Esperanza de vida de un westie

En general los perros, cuando más grandes, menos esperanza de vida tienen. El West Highland White Terrier es un perro de estatura pequeño-medio. Según el estándar de la raza, de 28 centímetros a la cruz, aunque es habitual ver westies más pequeños (25-26 centímetros, en especial hembras) o westies más grandes (31-33 centímetros). Así que ,podremos esperar que pueda vivir más tiempo que otras razas.

Por término general, un westy puede vivir de 12 a 16 años. Por supuesto, nuestro westie puede durar algún año más (he conocido alguno de 18 años).

Más o menos podríamos considerar las siguientes características:

  • Westy cachorro: Un westie es cachorro más o menos hasta los 8-12 meses. Como referencia, en las exposiciones caninas se fija en 9 meses la edad máxima de un cachorro.
  • Westy joven: Un westie es aún joven, cuando tiene entre 1 y 2 años. Como referencia, en las exposiciones caninas se fija de 9 a 18 meses la edad de un cachoro joven.
  • Westy adulto: Se puede considerar que un westie termina de “hacerse” en torno a los 3 años de edad. Como referencia, en las exposiciones caninas, se permite un westie en clase adulta (clase abierta) desde los 15 meses de edad.
  • Westy senior / westy en su madurez: A partir de los 10 años de edad, a tu westie tendrás que empezar a tratarle con más atenciones específicas; siempre recomendado y guiado por tu veterinario de confianza.

Otro factor a tener en cuenta en la longevidad de nuestro West Highland White Terrier, es la tendencia a enfermedades propias de la raza. Cada raza, tiene una tendencia a unas enfermedades u otras. El westy no es una excepción. Aunque es un perro bastante fuerte, existen al menos un par de aspectos a tener en cuenta:

  • Conocidos son los problemas de piel que puede tener esta raza, aunque por término general, y salvo que sean muy acusadas, no tiene por qué afectar en la longevidad de nuestro amigo.
  • El westie, por término general es un perro con el corazón excesivamente grande, por lo que en la edad madura habrá que tener un especial control en este sentido.
  • Por otro lado, habrá que controlar las enfermedades habituales en los perros.

Cabe destacar que una alimentación sana con un pienso de calidad, así como ejercicio diario y mucho cariño, harán que tu westie esté siempre mucho más sano y favorezca una vida longeva.

Anuncios

Cuidado con el precio de un cachorro de westie

La crisis afecta a todos los sectores. En la cría de perros también repercute. Desde luego existe menos gente con capacidad de gastarse gran cantidad de dinero en un cachorrito y el que la tiene, quizás le da más miedo de lo habitual gastárselo… Es normal, son los latigazos de “la crisis”.

También ocurre que en épocas de crisis, salgan “nuevos” criadores que buscan una oportunidad de sacar “tajada” de la cría de animales. En muchos casos, ayudan a tirar los precios, siempre con la finalidad de ayudar, o quizás con el ánimo de engañar al comprador. Como compradores, intentamos “coger” las oportunidades o pagar “lo que podemos”. Pero hay que pensar que un perro es un animal y debería acompañarnos durante muchos años.

Mi pequeña reflexión: cuidado con lo que deseamos o pedimos, porque es lo que tendremos.

Y es que la pregunta es ¿Cuánto cuesta realmente un cachorro de westy?

Para que nos hagamos una idea del precio de un cachorro, hay que pensar en los gastos directos y los gastos indirectos.

Para calcular un precio justo hay que tener en cuenta:

