entender que el peluquero tiene que hacer en 2 horas lo que hace el día a día de caza. No obstante, en 2-3 sesiones lo normal es que el westie se haya acostumbrado. En el preparado para exposición, el Stripping para el westie puede ser mucho más agresivo, llegando a vaciar al perro por zonas. Se hará más pronto en las zonas donde tenga que tener más pelo y más tarde en las zonas en las que el pelo tenga que estar más corto. Mediante este arrancado, habrá que esperar entre 3 y 5 semanas desde el último Stripping para presentar al westie a la exposición (el problema es que mientras lo preparas el perro no se puede presentar).

El “Trimming” viene a ser el arreglo del westie, que incluye el arrancado del pelo viejo, evitando cortar el pelo en su mayoría. No obstante habrá zonas del cuerpo que se utilice la tijera de esculpir (como por ejemplo, para realizar el “Blending”, o transición entre zonas de diferente longitud del pelo). Se puede acabar un buen trimming recortando las puntas de alguna zona que se quiera moldear. Además, para ciertas zonas más delicadas o de mayor precisión, se puede utilizar el “Plucking” o arrancado con los dedos. Con estas técnicas, se arrancará el pelo viejo, siempre ciñéndonos al aspecto tan característico que tiene el westy. Por cortesía con nuestros westies, cada vez más domesticados, se puede utilizar la tijera de entresacar en ciertas zonas más sensibles, como por ejemplo, la zona trasera, el pecho o las axilas.

También es importante entender que debemos dejarlo en manos de expertos para no dañar la piel de nuestro westy. Hay que tener en cuenta que hay muchos factores que intervienen, como la cuchilla, la cantidad a quitar, dónde quitar, etc.

En definitiva, salvo que haya una contraindicación veterinaria, en perros saludables es recomendable hacer trimming. A tu westie le ayudarás a renovar el pelo viejo, sacando un pelo más duro, blanco y brillante. Además, un pelo de estas características se ensuciará menos, será más fácil de limpiar, olerá menos, se le enredarán menos espigas y semillas, protegerá mejor la piel y será más impermeable y traspirable.

Por supuesto, todo esto debe estar acompañado previamente de una buena alimentación.

Si no vas a mantener tu westie para exposición puedes hacerle Trimming cada mes y medio o dos meses, aunque esto dependerá de cada perro (cantidad de pelo, longitud del pelo, época del año, etc.).

Westie, westy o westi

Nos referimos al perro de la raza West Highland White Terrier. Ese es su nombre completo. Como es un nombre largo los anglosajones lo empezaron a llamar de manera cariñosa y abreviada, fonéticamente, “güesti”. La controversia comienza, como en muchas palabras, cuando empezamos a escribir un apodo que encima viene de otro idioma.

Si nos ceñimos a como lo decimos en español (“güesti” o quizás “huesti”), por fonética se acerca más a la pronunciación de “westie” o de “westy”, por tanto, podríamos entender que ambas escrituras son correctas. Si buscamos en Internet, ambos términos parecen correctos o de uso cotidiano en inglés. De esta manera me parece razonablemente correcto decir:

  • “Mi cachorro es un westy”.
  • “Estoy buscando comprar un perro westie”.

En cambio “westi” es el término canino que, aunque también se utiliza, es el más extraño en cuanto a su procedencia anglosajona y en cuanto a su pronunciación. Por lo tanto, yo descarto escribirlo de esta forma:

  • “Mi westi es demasiado activo”.

Para el plural, lo veo más claro tanto si escribimos “westie” como si escribimos “westy” el plural será “westies” y no “westys”. Doy por hecho que al haber descartado “westi”, también descarto “westis” para el plural.

  • “Los westies y sus cachorros son muy divertidos”.
  • “En mi casa tengo 2 westies”.

Realmente carece de importancia ¿Verdad? Cada uno que le llame como quiera. Al fin y al cabo se trata de disfrutar de nuestro perro de raza West Highland White Terrier. Es verdad que al haber tantas formas, cuando uno busca información, no sabe cómo escribirla y en ocasiones, se pierde información muy buena, por no acertar con el término. En definitiva, se me ocurrió escribir este artículo como un punto de partida para llegar a una denominación común. Por tanto, yo me quedo con WESTIE y WESTIES, aunque si alguien le llama WESTY no le llevaré la contraria 🙂 .