  • Gastos directos de un cachorro de westie: vacunas, microchip, desparasitaciones, revisiones veterinarias, inscripción de la camada (para el pedigree), pienso que come el cachorro hasta la entrega…
  • Gastos indirectos de la camada de westie: tratamientos o pruebas de la mamá del cachorro de westy, el coste del cruce con el papá, material propio del parto, matas eléctricas, cuna, comedero, juguetes para cada camada…
  • Gastos indirectos de la mamá del westie: coste de compra de la mamá, vacunas anuales, revisiones veterinarias, comida y cudiados desde la última camada…
  • Gastos propios del criadero y del afijo: Independientemente de si es cría familiar o en un criadero, el coste de las instalaciones, bebederos, comederos, desinfectantes, peluquería canina…
  • El tiempo dedicado a la cría: Dedicación 24×7, pues los animales no entienden de horas, ni de festivos, ni de vacaciones…
  • Por último, el punto más subjetivo: Valorar el trabajo y el tiempo dedicado a la mejora de cada raza. Porque el West Highland White Terrier es un conjunto de belleza (con su característica cabeza, su faldón y su cola), fortaleza (es un perro fuerte físicamente y valiente) y carácter (es un perro juguetón, noble y obediente). No nos dejemos engañar por “cualquier perrito” sin pedigree reconocido por la RSCE.

Podemos estar en crisis, pero los gastos siguen siendo los mismos o mayores (hay que recordar la subida del IVA del 8% al 21% en veterinaria en España).

Ahora… ¿De dónde sale la venta a 400€ o menos por un cachorro? ¿Cual es el precio justo? Hay que reducir por algún lado ¿De dónde? Esta es la reflexión: pienso malo, explotación de las hembras, reducción de costes veterinarios (sin revisiones, menos vacunas…), reducción de costes en los papeleos, separación del cachorro de la madre al mes y medio, westies importados en muy malas condiciones…

Quiero dejar bien claro que esto no es aplicable a la persona que cruza a su hembra con el macho de su vecino, pues lo que buscamos en la mayoría de estos casos es la satisfacción de tener cachorritos una vez en casa…

No creas en un precio excesivamente barato. Pregúntate por qué está tan barato, por ejemplo: 

  • ¿Es criador? ¿Es experto en la raza?
  • ¿Es una tienda?
  • ¿Tiene sitio web? ¿El sitio web te transmite seguridad?
  • ¿Tiene bien cuidados sus animales? ¿Puedo ver la mamá?
  • ¿Te ofrecen ver el cachorrito antes de la entrega?
  • ¿Hay algún veterinario cualificado detrás de cada camada?

Sigue tu instinto. Da una oportunidad a todo aquel al que llames o visites. Pero sobre todo, sigue adelante con el que te transmita seguridad, confianza.

No creas en el anunciante, criador o tienda que tira los precios, porque el siguiente paso es dejar de criar una raza en particular; en su conjunto, la destrucción de la raza: belleza, fortaleza y carácter, este es el West Hihgland White Terrier.

Protege de enfermedades a tu bebé con un westie

Bebé y westie juntos en el cojín.Bebés y westies: Aún tengo la imagen de varios westies amasados por bebés de un año de edad: tirones en las orejas, tirones en los mofletes, con el lema “su rabo, mi gran amigo” se apoyan en ellos para aprender a levantarse: – “Suaaavee; despacito… así ¿ves?” -. Lametones del westie en la cara de tu bebe: entre risas le lavas la cara con jabón. Pero sabes que tu westie debidamente desparasitado, vacunado y aseado no es potencialmente malo para tu retoño.

A un bebé hay que enseñarle, pero a la vez, un westy bien educado acogerá como a un igual a su nuevo miembro (no pretendo entrar en cómo hacerlo, pues para cada perro depende de muchos factores: desde luego no consiste sólo en soltar a tu bebe con el perro, a ver que pasa). Tampoco quiero animar a que lo hagáis; cada uno debe conocer las limitaciones de su mascota.

Y es que recientemente ha salido una publicación en la revista Peditrics, que mostraba los resultados de una investigación realizada en una universidad de Finlandia. En ella concluían que la presencia de perros es beneficiosa para la salud de los bebés. Estos tenderán a padecer menos procesos infecciosos a nivel de vias respiratorias: catarros, tos, rinits, oidos… El estudio concluía que la presencia de mascotas (en gran medida perros) al menos durante los 12 primeros meses de edad, durate al menos 6 horas al día, reducen la probabilidad de enfermar a tu bebé: “…no sólo enferman menos, sino que se curan antes y necesitan un menor tratamiento antibiótico…”. La presencia de perros “…puede ayudar a madurar el sistema inmune y lleva a respuestas más eficaces…”. Mi experiencia, es que la gente que está a mi al rededor, que han crecido con perros o tienen un bebé, en muchos casos no son o no han sido personas/bebes especialmente enfermizos. Seguro que conoces muchos casos.

Y es que un perro juguetón, cariñoso y resistente, como el West Highland White Terrier, puede ser una buena alternativa. Hay que tener presente que cada mascota tiene sus particularidades y cada niño unas necesidades. No obstante, el westie siempre será un buen compañero; bien educado, un fantástico baby sitter.

Plantas a evitar en el jardín para mi westie

Como todos apasionados de esta raza, sabemos el West Hihgland White Terrier es un perro muy cotilla, curioso y juguetón. No puede evitar mordisquear todas las cosas de casa o del jardín. Hay que acostumbrarles a que no mordisqueen más que sus juguetes, aunque el camino es duro y no siempre con los resultados esperados.

La lista de plantas a evitar en un jardín para un westy puede ser bastante extensa, más aún fuera de España donde, en principio, puede haber otras especies peligrosas por ingestión para nuestro terrier o para el humano, desconocidas por nosotros. No obstante, por mi experiencia, algunas plantas típicas en España a evitar son:

  • El tejo, por ser venenoso.
  • Las adelfas, por contener sustancias tóxicas y potencialmente abortivas.
  • El pino en primavera, por ser lugar de mi temida oruga “procesionaria del pino”.

Además, cualquier otra planta tóxica para el hombre o derivadas de la lista de alimentos prohibidos para un westie, debe ser evitada.

Tambien os enlazo un listado de plantas venenosas. No hay que obsesionarse en exceso, ya que la mayoría de ellas, para producir efectos dañinos, deben ser ingeridas en grandes cantidades. Para nuestro westie bastará con tenerlo en cuenta y no dejarle mordisquear cualquier planta. Ojo, a los westies les encanta purgarse con hierba, y esto no es malo.

Alimentos prohibidos para mi westie

Existen algunos alimentos que no deberían comer nuestro West Highland White Terrier. La lista puede ser relativamente extensa, pero me voy a centrar en unos pocos que hasta donde llegan mis investigaciones, pueden llegar a ser muy peligrosos.

En primer lugar hay que entender que los perros tienen un metabolismo diferente al del humano. Esto hay que tenerlo muy en cuenta, ya que algunas sustancias que podemos comer sin problemas, a nuestro westy le pueden traer consecuencias desagradables. Además, hay que tener en cuenta las cantidades que ingieren. Por hacer un listado de lo más común:

Alimentos que no debe comer un westy

  • Cebolla: Contiene tiosulfato. Este compuesto, si es ingerido por perros o gatos, les puede causar anemia hemolítica (los glóbulos rojos se van deshaciendo por el cuerpo). Al principio, el perro podría tener diarrea y vómitos. Posteriormente se puede colorar la orina por los glóbulos rojos. Además, la respiración puede ser mucho más costosa, debido a esta bajada de glóbulos rojos. Estos síntomas aparecen días después de haber consumido la cebolla (cruda o cocinada). Esto puede ocurrir si nuestro westie ha consumido más de medio kilo de cebolla o cantidades pequeñas en sucesivos días.
  • Ajo: El ajo también contiene trisulfato, pero bastante menos tóxico que la cebolla. Además, el ajo tiene propiedades antiparasitarias y antibacterianas. Según mis investigaciones 1 diente de ajo al día, no debería tener contraindicaciones en los perros. Es más, se recomienda utilizarlo con moderación.
  • Chocolate. El agradable chocolate. No sólo el exceso de azúcar en los westies puede ser malo. El chocolate contiene cafeína y teobromina, un diurético y estimulante cardiaco. El ser humano lo puede metabolizar sin problemas, pero los perros no. Un uso excesivo en el westie o cualquier otra raza puede repercutir en arritmias o muertes súbitas, en especial después de hacer ejercicio. Esto puede ocurrir si nuestro westie ha consumido tan solo200 gramosde chocolate puro, así que lo mejor, será evitar darle esas onzas o chocolatinas que a más de uno se le escapan.
  • Nueces de macadamia: No he encontrado el compuesto, pero se ha observado que causa dificultades motoras en los perros, así como debilidad muscular, con temblores, y parálisis en las patas traseras. Con tan solo unas pocas nueces de macadamia pueden aparecer estos síntomas.
  • Nueces: Contienen mucho fósforo y este puede traer problemas en los riñones.
  • Uvas y pasas: Grandes cantidades de uvas y pasas pueden ser mortales en los perros. Los síntomas comienzan con vómitos con restos del fruto, dolor abdominal y al perro se le ve mucho más apagado, dejando de comer, beber y orinar. Hay que tratarlo de manera adecuada ya que la fatal consecuencia es el fallo renal.
  • Xilitol: Es un edulcorante que suele estar en los chicles. El consumo de este compuesto puede producir hipoglucemia (una bajada de azucar en sangre). Esto deja muy apagado a tu westie, pudiendo presentar cuadros de descoordinación y decaimiento. Los síntomas pueden aparecer en tan solo 30 minutos. Yo tengo una westie que le da por comerse todo lo que encuentra y, por desgracia, alguna vez me ha robado los chicles. Hay que andarse con ojo.

Otros alimentos peligrosos para los westies son: cacahuetes, col de Bruselas, bebidas alcohólicas, así como los alimentos con cafeína, como el ya nombrado chocolate, coca cola, café o té.

Cuidado con el exceso de clara de huevo cruda, contienen avidina (una enzima) que puede disminuir la absorción de la biotina (vitamina del grupo B). La biotina es fundamental para proteger la piel de los westies, así como su estado de ánimo. No es cuestión de eliminarlos, pero si de no exceder de 2 huevos crudos semanales (cocinado no presenta este problema).

Además, los perros prácticamente no necesitan sal, ya que pierden una pequeña cantidad al sudar por las almohadillas de las patas. Por tanto, el exceso de sal lo acumulan en el cuerpo y su este puede repercutir en el corazón, en el hígado, puede provocar enfermedades renales o hipertensión arterial.

Además, voy a listar alimentos desaconsejable, como por ejemplo: albaricoques, almendras, espinacas, nuez moscada, melocotones, la patata cruda (cocida va muy bien), setas, tomates, ruibarbo, el azúcar, los dulces

Para todas estos alimentos, hay que tener en cuenta además, que el westie no es un perro especialmente grande.

Por último, si tu westie ha ingerido alguno de estos alimentos, ante todo mantén la calma y consulta a tu veterinario de confianza. La información fundamental que le tendrás que intentar facilitar es la cantidad ingerida.

Además, te recomiendo que leas el artículo “Carne cruda para un westie“.

10 pautas para alimentar mejor a tu westie

Voy a dejar unos consejos de alimentación, que creo yo tendría en cuenta en cuanto a la alimentación de mi West Highland White Terrier:

  1. Alimenta a tu cachorro de westie con la mejor comida que te puedas permitir. No siempre la marca de pienso más cara tiene por qué ser la mejor, pero al menos intenta dar la alta de gama de una marca de confianza. Que en la etiqueta ponga que está elaborado a base de carne o pescado, será siempre mejor a que esté hecho a base de cenizas de carne o pescado. Existen dietas naturales que no tienen por qué ser mucho más caras, aunque si exigirán mucho más de nosotros.
  2. Tu westie cambia con la edad, y cada edad o estado de salud tiene unas necesidades diferentes. Adapta la dieta a sus necesidades. Si tu perro es un cachorro, dale pienso de cachorros. Si tu perro es muy activo y hace mucho ejercicio, dale un pienso energético. Si tu westie ya es ancianote, dale un pienso especial que cubra sus deficiencias.
  3. Siempre que tenga una vida activa y esté dentro de su peso, puedes ponerle pienso a placer durante todo el día. No obstante, para educar a un cachorro de westy a hacer sus necesidades en la calle, puedes ayudarte dándole una toma unos 30 minutos antes de sacarle a la calle. Esto favorecerá que le puedas premiar por hacer sus necesidades en el sitio adecuado. De esta manera disminuirás la ansiedad del animal por comer.
  4. Si tienes que cambiar de pienso, hazlo progresivamente. Durante el cambio, que como referencia podemos coger una semana, tendremos que observar a nuestro westy: consistencias de las heces, frecuencia de las deposiciones, si bebe más agua, si necesita hacer más veces pipi o la cantidad/volumen de comida ingerida entre otros factores. Además durante el primer mes debemos ver si nuestro westie aumenta o disminuye de peso, ya que puede ser síntoma de un exceso energético, falta de alimento en la nueva alimentación o falta de palatabilidad de la misma (vamos, que no le guste la nueva alimentación). Además en esta raza, durante el primer mes de la nueva alimentación debemos observar cambios en la piel (heridas, eccemas, color, olor; en el lomo, comisuras de la boca, ingles, tripa…), cambio del brillo natural del pelo, incremento de la grasa del pelo, cambios en la pigmentación (decoloración de la nariz, ojos, uñas…). Un buen criador de West Highland White Terrier, que se preocupe por sus cachorros, te facilitará un poco de pienso o al menos la marca que da a sus cachorros, para que puedas hacer el cambio progresivamente.
  5. Si tu westie tiene que tomar algún medicamento, hazlo durante las comidas. Se digerirá mejor y te será más fácil introducírselo. De todos modos, debes observar al perro, ya que, algunos muy listos, son capaces de separar “el objeto extraño” en el recipiente, en la boca o incluso devolverlo. Un buen truco para pastillas, es metérsela en la garganta (pregunta a tu veterinario) y después darles algún premio blando que le guste mucho y se lo coma casi sin masticar.
  6. Evita dar comida y restos de la mesa. Normalmente no suele ser buena para los perros (condimentos, exceso de sal y grasas) y además, puede incluso hacer que rechace su pienso – ¡Con lo rico que está lo que come mi “amito”! –. Por otro lado, si alguna vez lo haces, que sea siempre después de comer, para impedir que tu westie esté toda la comida pidiendo.
  7. Evita dar un exceso de caprichos y premios, ya que suelen ser muy ricos para que el westy los consuma, pero por otro lado, el exceso genera desequilibrio en la dieta. No dar más de una décima parte de caprichos, con respecto a su comida.
  8. Tu westie no debería tomar alimentos que no estés seguro que puede tomarlos. Por ejemplo, el chocolate, las uvas, la cebolla o las nueces pueden ser bastante tóxicos (incluso, algunos en exceso, mortales).
  9. Nunca debe faltar un buen recipiente de agua limpia y fresca, apta para el consumo. Todos hemos visto a un perro bebiendo de un charco de la calle y aunque a priori “no pasa nada”, debemos evitarlo facilitando agua limpia. Si tu westie vive en el campo o lugares dónde haya más charcos, lleva más control sobre la desparasitación. Una buena cantidad de agua es fundamental en dietas a base de pienso seco y sobre todo en verano, momento en el que tu westy puede deshidratarse con facilidad.
  10. Por último y lo más importante, consulta a tu veterinario de confianza sobre los cambios de alimentación que necesites hacer.

Como puedes ver, no son cosas muy complicadas y dentro de una lógica normal de educación de cualquier perro. Tu westie agradecerá algunas normas. Con estos simples consejos, tu West Highland White Terrier estará siempre más sano.

Cuándo hacer el primer trimming a mi westie

Pues yo diría: “Cuanto antes, mejor”. Por supuesto, dependerá de varios factores como la edad y el tipo de pelo. Como no estoy a favor de que un cachorro se separe de su madre antes de los dos meses, no sería descabellado pensar que entre el 2º y 3º mes al cachorro ya se le puede hacer una primera toma de contacto. Hay criadores que te entregan a tu cachorro de westie con su primer trimming hecho.

Cuanto menos cortemos el pelo del cachorro, mejor: siempre arrancado. Así que, en el momento en el que estimes que el pelo está suficientemente largo, será un buen momento para acercarlo a un peluquero de confianza, experto en West Highland White Terrier. También es verdad que no es recomendable esperar demasiado tiempo. Así por ejemplo, como referencia, si el pelo de tu cachorro tiene 3 cm de longitud, puede ser suficiente para hacerle su primer trimming (quiero matizar que el estándar habla de 5 cmde longitud en el pelo de un westy adulto).

Por norma general, un trimming a un cachorro de westy se le hará de manera menos agresiva y por tanto, quitando menos pelo. De esta manera, le iremos sacando varias capas de longitudes distintas de manera progresiva y acostumbrándole a este tipo de peluquería. Esto no significa que el peluquero tarde menos tiempo, ya que con un cachorro hay que ir un poco más despacio y con más paciencia. Por eso, que no te extrañe que te cobre lo mismo que a un adulto: no es infrecuente oír: “Pero si mi cachorro no tiene el mismo pelo que ese westie adulto”, pero la realidad es que el tiempo invertido puede ser parecido.

Al principio, como referencia, puede ser suficiente arreglarlo cada 2 meses (aunque dependerá de la velocidad de crecimiento del pelo de tu cachorro y de si quieres experimentar presentándole a exposiciones caninas).

Un westie con un buen trimming hecho, será el rey o reina del parque.

El westie y las orugas: la procesionaria del pino

Bolsón en un pino piñoneroEstamos a punto de entrar en primavera y es el momento en el que en aquellos lugares donde hay pinos y alguna que otra conífera, empiezan a salir de sus nidos las orugas conocidas como “la procesionaria del pino”. El nido o bolsón es muy característico en los pinos, ya que son como grandes bolsas de algodón. Podemos reconocer a esta oruga porque cuando salen del nido van en “procesión” una detrás de otra. Además, tienen unas agujas, llamadas tricomas, que contienen sustancias tóxicas e irritantes, cuyos síntomas son muy parecidos a las de una alergia fuerte (hay personas que las tienen alergia de verdad). La oruga dispara estos “dardos” cuando se siente atacada. Además puede estar en el aire o el los bolsones del nido, en el pino. Al entrar en contacto con los tricomas, las reacciones más habituales suelen ser picor intenso, seguido de urticaria y dermatitis. Más escandaloso es cuando toca la zona de la cara o de las mucosas (ojos, boca, nariz…). Incluso al estar en el aire, podrían llegar a ser respirados…

¿Y cual es el problema? Pues que el westie es muy cotilla y juguetón y ¿a que no adivináis? Pues si, les gusta oler, lamer, jugar o incluso comerse las orugas y sus bolsas. Cuando la oruga entra en contacto con la boca de tu westy, puede tener irritación en la lengua y mucha salivación. La mayoría de los perros se rascan la cara con las patas y les duele la boca. Además, si se las han comido, pueden llegar incluso a vomitarlas (imaginaros el estropicio que se les puede montar en el sistema digestivo). Al rato, la lengua y posiblemente la garganta se les hincha, siendo esto muy doloroso y peligroso, ya que el perro puede tener muchas dificultades para respirar. Pueden producirse úlceras en la lengua, pudiendo llegar incluso a perder un trozo a los días. Si el contacto ha sido con la piel o las patas, aparecen muchos picores y granitos. Como también puede venir por el aire, esto les puede producir conjuntivitis.

Orugas en el sueloSi nuestro westie ha estado en contacto con orugas, tenemos que intentar reaccionar con rapidez y serenidad. Lo primero que tenemos que hacer es protegernos un poco (si podemos no dejar ninguna parte de nuestra piel al aire y ponernos guantes). Seguidamente lavar bien la zona afectada con agua abundante (boca, lengua, piel…). Si tenemos la posibilidad, acercarle rápidamente al veterinario o llamar a uno de urgencia para que nos indique pasos a seguir.

Escribo este artículo porque hace dos años a mi perrita se le ocurrió jugar con orugas. Yo vivo en mitad del campo, con muchos pinos cerca, y como hacía buen tiempo la dejaba fuera durante el día. Menos mal que la vi, salivando y rascándose. En seguida entendí lo que había pasado. Busqué y ahí estaban, desperdigadas por el suelo, algunas muertas, un grupo de 15-20 orugas. Me tocó lavarle la cara, boca y lengua (no sin ciertas dificultades para que ella se dejase). Tuve la suerte de tener urbasón en casa (medicamento que ayuda a reducir inflamaciones alérgicas) y pude actuar rápido, siempre en contacto con mi veterinario. Además, creo que tuvimos suerte pues no se había tragado ninguna. Después de esto, la acerqué a mi veterinario. Mi westy se recuperó rápido, pero no sin antes perder un trozo de lengua del tamaño de una uña (después de un año prácticamente se había regenerado).

Si vives en el campo, pregunta a tu veterinario que botiquín de emergencia puedes tener en casa. Si no, en estos días de marzo-abril evita los pinares y si los tienes que frecuentar, estate más atento de tu perro que en otras ocasiones.

Mi primer cachorro en casa: 10 consejos prácticos

Aquí recojo las 10 pautas que considero interesantes una vez que llega tu cachorro a casa:

  1. Presenta la casa al cachorro. Según llegue a la casa, preséntale cada rincón de la casa y explícale en los lugares en los que no puede entrar. Por supuesto, una vez presentado todo, no le dejes entrar ahí en dónde está “prohibido”. Presenta al cachorro su sitio. Lo puedes hacer dejándole su agua, su comida y su cuna, colchoneta o manta.
  2. Enséñale el lenguaje humano. Los westies son capaces de entender parte del lenguaje humano. El cachorro tendrá un nombre. No dejes de repetírselo los primeros días, en especial cuando hace cosas bien y cuando le estás premiando o dando de comer. Además, cuando hace algo mal, es aconsejable utilizar una palabra corta y contundente (“No” o “Muy mal” pueden ser suficientes), sin acompañarlo de su nombre. Recuerda que el perrillo captará más tu intención que tus palabras. Un pequeño toque en los cuartos traseros atraerá mayor su atención.
  3. No dejes que el cachorro haga el primer día lo que no quieras que haga nunca. Por ejemplo, si no quieres que se suba al sofá, no le dejes que lo haga el primer día.
  4. Sé tú el dominante. Al principio, el terrier te estará midiendo constantemente a ver quién es el jefe. No dejes que él lo sea. La decisión tuya es la que tiene que prevalecer. No cedas los primeros días. No dudes: a él no le va a importar.
  5. Ante la duda, realiza una revisión veterinaria. Si no has estado presente en la última revisión veterinaria o no está apuntado en su cartilla, convendría que los primeros días lo llevases a un veterinario de confianza.
  6. No lo saques a la calle si no ha cumplido al menos la vacuna del tercer mes. Al cachorro se le puede poner una vacuna trivalente al mes y medio. Pero las que realmente son necesarias son la de los dos meses y la de los tres meses. Ni se te ocurra sacarle antes de casa. A veces sale rentable comprar cachorritos de 3 meses ya vacunados.
  7. Cumplidas las vacunas mínimas, tendrás que sacarle a la calle un mínimo de 3 veces al día (salvo que viva en el jardín). Al menos una de estas veces, debería ser lo suficientemente larga para que el perro desfogue: esto creará un buen vínculo entre vosotros. Cuando el cachorro haga sus necesidades en la calle, prémiale mucho. Cuando las haga en casa, “enfádate” con él. Al principio, trucos como darle de comer 30 minutos antes del paseo, ayudará a que haga sus necesidades en la calle.
  8. Llama a quién te lo vendió la primera semana ante cualquier síntoma vírico (diarreas, tos, respiración forzada…) para que te aconseje. La ley establece una garantía en España de una semana (hay criadores que incluso dan 15 días). Ante la duda acude a tu veterinario, pero siempre primero intenta contactar con el criador. Una pequeña diarrea los 2 primeros días puede ser normal (por los cambios), siempre que el perro esté contento.
  9. Realiza una alimentación de transición, siempre que puedas. Pregunta al criador que pienso le está dando (incluso a veces te pueden facilitar una muestra) y haz una transición con su nuevo pienso. Por supuesto, cuanto mejor sea la gama del pienso del cachorro, menos problemas tendrá de adulto. No le des comida de la mesa ni comida alguna que no sea su pienso (o golosinas para perros) al menos hasta que esté establecida su dieta definitiva.
  10. Es un cachorro de westie y como tal querrá jugar. Tiene que estar contento y revoltoso. Si no quieres que tus calcetines tengan agujeros de por vida, enséñale cuales son sus juguetes. Puede ser un poco tímido, pero si está apático y sin ganas de jugar durante todo el día, en un síntoma de que algo no anda bien. ¡Ojo!, si juega mucho al final del día estará cansado y con ganas de dormir ¡¡no te asustes!!

Pequeños consejos, que se pueden completar con una buena educación. Pero lo más importante de todo, quiérele mucho: te lo agradecerá toda su vida.

Que es el pedigree de tú cachorro

 El pedigree es el árbol genealógico de tu perro donde aparecen 3 o más generaciones anteriores y los títulos conseguidos por cada uno de ellos (belleza, trabajo, etc.). Esto certifica que tu cachorro desciende de una línea de perros en la que todos han sido westies. Es decir, que tu perro es de pura raza.

En criadores reconocidos a nivel mundial, puedes recorrer los árboles genealógicos hacia atrás viendo generaciones y generaciones con una estricta selección de auténticos West Highland White Terrier. Luego nos preguntamos por qué hay perros de 800€, de 1.500€, 2.500€, 10.000€… Puedes ver información europea en Westieinfo en la que por supuesto no podrás ver todo lo que hay en España (aunque es un punto de referencia).

En España disponemos de la Real Sociedad Canina Española, que recoge todos estos datos y certifica que efectivamente tu cachorro es un West Highland White Terrier con ese árbol genealógico. Esto se recoge en el LOE (Libro de Orígenes Español). El LOE es un número relacionado con su árbol genealógico, y está asociado un su pedigree. Este nos muestra el nombre del perro, fecha de nacimiento, número de microchip, raza y datos del criador.

El LOE (único documento que demuestra en España que tu westy tiene pedigree), se tarda un tiempo en tramitar y tiene un coste. No te extrañe que el criador que te venda tu cachorro te indique que tardará en tramitarse unos meses. Si a los 10 meses de edad del cachorro, el criadror no te ha enviado el LOE firmado, ponte en contacto con él. Que el microchip y la tramitación del LOE esté incluido en el precio es algo a tener en cuenta a la hora de adquirir tu cachorro.

Desgraciadamente, la Real Sociedad Canina no va criadero por criadero certificando que la mamá y el papá de tu cachorro son la que el criador dice que son. Espero y deseo pensar, por el bien de la raza, que los criadores son honrados. La RSCE puede hacer una prueba de ADN a los perros en caso de dudas.

Cuidado con los pedigrees de otras sociedades caninas (de clubes privados o locales) ya que el único reglado en España es el LOE. Si tu cachorro tiene otro, no pasa nada. Simplemente no tendrás un pedigree homologado. Si quieres tener descendencia con él, tendrás que pasar una serie de trámites tediosos en la RSCE. Quizás es mejor, tenerlo tramitado desde el principio.

En ocasiones, en perros que no se conozca su procedencia, se puede hacer un “Reconocimiento de raza” en alguna exposición canina. Expertos en la raza lo revisarán concienzudamente para verificar que tu westy, realmente es un West Highland White Terrier. En ese caso, empezarían un nuevo árbol genealógico, en el que aparecería sólo tu perro.

En la mayoría de los países hay organismos que reconocen el pedigree de cada perro, aunque no todos son compatibles en España y hay que asistir a un “Reconocimiento de raza”.

Si adquieres tu cachorro fuera de España, este deberá tener un “Export Pedigree” de la FCI (Federación Canina Internacional) para poder tramitar tu pedigree en España. Este trámite suele ser más tedioso todavía. Si el perro no tiene “Export Pedigree” tienes que solicitárselo a la sociedad canina de origen.

Personalmente nunca me gastaría dinero en un westie sin pedigree de la RSCE o FCI.